¿Donde estan los salvavidas?

El rescate de las almas en tiempos de Abraham.

Esta escrito en la sagrada Torá las siguientes palabras:

«Y las almas que hicierón en Jarán» – Gen. 12: 5 –

Aqui podemos plantear, ¿acaso Abraham o Sara, tenian el don de hacer un alma? No literalmente.

Lo que viene a traernos la Torá metaforicamente es que Abraham y Sará no solo se dedicaban a sus quehaceres o a descansar tras los arduos viajes, sino que a la vez encausaban a los individuos hacia la causa de Dios, hacia la fidelidad por el camino correcto al Padre.

Al respecto comenta el exegeta clásico de la Torá, Rashi:

«Abraham convertia  a los hombres y Sara a las mujeres.»

Ellos empezaron una tarea, ayudaron a renacer a los individuos esclavizados espiritualmente por ideologias, mitos, religiones etc. Es decir, hicieron que aquellas almas perdidas en la oscuridad vuelvan al camino de la luz, por consiguiente esas personas eran como si hubieran vuelto a nacer.

El rescate en la actualidad.

Hoy en día, ¿mira a tu alrededor? conocidos, amigos, vecinos, familiares, etc. En fin, personas sedientas de espiritualidad, de cercanía con Dios, anhelantes de la verdad, confusas por distorsiones paganas. Como responderías el día que ellos te digan:

– Pero, ¿porqué nunca me dijiste la verdad?; ¿porque te la escondiste?; ¿porque no me dijiste, me enseñaste, la verdad, el verdadero camino hacia Dios?; ¿Porque?. –

A nuestro alrededor hay muchas personas sedientas, que tuvieron sus errores (¿y quien no?), pero que ahora son cristianos o asisten en busca de Dios a las iglesias o de vez en cuando te los cruzas leyendo la biblia, etc. Entendamos esto: «No hay una sola persona en el mundo que no tenga sed de Dios», ¿y que hacemos nosotros?.

Más allá de que la persona receptora de la identidad espiritual del ser humano actué o continué en el camino equivocado, no debe ser una excusa para dejar de hacer nuestra parte, de nuestro lado.

En la Torá no se escribió el par de palabras citadas porque son bonitas, para que nos sintamos espirituales leyendo, para que las leamos y nada más, para que nos sintamos santos y nos olvidemos de las mismas, sino, mi querido lector, para que pienses, para que medites, para que actues, para que sepas que aquel hombre bondadoso llamado Abraham realizaba algo más que solo cumplír (los siete preceptos) su función en el mundo, él enseñaba la verdad, mostraba el ejemplo de como servir a Dios, no se escondía, no fingía, no simulaba, no daba excusas, no tenía caretas ni máscaras.

Ahora esta en ti, puedes seguir en tu fantasía, cerrar el post y seguir con tus ideas erradas. O puedes comentar y terminar todo en palabras. O puedes realmente hacer algo con lo que aprendiste hoy, sin dejar en palabras las cosas y continuar con acciones (la actitud que toma en cada momento y circunstancia el constructor de shalom, el leal a Dios).

Abraham empezó una tarea y tu:

¿la estas continuando?

Cariños!

«Si aún no eres parte de la comunidad de Fieles a Dios, eres la pieza del rompecabezas que falta»

Este post esta basado en el siguiente link: http://serjudio.com/rap1851_1900/rap1897.htm





9 pensamientos en “¿Donde estan los salvavidas?”

  1. huida, huida, huida…

    la gente huye despavorida ante las palabras: compromiso y responsabilidad,

    prefieren arrollidarse y someterse a mores, cabalisteros, pastores, seudo rbinos mesianicos, gurues, etc…

    todo para vivir en apatia, en sordera, carentes de compromiso (aparentemente)

  2. Hola Pablo, bueno es cierto, pero hay que ver aquella pequeña posibilidad que se presenta en cada ocasion. Por ej: En un viaje en remis de vuelta para mi casa, entre charla y charla con el sr. chofer, me pregunto si yo era devoto al gauchito gil porque estaba escuchando unos chamames y etc. Le respondi que no y le comente que era un noajida, una persona que se dedica a ser fiel a Dios a base de las siete leyes espirituales. No se si me entendio, se asustó o se sorprendió, pero de igual manera lo invite  a Fulvida. Lo demás corre por su cuenta, no te parece? Cariños!

Deja una respuesta