¿Iguales ante los ojos de dios? ¡¡dios me libre!!

En los tiempos modernos, como consecuencia negativa de la globalización[1] se ha estandarizado y masificado al hombre, reduciéndolo a un objeto de consumo que se rige por las leyes del mercado.

Vivimos intentando alcanza los mismos sueños: estudios universitarios, trabajos bien remunerados, pensiones de jubilación jugosas, viajes de vacaciones en las mismas fechas, paseos domingueros a los mismos malls, el ultimo celular Iphone  o Samsung Galaxy, etc, todo en una perfecta sincronización.

El individuo no importa, lo que realmente tiene valor es la masa, la colectividad, las fuerzas de las muchedumbres que consumen lo mismo.

Pero ese fenómeno de masificación fue primeramente desarrollado por La Religión. Anuló la individualidad de las personas para redirigirlas a una personalidad prefabricada.

La religión le impuso a las masas a un dios para que lo consumiéramos. Impuso normas, reglas, ritos y castigos para mantenernos como rebaños de animales a un mismo ritmo de creencia, de comunicación con dios y con los demás.

Nos creímos iguales porque vendimos la individualidad a cambio de la seguridad del rebaño. Si todos piensan que creer en dios es bueno para el hombre, no cabe la duda, la interrogación o la negación. Porque cualquier intento para recobrar la individualidad o la verdadera identidad tiene que ser tratada como sublevación.

Y aun así, hoy en día, a pesar de que muchos se han purgado de la religión en que fueron educados, sin saberlo siguen sincronizados con ideas venenosas. Equivocadamente creen que emulando los servicios judaicos encontraran consuelo espiritual por el vacío que dejó su divorcio con la religión.

Nada más alejado de la verdad. Si la persona que dio ese paso, tiene la oportunidad que no tuvieron los antepasados: la posibilidad de saber quien se es y que se quiere; de reencontrar la verdadera identidad.

Pero esa identidad no se desenterrará en los fundos de los judíos. Hasta donde se me ha educado, dios hizo separación en los humanos, entre otras cosas, con señales. A los NO JUDIOS les dio un fenómeno natural por señal. A los JUDIOS les dio, entre otras señas, un día. Lo que hagan ese día, sea lunes, domingo, Sabbat o jueves, es asunto judío. A los NO JUDIOS les dio un compendio legal que se debía trasmitir y desarrollar por vía oral. A los JUDIOS les dio otro escrito.

Sería una actitud del religioso entrenado tratar de imitarlos; y si se tiene ahora la oportunidad de educarse con un maestro judío, lo razonable sería aprovechar la oportunidad para redescubrir quien realmente somos.

Y No. No somos iguales ante los ojos de nadie y nunca lo fuimos. Somos diferentes.

 

Alegria

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Globalizaci%C3%B3n

2 pensamientos en “¿Iguales ante los ojos de dios? ¡¡dios me libre!!”

  1. Aunque muy difícil de entender. Mucho mas difícil de aceptar por los soberbios, arrogantes y antagónicos. Llegará ese momento? (el día que esa realidad sea aceptada por la gran mayoría?).

    En mi humilde y neófita condición respecto al conocimiento y estudio de mi ubicación espiritual, poco a poco fui comprendiendo esa realidad. Todo mi razonamiento y evidencias me señalaban que así era, aunque muy recio para aceptarla. Un día, desesperado, recurrí a un método poco ortodoxo no acostumbrado por mi persona (y creo que no autorizado) para salir de mi duda. Dirigí mi plegarias a nuestro Padre Eterno. Pedí permiso para consultar un oráculo (Yin Chin) con la siguiente pregunta: Es el pueblo Judío el pueblo elegido?. Un método muy penoso de confesar en estas líneas. Pero rogué a nuestro Padre que me perdonara por el atrevimiento de utilizarlo señalando que dicha respuesta era de vital importancia para mí… Muy importante, pues ha sido motivo de conflicto durante muchos siglos a través de la historia. Que me perdonara por utilizar el oráculo.
    Acto seguido. Lance las tres monedas seis veces.

    La repuesta:……… «Es la sangre que da la vida al mundo» (en resumen)
    Después de eso….. No mas preguntas……

Deja una respuesta