Regresando a las tiendas de Shem

 

Vale la pena

 

“27) …y habite (Jafet) en las tiendas de Shem [Sem]..”   [1]

 

Hay algo que los abogados entienden muy bien, máxime aquellos que han dedicado algún tiempo a litigar en comparecencias judiciales. Eso que se entiende mejor es la forma en que se dirige hacia El Juez; pues es éste quien tiene una investidura estatal de autoridad.

“…Señor Juez de…”, “…Con el debido respeto solicito a Su Autoridad…”, “…Ante La Autoridad que representa me apersono…”, “… Ruego que Su Autoridad resuelva a mi favor…”, “… Honorable Tribunal de….” , “… Honorable Juez de….”,  y cosas por el estilo, los va a leer y escuchar en cualquier intervención de algún abogado, sea escrita u oral. Aunque tal vez, en su fuero interno, el abogado dude de la supuesta razón que lleva, del derecho que invoque, del caso del cliente, o de la razonabilidad de su petición o acción procesal.

Lo cierto es que ese respeto hacia la autoridad judicial que se utiliza en la jerga legal es poco entendible para el cliente; quien puede llegar a sospechar que tanto alago al Juez puede ser de buen agüero para sus intereses, en tanto se le siga alabando como se le hace.

Pero lo cierto es que el abogado entiende que esta ante la persona que le puede resolver a favor o en contra, es decir, la depositaria de la Autoridad.

Tal vez el lector se preguntara: ¿qué relación tiene el pasaje de la Torá introducido con lo leído hasta acá?

Pues a mi juicio, pareciera que Noe no está abogando ante La Autoridad a favor de su hijo, sino que el mismo está ejerciendo roles de autoridad. De acuerdo al sentido de sus palabras,  Noe se subroga la Autoridad de Dios para emitir un juicio; el que contiene una delegación de autoridad a Shem, y que a su vez, contiene una sentencia para que Jafet establezca residencia en la casa de Shem.  [2]

Voy a explicarme por partes.

De acuerdo a la traducción al español de la Tora que se facilita en Un Texto Fundamental, Dios se pronuncia ante Noe, como El ostenta la máxima autoridad, la última palabra, el emisor de la sentencia definitiva e inapelable; y no como si fueran amigos o con otro vinculo más amigable.

Noten:

“…Entonces Elokim bendijo a Noaj [Noé] y a sus hijos, y les dijo…” (El resaltado en Negro es propio)

El apelativo ELOKIM lo utiliza Dios cuando se manifiesta a la creación con severidad y autoridad. Cuando se antepone como Elokim en lugar de “Dios”, “Eterno” u otro calificativo, Actúa con una investidura jurídica más que paterna o negociadora.

Sobre el tema, en una antigua respuesta se puntalizó:

“..El apelativo divino usado por mismísimo Dios en la Torá al momento de relatar la Creación es «Elokim», que es el que se emplea cada vez que se quiere denotar a Dios manifestándoSe con rigor sobre la naturaleza…”  [3]

Queda claro entonces, que la relación de Dios con Noe, conforme al Texto Fundamental, es una relación formal; por cuanto Dios está determinando justicia conforme a derecho, según los hechos que acontecieron previamente.

Entendido esto, y releyendo la cita trascrita del principio, se puede tener un poco más claro el panorama.

Ya los hechos no son los que motivaron al diluvio; ahora son otros, así que la autoridad es otra.

En el contexto de la cita de arriba, Noe no está compareciendo en el momento Ante La Autoridad Elokim; tampoco está abogando a favor de su hijo ante dicha autoridad; sino que él mismo está emitiendo juicio; juicio que refleja una jerarquía de autoridad: ELOKIM, NOE, SHEM, en ese orden.

La jerarquía de autoridad queda más clara si se desmenuza un poco los últimos versos del Texto Fundamental:

“26) Dijo además (Noe): ‘Bendito sea el Eterno, el Elokim de Shem [Sem], …. (27) Engrandezca Elokim a Jafet y habite en las tiendas de Shem [Sem], …

¿Por qué Noe no menciona también “el Elokim de Jafet” cuando habló? Pues porque pareciera que Shem tenía un grado superior en autoridad que Jafet; y Noe un grado superior al de ambos.

Recalcando sobre el verso 27: no es Dios juzgando, es Noe juzgando y emitiendo sentencia, según los hechos conocidos por la autoridad noajida: las conductas de sus hijos.

¿Y la sentencia para Jafet? Habitar en las tiendas de Shem…

¿Por qué habitar en sus tiendas? ¿No hubiera sido más fácil que Noe dijera “hazle caso a Shem”, o “que sea Shem la autoridad de Jafet?

Dudo mucho que la resolución de Noe haya sido algún tipo de recomendación o consejo como en algún momento se intentó explicar [4] , básicamente por 2 motivos:

  1. Si hubiera sido un consejo o una bendición, así se hubiera mencionado (“te bendigo para que habites en..”, o “..te aconsejo que habites en..”).
  2. Porque Noe esta profiriendo estas palabras en su rol de Juez; es decir, está emitiendo una sentencia.

Vista de esa manera, la sentencia “…habite en las tiendas de Shem..” no es una norma legal, aunque si es jurisprudencia emitida por una autoridad competente como lo fue Noe; y cualquier conocedor de las ciencias jurídicas sabe que la jurisprudencia es fuente del Derecho.

Así las cosas, las palabras de Noe hacia Jafet, de que éste habite en las tiendas de Shem quiere decir……

quiere decir……..

………….

………….

?????????

¿Qué quiso decir Noe?

¿Cómo regresar a las tiendas de Shem para habitar?

¿Me podrían ayudar por favor a resolver este dilema?

Gracias amigos por sus respuestas.

 

 

[1]Cita tomada de Un Texto Fundamental. http://fulvida.com/2008/03/27/un-texto-fundamental/

[2] Nota : En honor a la verdad, no entiendo muy bien el contexto del verbo « engrandecer » que se utiliza en este pasaje ; si es en numeros, en dignidad o en otra cosa. Así que como no entiendo muy bien a que se refiere, no entraré en especulaciones peligrosas.

[3] Tomado de http://serjudio.com/rap2301a2350/rap2337.htm

[4] Vease el caso en http://fulvida.com/2009/07/10/las-casas-de-estudio-de-shem/

3 pensamientos en “Regresando a las tiendas de Shem”

  1. Hola amigo Luis

    He estado repasando, pues tu escrito me ha hecho pensar profundamente, lo cual te agradezco.

    En mi humilde opinión, el grado superior que tiene un hermano sobre otro no viene dado por otra cosa que la propia edad, siendo Sem mayor que Jafet, este le debía obediencia a su hermano mayor.

    En cuanto a vivir en sus tiendas, entiendo que la intención era que permanecieran juntas esas dos ramas de la familia, pues habían sido bendecido «Sem» y engrandecido «Jafet» por cubrir la desnudez de su padre ante Jam.

    El sentenciado realmente fue Jam, padre de Cannan por haber contemplado la desnudez de su padre.

    Texto extraido de: http://www.shalomhaverim.org/noaj_en_espanol_CAP_9.htm

    del versículo 20 al 29, hasta la muerte de Noah a los 950 años

  2. interesante propuesta y fino empleo de la inteligencia para pensar acerca de los origenes del noajismo y de la realidad actual.
    veamos si algunos lectores se quieren sumar a brindar respuestas alli en donde ud propone el desafio de pensar y pensarno.
    gracias mi querido amigo

  3. Gracias de verdad amigos por sus intervenciones que aclaran mucho mejor el camino hacia ser una mejor persona; camino en para el cual se requiere asistencia y ayuda.

    Y digo esto por lo que se resolvió para Jafet.

    La posible explicacion que le he dado es que hay 2 situaciones de trauma espantoso que afectaron la vida (y la psiquis) de todos; pero que propiciaron el orden y la autoridad.

    La inimaginable aniquilación del diluvio, que propicio la confirmación de la ley.
    La inimaginable rebelión ante la autoridad de Noe, que propició la delegación de autoridad.

    Ambos hechos fueron realmente traumaticos; pero especialmente la rebelión de la autoridad de Noe fue un hecho desconsolador, horrible, traumatico, inimaginable y de serias consecuencias para la psiquis.

    Sumele a ese estado la escena depresiva del panorama… era para volverse loco o para perderle sentido a la vida.

    Don Vicktor Frank, en su libro El hombre en busca de Sentido, explicaba la necesidad de asistencia para alguien que recien experimentaba algun hecho traumatico:

    «…El camino que partía de la aguda tensión espiritual de los últimos días pasados en el campo (de la guerra de nervios a la paz mental) no estaba exento de obstáculos. Sería un error pensar que el prisionero liberado no tenía ya necesidad de ningún cuidado. Debemos considerar que un hombre que ha vivido bajo una presión mental tan tremenda y durante
    tanto tiempo, corre también peligro después de la liberación, sobre todo habiendo cesado la tensión tan de repente. Dicho peligro (desde el punto de vista de la higiene psicológica) es la contrapartida psicológica de la aeroembolia. Lo mismo que la salud física de los que trabajan
    en cámaras de sumersión correría peligro si, de repente, abandonaran la cámara (donde se encuentran bajo una tremenda presión atmosférica), así también el hombre que ha sido liberado repentinamente de la presión espiritual puede sufrir daño en su salud psíquica…»

    Algo le aconteció a Jafet que necesariamente requería (y requiere) atención por parte de su Hermano.

    Vease que la resolución de Noe para el tratamiento mental de Jafet fue algo así como: «no se aparte de la autoridad de su hermano» («..habite en las tiendas de Shem», y no: «habite en las tiendas de Elokim»). Independientes, pero nunca separados.

    Los traumas vividos, especialmente por Jafet, causaron daño en sus psiquis que le trajo confusiones; y que solo podían tratarse por la autoridad de Shem y no de Dios; por que así lo habia delegado Noe.

    Si Jafet se negaba a recurrir a su hermano, corría el riesgo de enfermarme mentalmente aun más de lo que de por si ya estaba.

    Y bueno… si parte de los noajidas descendemos de Jafet, pareciera que no le hicimos mucho caso a Noe, y efectivamente nos desviamos hacia la locura de las invensiones de dioses y religiones.

    Tal vez por eso utilice el verbo «regresando» en presente progresivo, a ver si acaso recobramos la cordura.

Deja una respuesta