Tradicionalista

¿Alguna vez te han preguntado o replicado porque no sigues con las tradiciones familiares?

Seguramente si, es que la mayoría provenimos de entornos familiares donde el cristianismo se ha asentado de manera antigua desde varias décadas atrás, siglos en el caso del continente americano en general y las costumbres se han arraigado unas antiguas y otras mas recientes, una mezcolanza de costumbres que cuando las ves con detenimiento no tienen gran cosa de positivismo, cuando menos de aquel que apuntala el mundo hacia mejor cosa que lo que vemos día con día.

Hay una suerte de costumbres que se han adoptado como propias aunque distancian al individuo de su verdadero ser y de su autentica personalidad, como la navidad que propone a la persona de una cuota única y anual de bondad a cambio de un año de indiferencia y olvido total del semejante o el día de reyes también para obsequiar una vez al año juguetes a los crios o el día de muertos para recordar a los fallecidos y “ofrendarles” unos cuantos alimentos como si de verdad los pudieran degustar… y la lista sigue pero no es el tema de este post enumerar las fiestas tradicionales.

Si no sigues con el ritual establecido (vaya uno a saber por porque persona) “estas fuera” del circulo social, de las costumbres familiares, de las reuniones de los amigos, porque hay algo en ti que no cuadra.

Aunque algo cambio totalmente mi perspectiva y reviro las cosas de algún modo extraño, porque esa sensación de rechazo que todos hemos sentido alguna vez, normalmente nos acompaña gran parte de nuestra vida una vez que la hemos experimentado.

Escuchaba una canción de Midnigth Oil llamada “Dead Heart” cuando en el coro pronunciaron algo así:

“Nosotros seguimos en los pasos de nuestros ancestros”

Entonces el concepto giro… ¡EFECTIVAMENTE! Nosotros seguimos una tradición familiar antiquísima, ¡con la que el mismo mundo fuera creado! Cuando uno de nosotros acata con fidelidad los preceptos esta siguiendo los pasos del primer ser humano y de una cadena que sigue hasta el primer Patriarca de los Judíos Abraham, porque el también en su momento fue un Noajida, incluso la Tora habla al respecto de cómo acataba tales Mandamientos como por ejemplo como seguía con destreza el precepto de la “No idolatría” o como respetaba y amaba la vida incluso al pedir por gente totalmente malvada y desalmada (Sodoma y Gomorra).

El Noajida observante es un tradicionalista por excelencia.

Entonces aquí tienes una opción para responder cuando te cuestionen por seguir o no las tradiciones “familiares”,  “Mi tradición familiar se remonta a tiempos antediluvianos, sigo en los pasos de nuestros ancestros, la tradición original y autentica”.

Cuando un Noajida esta en el camino de los Mandamientos esta siguiendo los pasos del primer ser humano, quien a su vez recibió las instrucciones  (La Tradición) de manera directa del Eterno y que a su vez el transmitió a sus hijos y sus hijos a sus hijos, siguiendo una cadena dorada que nos enlaza y vincula directamente con el Creador del mundo pues cuando cumplimos estamos siguiendo Su mandato y Su deseo, una Tradición dorada, eterna y sumamente antigua.

Siguiendo_sus_pasos_M_A_P_

 

 

 

6 pensamientos en “Tradicionalista”

  1. muy bonito mi amigo.
    hay q saber cual es el valor de las tradiciones, q asumir para la propia vida y q reconocer como cosas de los antepasados pero q no tiene cabida, sea por su inadecuacion a la realidad o pq tampoco era adecuado para ellos.
    es bueno pensar, decidir, andar por el camino del shalom
    gracias!

  2. Ah reconocer lo inadecuado… si lo hicieramos no solo dejariamos tradiciones nocivas sino incluso modos de vida negativos que nosotros mismo hemos adoptado, es muy bueno pensar, reconocer y dar cabida a cosas en verdad positivas.

  3. Gracias Talmi. Mucho paganismo rodea nuestras tradicciones familiares. De seguro que si no hubiese sido los espanoles los que conquistaron a America , la historia hubiera sido distinta.

    1. Creo que no fueron los españoles en si quienes nos hicieron abandonar la senda correcta sin duda que sus idolatrias son nefastas y sumamente perjudiciales pero parece que el «olvido» fue muy anterior a ellos, aqui ya eran idolatras antes que los españoles llegaran.

      Lo bueno es que existe fulvida para recordar aquello que olvidaron los antepasados.

      Gracias por comentar amigo, un abrazo!

Deja una respuesta