Preguntandose Uno Mismo

 

«7 Despuès de estos eventos, la mujer de su amo puso sus ojos en Iosef y le propuso: «¡Acuestate conmigo, por favor!»8 Pero él se negó argumentando: «Mi amo se desentendiò por completo de mis actividades en la casa y todos sus asuntos los puso a mi cargo.9 En esta casa nadie tiene màs poder que yo. Él no me ha prohibido nada, excepto a ti, porque eres su esposa. ¿¡Còmo he de hacer esta gran maldad y pecar contra Elokim!?»- Gènesis Cap. 39 –


Podemos decir mucho, muchisimo sobre estos versos, el suceso que cuenta, el contexto, etc… Pero quiero compartir un pensamiento, basado en la respuesta que Iosef le da a la mujer de su amo.

El muchacho da una explicaciòn, cuenta que su amo deposito en èl toda su confianza, que no le prohibiò de nada, excepto de su mujer, pero notamos que al final el termina su explicaciòn diciendo: «¿¡Còmo he de hacer esta gran maldad y pecar contra Elokim!?»

Nuestra vida se basa en los siete preceptos, y como tal, no todo es sencillo de llevar, porque no estamos rodeados de personas comprometidas como nosotros a llevar una vida de plenitud. Si estamos rodeados de noajidas, pues todos son noajidas (excepto los judìos), pero la mayoria desconoce su legado patrimonial o estan sumergidos en la religiòn, en el ego, y por ende nos encontramos con trabas en el camino, algunas sencillas, otras dificiles.

Pero para ello estamos en la vida, para dar un poco de luz donde hay oscuridad, para enseñar con el ejemplo donde aquellos enseñan con palabrerias, para esclarecer, para aprender, para equivocarnos, para hacer bondad y justicia donde se cree no poder lograrlo. Y alli donde se nos presente la oportunidad de trangredir, de desviarnos del camino, debemos recordar, lograr que resuene en nuestros oidos aquello que se pregunto y pregunto Iosef, que en otras palabras podemos decir: «¿Acaso he de pecar contra Elokim?»… Aveces no nos damos cuenta el grado de situaciòn en que nos encontramos, ni el grado mismo de lo que conlleva actuar acorde a la Voluntad Divina, y tambièn el no hacerlo. Pero cuando nos encontremos en problemas, pensemos, preguntemosnos, seamos concientes, responsables, leales, y no olvidemos que somos humanos, somos personas, pero tenemos el potencial para hacer grandes cosas en la vida, no lo desperdiciemos.

El gentil leal a Dios es Noajida.

Comunidad Fulvida Argentina

17957_100120530023858_6558673_n

6 pensamientos en “Preguntandose Uno Mismo”

  1. muy bonito: Pero para ello estamos en la vida, para dar un poco de luz donde hay oscuridad, para enseñar con el ejemplo donde aquellos enseñan con palabrerias, para esclarecer, para aprender, para equivocarnos, para hacer bondad y justicia donde se cree no poder lograrlo.
    muchas gracias!

  2. Lo de José es ejemplar, rechazar a la mujer de su Amo, no creo que hubiera sido una mujer descuidada con su cuerpo ni con su manera de vestir. Pero José tenía grabado en su corazón y en su mente las 7 leyes perpetuas y las puso en acción.

    Estimado Yehuda ¿Por qué a José no se le menciona cuando Dios se identifica? me explico, siempre dice en los textos algo asi como …»el Dios de Abraham, Isaac y Jacob..»

  3. Gracias Nahuel! tus textos siempre resultan enriquecedores.

    Un mensaje profundo, muy profundo… no hay mucho que agregar, sólo reflexionar en ello, reconocer la verdadera belleza, la que une lo interno con lo externo, lo espiritual con lo físico.

    … eso hacía sin lugar a dudas a Jose, un hombre muy bello, quien supo mostrar su verdadera belleza … leal, correcto, bueno, justo, humano sí, pero mostrando su verdadera fuerza.

    «Aveces no nos damos cuenta el grado de situación en que nos encontramos, ni el grado mismo de lo que conlleva actuar acorde a la Voluntad Divina, y también el no hacerlo. Pero cuando nos encontremos en problemas, pensemos, preguntemosnos, seamos conscientes, responsables, leales, y no olvidemos que somos humanos, somos personas, pero tenemos el potencial para hacer grandes cosas en la vida, no lo desperdiciemos.

    Un abrazo, y gracias nuevamente!

Deja una respuesta