Reglas comerciales en paralelo a leyes de código judaico

El Eterno entrego 7 leyes para los gentiles, todos las conocemos. Ahora bien de esas 7 leyes hay derivaciones, según encontramos publicado por el Moré Yehuda Ribco el Dr. A. Lichtenstein elaboró una lista de 66 derivaciones de los Siete Mandamientos Fundamentales.

En el tercer fundamento : “No robar” encontramos:

  1. Prohibido hurtar (en secreto).
  2. Prohibido robar (abiertamente).
  3. Prohibido usurpar.
  4. Prohibido estafar (mentir).
  5. Prohibido negarse a pagar lo que se adeuda.
  6. Prohibido cobrar de más.
  7. Prohibido codiciar.
  8. Prohibido desear con ánimo negativo lo que es de otro.
  9. Permitir al obrero comer de los frutos de su labor, cuando se dan determinadas condiciones reglamentadas.
  10. Prohibido para el obrero comer de los frutos de su labor, cuando las condiciones no lo habilitan.
  11. Prohibido para el obrero llevarse los frutos de su labor, deben ser ingeridas en el lugar de trabajo.
  12. Prohibido secuestrar.
  13. Prohibido usar falsos pesos y medidas.
  14. Prohibido poseer falsos pesos y medidas.
  15. Se debe ser exacto en el uso de pesos y medidas.
  16. El ladrón debe devolver, o pagar por, lo que ha robado.

Ahora nos ocuparemos de algunas de esas ramificaciones.

Tomado del Kitzur Shuljan Aruj, Capítulo 52, Leyes de Comercio:

1-Se debe ser en extremo cuidadoso de no engañar a su compañero.  Y todo aquel que engaña a su compañero, tanto el vendedor al comprador como el comprador al vendedor, transgredí una prohibición como esta escrito “Cuando vendas algo a tu prójimo o compres algo de él no engañen uno al otro” (Levitico 25:14). Y ésta es la primer pregunta que se le hace al hombre cuando entra al juicio divino ¿comerciaste con honestidad? (Tratado de Shabat 31A).

2-Tal como está prohibido el engaño en la compra y la venta, también así lo esta en el empleo, en el trabajo contratado, y en el cambio de moneda.

4-Quien tiene algo para vender, esta prohibido mejorar su aspecto para engañar en su valor.

7- El que usa medidas y pesas deficientes cuando comercia, viola una prohibición como esta escrito: “No hagas falsificación en la medida, el peso o en el volumen” (Levítico 19:35). El castigo por engañas en las medidas y pesos es muy severo, pues es imposible que aquel que haya engañado en estas cosas (peso y medida) haga una enmienda con un arrepentimiento adecuado, pues no sabe en que cosa y a quien compensar.

8- Esta escrito: “No tendrás en tu bolsa pesas diferentes, una grande y una pequeña. No tendras en tu casa 2 medidas diferentes, una grande y una pequeña. Solo una sola, pesa exacta  y justa tendrás etc.” (Deuteronomio 25:13-15). Las palabras “Tu bolsa” y “tu casa” en apariencia estarían demás. Explicaron nuestros Jajamim, sea su recuerdo para bendicion (Tratado Baba Batrá 89A) “No habrá en tu bolsa” Dinero. ¿Por que razón? Por “dos pesas diferentes”. “No habrá en tu casa” para tus necesidades. ¿Por qué motivo? Por tener “dos medidas diferentes”. Pero si “una pesa exacta y justa tendrás” en tu casa, todas tus necesidades serán satisfechas. Y más todavía dijeron nuestros sabios sea su recuerdo para bendición (Tratado de Nidá 70b): ¿Cómo debe hacer el hombre para volverse rico? Debe comerciar con honestidad (emuná) y pedir piedad de quien pertenece la riqueza” como esta escrito: “Mío es la plata, y Mío es el oro” (Jagai 23:8)

Hasta aquí hemos visto las siguientes prohibiciones:

Prohibido estafar (mentir).

Permitir al obrero comer de los frutos de su labor, cuando se dan determinadas condiciones reglamentadas.

Prohibido para el obrero comer de los frutos de su labor, cuando las condiciones no lo habilitan.

Prohibido estafar Prohibido usar falsos pesos y medidas.

Prohibido poseer falsos pesos y medidas.

Se debe ser exacto en el uso de pesos y medidas.

Vemos que en la primer ley, dice que la primer ley que se le hará a la persona antes de entrar al juicio divino no es ¿comiste Kasher? ¿Cuidaste Shabat? Esto está escrito para judíos y ellos tiene montones y montones de otras obligaciones que el Ben-Noaj no tiene, pero a ellos a pesar de todas sus otras obligaciones se le pregunta esto en primera instancia: ¿Comerciaste con honestidad? Se le pregunta, como te comportaste en la vida con respecto al prójimo. De aquí vemos la importancia de comerciar con honestidad.

Luego podemos leer que también dice:

“Y todo aquel que engaña a su compañero, tanto el vendedor al comprador como el comprador al vendedor, transgredí una prohibición”

Vemos que todo esto no atañe solo al vendedor, sino a toda persona que compra también. Se debe ser también cuidadoso en todas las transacciones comerciales que uno haga, tanto vendiendo como comprando. Si uno compra cierto producto y sabe que su valor (supongamos que lo vio en vidriera y valía $27) y el vendedor le cobra equivocado $25, no quedarse callado y pensar: gané $2, sino que avisarle al vendedor el precio que vió exhibido. Lo que podría llegar a “ganar” no se compara con la pérdida que tendrá si actúa de esta manera.

Dice el Darke Alaja (un libro con comentarios sobre el Kitzur Shuljan Aruj):

“Está prohibido robar incluso menos de una perutá (valor casi mínimo)”

Es decir que si por ejemplo el vendedor vende cierto producto a $29,90 debe dar esos 10 centavos de vuelto. No decir: hacho, redondeamos en 30.

Leemos en la según ley que la prohibición de engañar:

“también así lo esta en el empleo, en el trabajo contratado, y en el cambio de moneda.”

O sea que también hay que tener cuidado en el empleo, tanto el empleado como el empleador. Cuenta en la Guemara Berajot que antes la gente mientras trabajaba era en extremo cuidadoso de no derrochar el tiempo por el cual el patrón/empleador les pagaba. Que había individuos que ni siquiera contestaban un saludo para no distraerse y parar y no pasar por estas transgresiones de robar”

También se debe tener cuidado en las transacciones comerciales con monedas diferentes, sea dólares, euros o lo que fuese. Ser estrictos en su real valor.


Está escrito que aquella plata que la persona “gana” comerciando de manera no decente y engañando al cliente o vendedor, toda esa “ganancia” por mas grande  del Cielo hacen que se le valla de las manos, como arenas entre las manos se le escurre.

Dios sabe y solo El decide cuanto la persona debe ganar. Por más esfuerzos que haga la persona ya está decretado sobre él cuanto ganará o no. Lo más importante es comerciar con honestidad y teniendo siempre presente quien está arriba de uno viéndolo y escuchándolo.

Así como Hazme decreta las ganancias, también El decreta los gastos, si “ganó” plata de manera fraudulenta El se encargará de que se valla ya sea que lleguen multas, o cosas de esta índole. Ahora si la persona comercio con honradez le va a alcanzar más que la persona que no comerció con engaño, El hará prosperar sus caminos.


Para terminar contaré una historia:

Se presentó a Rabí Israel Salanter cierta persona que estaba estudiando para ser Shojet (matarife ritual judío) y le dijo: Rebe la verdad que decidí que no quiero ser Shojet. Es muy difícil, hay muchas leyes, si esta afilado el cuchillo, si aprieto mucho, si aprieto poco, si corto de esta forma, si corto de esta otra. Puedo pasar por muchas transgresiones. Decidí dedicarme al comercio, que es más fácil. Rabí Israel Salanter le contestó: La mitzvá de Kashrut es una sola. Las leyes y leyes que hay con respecto al comercio son inmensas, tu crees que es mas sencillo el comercio pero no es así. Hay más prohibiciones con respecto al comercio que con el tema de Kashrut y Shejitá!

2 pensamientos en “Reglas comerciales en paralelo a leyes de código judaico”

Deja una respuesta