¿Tú mandas en tu mente?

Imagina a un elefante rosado con un hombre ebrio encima.
Visualízalo bien, con detalles.
Repite mientras lo haces: “Veo un elefante rosado con un hombre ebrio encima”.
Velo pero favor, encuentra los detalles de esa imagen.
Hazlo hasta que lo tengas definido claramente en tu mente, luego continúa leyendo.
Gracias.

Ahora, tómate un par de minutos de descanso, haz otra cosa, no sigas leyendo esto, ocúpate en algo, solo un par de minutos y luego continúa leyendo lo siguiente.

Siéntate en algún sitio tranquilo ten a mano papel y lápiz.
Ordénate que por los siguientes cinco minutos por tu mente no cruce la imagen de un elefante rosado con un hombre ebrio encima.
Quédate ahí sentado, sin hacer nada, solamente viendo el reloj hasta que pasen los cinco minutos que te he pedido.
Recuerda, no pienses en el elefante rosado con un hombre ebrio encima.
Si pasa por tu mente, aunque solo sea fugazmente, haz una marca con tu lápiz en el papel que tienes a mano.
Con que aparezca alguno de los elementos de la imagen, o alguna de las palabras asociadas directamente, ya es suficiente para rayar una marca en el papel.
Gracias.

Ahora, ya han pasado los cinco minutos.
Quisiera que contaras cuantas veces pasó por tu mente la imagen que debías no recordar, no visualizar.
¿Puedes hacerlo y luego compartir con nosotros el número? Aquí debajo, en la zona de comentarios, tienes para hacerlo. Gracias.

Supongo, pues es lo que los estudios científicos (Wegner et al., 1987) indican, que tienes más de una marca en tu papel.
¿No es así?
Sí, seguramente que sí, son pocos los que logran expulsar de su mente la imagen que debe ser bloqueada.
Pero… ¿cómo puede ser, cómo se atrevió a aparecer ese oso payaso en tu hogar si te ordenaste no pensar en ello?
Qué… ¿acaso no eres el dueño de tu mente, de ti mismo, que no puedes poner un poco de orden en tus pensamientos por cinco minutitos?
Vamos… intenta dar justificaciones… por favor, déjate llevar por tu impulso “natural” de elaborar alguna excusa. Está bien, quisiera que la compartieras como comentarios aquí debajo. Vamos… justifica que el intruso cruzó por tu mente, fugaz o persistentemente, y tú no tenías poder para someterlo a tus órdenes.

Si eres de los pocos, poquísimos, afortunados que REALMENTE expulsaron la imagen intrusa de su mente, te pido que por favor también nos lo compartas y si quieres nos dices cómo lo lograste, qué método o técnica usaste para ello. Gracias.

Ahora, dejemos a un costado esta experiencia y veamos juntos un poquito qué puede haber sucedido y de paso responder a sí eres tú quien manda en tu mente.
Acompáñame.

Es frecuente que quieras despejar tu mente de ciertos recuerdos o pensamientos, por ejemplo cuando giras en tu cama sin poder dormir porque aparecen una y otra vez pensamientos intrusos. O cuando no te puedes despegar de ciertas imágenes que te desagradan, aunque haces el esfuerzo para borrarlas de tu pantalla mental. O aquellas veces que te salta la duda de si apagaste la cocina, cerraste la puerta, dejaste todo limpio, etc. y no puedes relajarte y enfocarte en otra cosa hasta que vas y compruebas una y otra vez lo que te pone dudoso. O tal vez sean esas creencias que desde muy pequeño te han inculcado, sobre dioses, salvadores, infiernos, maldiciones, moralina, etc., que ahora vez claramente que no son más que un cuento espantoso y manipulador, pero que sin embargo te siguen persiguiendo y acosando como si fueran poderosos y reales. O cuando te propones hacer tal o cual dieta para bajar de peso, y no paras de suspirar por esos postres, anhelar esas golosinas, soñar despierto por aquellos bocadillos, te invaden los pensamientos y deseos por comida, justo ahora que estás en medio de una simpática dieta para dejar de ser gordo.

Esta disputa mental, entre pretender bloquear un contenido y su insurgencia, no es un hecho trivial, inocuo, sino que puede incluso emporar la situación que se intenta evitar recordar, pensar, fantasear, etc.
En parte por la ansiedad y/o angustia de vernos sometidos a la impotencia de ni siquiera tener el mando sobre nuestra mente, sobre nosotros mismos.
En parte por desgastarnos en combates que resultan en fracasos, que consumen energía, recursos, que podrían ser empleados en direcciones más beneficiosas.
En parte porque el motivo que nos llevó a querer bloquear esa imagen sigue latente, operando, vigente, trayendo a la mente contenido que nos resulta ingrato, el cual tememos o repudiamos o simplemente queremos mantener por fuera de nuestra vida.
Todas estas, entre otras causas, son las que van engrosando el sentimiento de fatiga, de falta de éxito, de pesar, etc.

Resulta paradójico quizás, pero las personas que no hicieron esfuerzos para evitar las imágenes, fueron atravesados por ellas en menos oportunidades, con menos rigor e intensidad.
Es como si la batalla por suprimirlas hiciera que se fortalecieran.
De hecho, así lo indican los estudios científicos al respecto.
Cuanto más luchas por ocultarlos, por hacerlos invisibles, más poder tienen, con más frecuencia se introducen, más difícil es alcanzar el “control”.

Profundizando más, se constata que son las imágenes cargadas emocionalmente las que más empujan por sobresalir a los intentos por bloquearlas mentalmente.
Como si en la batalla de emociones censuradas y pensamientos censuradores, éstos últimos tuvieran las de perder.
Podría parecer sorprendente, pero luego de tantos años de compartir juntos nuestros conocimiento de CabalaTerapia, no lo es tanto.
Las emociones son el motor, el pensamiento el timonel.
Pensamiento sin emoción, es quietud de muerte, petrificarse, rigidez, actitud estática, silencio de sepulcro.
Emoción sin pensamiento, es caos, movimiento sin dirección, agitación, barullo, una multicolor feria desordenada.
Necesariamente la persona debe encontrar la armonía entre sus dimensiones, dejar de luchar entre sí, descubrir que es imposible controlar todo y que al desesperarse por controlar todo más se hunde en el descontrol. Ni una punta, ni la otra, la armonización, el aceptar el surgimiento de recuerdos o imágenes molestas o pesarosas sin desmoronarse por ello, aceptando, fluyendo con la corriente que pasa y no puede ser detenida.

La buena noticia es que cuanto más se consigue evitar enredarse con los pensamientos intrusos, cuanto menos se pelea, cuanto más uno se entrena a “dejar ser” sin ponerse en pie de guerra para evitarlo, entonces resulta que la imagen intruso se va descolorando, se va desvaneciendo, va quedando en el olvido (Trinder y Salkovskis, 1994).

¿Extraño?
Cuanto más te esfuerzas por vencer, más energía gastas en taparlo debajo de la alfombra, entonces menos triunfas.
Cuanto menos energía le dedicas a negar su existencia, sino simplemente lo ves, lo pones en su cajoncito, sigues en lo tuyo, entonces más triunfas en evaporar lo que te hace daño desde dentro.

Vamos, si dejas la basura tirada en el piso, te tropiezas con ella a cada instante.
Si la metes debajo de la alfombra, allí abulta y no la puedes perder de vista, y te tropiezas con ella nuevamente.
Si sueñas con ordenar tu casa, fantaseas con un hogar pulcro, prometes que el lunes harás la limpieza general, pero no te quedas más que en palabras vacías, la mugre seguirá acosándote.
Pero si te tomas el mínimo esfuerzo de barrerla y colocarla en el tacho de desperdicios, deja de ser un problema palpitante y se diluye.
Un mínimo de energía constructivamente empleada es lo que se requiere para que el monstruo deje de entrometerse sin permiso y deje de provocar desbarajustes cada vez peores.
Es decir, no luches, no te concentres en olvidar, no huyas de reconocer que allí está, porque no consigues perderlo en el camino si haces cualquiera de estas cosas. Date cuenta, ubícalo en su cajoncito, dedícate a vivir, listo.

Entonces, si quieres dejar de fumar, no te impongas el no pensar en cigarro, está demostrado que eso aumenta el deseo de fumar (Salkovkis & Reynolds, 1994).
Piensa en fumar, si eso te viene a la mente, no luches contra la idea, no te sientas culpable por el surgimiento de tal idea, reconoce que allí está y que es normal (eres un adicto en proceso de recuperación), simplemente no lo hagas (no fumes).
Lo mismo para la dieta para adelgazar, seguro te vendrá a la cabeza comida, comida, comida. No luches, no te desesperes, no dejes todo por un pensamiento o dos o mil que no te dejan en paz, simplemente tenlo en cuenta, sabe que eres un gordito que está en tratamiento de reducción de peso, ve a la imagen cruzar tu mente, pero no comas de más y sigue tu plan de ejercicios saludables.

Otra cosa, pon las ideas en positivo, no en negativo.
Más arriba, adrede había dicho del que quiere mantener su diera para no ser gordo, recién dije para adelgazar, pero también se podría decir “para estar en buen peso y saludable”.
¿Cuál te parece que es la expresión que más ayuda a tener el control apropiado (en lo que puedes) en tu pensamiento?

A partir de las pautas anteriores:

  • no luchar,
  • prestar atención un momentito y luego guardar en el cajoncito,
  • proponer en positivo,

agregamos:

  • enfócate en otras actividades.

Si te quedas ocioso o en lucha interna contra un recuerdo/pensamiento insurgente, entonces estás dejando a disposición del enemigo mucha energía que se revertirá en tu contra.
Pero cuidado, que no sea una trampa al solitario.
Si uno trata de distraerse intencionadamente de un pensamiento intrusivo, para lo cual se llena conscientemente de otros pensamientos, está escondiendo la mugre bajo la alfombra.
Esto provoca que el proceso inconsciente sea estar alerta, con un ojo puesto a ver si el método es efectivo o no, por lo cual, se está aguardando constantemente a que el pensamiento evitado reaparezca, por lo cual, aparece.

Por ello, no es bueno para la meta deseada el negar la presencia de lo que está y no se desea que esté.
Por más que hundamos con fuerza el pensamiento intrusivo, éste hará la fuerza para emerger más fuerte que antes.

No luchemos, no protestemos, no nos amarguemos, no neguemos, no nos hagamos los distraídos.

Entonces, tú que estás en camino de recuperación, de salir de la idolatría, de la droga, de la infidelidad, de la mentira, de la pereza, de lo que fuera, no pretendas ignorar las ideas que aparecen.
Volverá a tu mente cosas como “en el nombre de Jesús”, te estremecerás al recordar tus tiempos en la congregación de idólatras, volverán a surgir cosas que no son positivas, no te desanimes, no te dejes caer en la desesperación, no regreses a la cueva de los ladrones de la fe, no te sientas infiel a Dios, no te creas malo, no pelees contra esos malos recuerdos… déjalos ser, ellos están ahí, y no sabemos cuánto tiempo seguirán estando. Lo que sí sabemos es que obtienen fuerza de tus esfuerzos por quitarlos de en medio. No luches, no les des energía.

Espero tus comentarios, todo mi cariño para ti.
A construir shalom siempre…

33 pensamientos en “¿Tú mandas en tu mente?”

  1. Me asombra cómo los comentarios caen como anillo al dedo. Justamente le explicaba yo a una persona eso la semana pasada, durante la víspera del año nuevo. Por cierto amigo, Shana Tova!. Es algo parecido al estoicismo, no se trata de huir de la desgracia pero tampoco de buscarla. No se trata aborrecer la fortuna pero tampoco obsesionarse con ella si no se tiene. Pero ello no implica que no debamos de tomar las medidas necesarias para evitar la desgracia ni tampoco que tengamos de abstenernos de trabajar duro para alcanzar las metas que queremos, eso sí, sin obsesión. Algo así como cuando después de amar mucho a alguien que nos lastima, se deja finalmente de amar y se ve a la persona de forma objetiva. Me encanta la lectura querido amigo. Para aquellos que ocupan ayuda o quieren hablar con alguien, recuerden que está a su entera disposición la dirección electrónica fulvidacr@gmail.com. Gracias por este hermoso y nutritivo pan.

  2. De hecho sí querido amigo. Pero no hace falta decir que fracasé. No me hace sentir mal, solamente me hace ver que hay que seguri practicando. Sin embargo sí pude visualizar al elefante rosado y al tipo ebrio encima de él, el problema fue sacarme los elementos de la mente. Sobre todo la idea del elefante rosado.

  3. En sacarme la imagen de la mente, querido amigo. Cada vez que intentaba sacarmela me costó. Llegó un momento en que intenté dejar de sacármela y no sé cuando fue que se desapareció pero no me llegó más. A cambio de la imagen se me vino otra a la mente de uno de mis grupos musicales favoritos. En realidad respiré hondo unas cuantas veces y luego exhalé, ahí fue donde comencé a pensar en otras cosas y como le digo, no sé en qué momento se me fue la imagen de la mente pero se me fue, luego me hice un café y ya no estaba la imagen, ni la del grupo musical tampoco.

  4. Wow.. Todavia tengo a este borracho «guiando» un elefante. Debemos ser cuidadosos con lo que vemos , leemos , hablamos y escuchamos. Buen ejercicio , gracias morè.

  5. Me causó gracia cuando pidió que no pensaramos más en la figura del elefante y el ebrio.

    Hace tiempo lei del Moré un ejercicio similar para conciliar el sueño. Se trataba de no concentrarse en los pensamientos que vienen a media noche cuando nos despertamos, sino dejarlos pasar.

    He ido aprendiendo a aplicarlo a otros aspectos, por ejemplo las pre-ocupaciones. Ocuparme de las cosas cuando corresponde es mejor que desgastarme pensando en ellas cuando no es el momento de darles solución.

    Gracias y buen año!

  6. Hola Comunidad, Hola Yehuda, Gracias, en estos tiempos, estaba en busca de una respuesta, que sea como una herramienta para utilizar en todas las luchas que tengo, seguí tu test al pie de la letra, (aunque debo confesar que el proceso tiene unas partes tediosas), nunca me imagine tal desenlace y conclusión, impresionante.
    Gracias

  7. Wow! muy buen post, en lo personal me identifique bastantisimo. A mis 17 años lo he vivido a mi manera, actualmente estoy asistiendo (gracias a mis padres y en especial a D-os) a terapias psicologicas por ciertas obsesiones que me causaban ansiedad y no hay cosa mas cierta que entre mas se trata de luchar con los pensamientos, mas conflicto causan, al grado que llegas a creer que es cierto todo lo que te angustia. Muchas gracias por este post! realmente me llego como anillo al dedo, a guardarlo y re-leerlo! :)

  8. gracias por sus comentarios amigos.
    pero ninguno me da una mano diciendo cuantas veces les aparecio el pensamiento intruso, etc.
    seria bueno, asi tenemos mas datos para seguir investigando y crciendo.
    un abrazo, buen año!!!
    pd: profe! el link del viejo post mio? gracias

  9. estupido elefantito!!! en los 5 minutos 3 veces cruzo x mi mente el elefantito rosado con el borracho, pero como q luego l borracho jalo y quedo solo el elefantito, y en los 5 minutos unas 3 veces cruzo x mi mente pero sin el borracho, y eso q tenia mi mente ocupada en un asunto tecnico q no he podido resolver aun!
    es mas ya paso como 20 minutos y aun esta dando vueltas el elefantico ese, pero el borracho ni idea donde quedo tirado…
    este post me recuerda el de «Para ser feliz: evaporar al Faraón» que x cierto q frustante! aun no he podido superar ese post!!
    eso si con este otro post creo q voy entendiendo que es mi mente la q trata de manejarme o algo asi, q terrible!

    gracias more!

  10. gracias alberto. excelentes datos.
    pero no, no es su mente la q trata de manejarlo en realidad…
    es su EGO.
    al igual q nos pasa a todos los demas.
    quiere vencer al elefantito?
    relea el post por favor y vea en q se esta equivocando ud q el rosadito sigue apareciendo.
    creo q esta la resp. ya dada.
    me lo comenta luego plis?
    por otra parte, si eso pasa con un ejercicio simplecito, q peor puede pasar con años adoctrinamiento en creer en jesus o de las otras fantasias adictivas???
    piensenlo y comenten…
    no es terrible?
    cariños

  11. gracias, muy buen post, el elefante con el borracho se me cruzo por la mente 7 veces, siempre en el momento en el cual me esforzaba por alejarme de este pensamiento, o cuando miraba cuanto tiempo faltaba para terminar la prueba de no pensar en el elefante, también cuando me desesperaba por pensar en cualquier cosa con tal de sacarme al elefante de mi cabeza, finalmente algo q me sirvió para dejar de luchar con este recuerdo fue recordar mis practicas de yoga en el gimnasio, lo cual consiste en sentir mi respiración fluir por desde mi nariz hacia los pulmones y viceversa, cuando estuve mas tranquilo ya no me intereso luchar contra el recuerdo del elefante.

  12. Mis resultados al realizar el ejercicio,

    En mi hoja quedaron marcadas 2 rayitas (cabe anotar que no había pasado ni medio minuto cuando hice la última raya, habrían sido más en ese minuto, de no ser porque pensé que iba a resultar inútil tratar de vencer la imagen que difícilmente puede introducir en mi mente al intentar definirla : un elefante, grande, pequeño, real, ó dibujo animado, al igual que si el borracho era viejo, joven en fin

    entonces me imagine una hoja llena de rayitas, y me detuve intentando definir más aspectos de mi elefante le di mas tiempo a esa imagen, tanto así que llegue a imaginar mi elefante con un copetín rosado… entonces mire el reloj y faltaban largos 4 minutos, … y me dije: la hoja llena de “n” rayitas.

    Decidí levantarme e intentar hacer algo que me apartara de la pantalla, deje la agenda y el lapicero sobre la mesa y como se acercaba la hora del almuerzo, aliste a mi bebé en su coche y lo que necesitaba para salir a la huerta y tomar algunas verduras.

    Puedo asegurar que no volvió esa imagen a mi mente… me sorprendió incluso pasados mucho más de cinco minutos, el haberlo olvidado y sólo recordarlo cuando volví a sentarme frente a la computadora. Me reí al ver mi agenda, no lo creía!

    Al terminar de leer el post, lo entendí y recordé también una de las herramientas dadas por el moré en un post de esta serie del ego.

  13. No recuerdo las palabras exactas, pero un primer paso para vencer al ego, luego de reconocer nuestra impotencia, es sumirse en ella, dejarse llevar por la impotencia, hacerle ver a nuestro Ego que ha ganado, y dejarlo que saboree su victoria… bueno me di por vencida casi que arrancando!

    Saben amigos, actuar siguiendo estas recomendaciones me ha ayudado no sólo para quitar una imagen inofensiva de mi mente, sino para conocerme, re-conocerme, entender mi potencia y mis impotencias, incluso entender al ego de otros, hay tantos ejemplos… tantos.

    El ego no acaba de sorprendernos, pero siempre hay alternativas para reconocerlo, y disminuirle, seguir ejercicios como este, leer, y releer las publicaciones acerca del Ego, anhelar ser libre y reconocerse tal y como somos, y desde nuestra condición amarnos y amar a nuestro Hacedor, ha sido un bello transitar en este hogar… que quisiera que más se atrevieran a unirse.

    Muchísimas gracias, Moré,

    muchas, muchas gracias!!! Que sea un año muy bueno para usted y para este hogar.

  14. uriel querido, la querida eli le ha dado respuesta, me parece.

    eli apreciada, sale un post con sus dos comentarios? se anima? espero q quiera y pueda!!!

    para los demas, como se vincula este post con el noajismo? seguramente q los q estan adictos a la religion diran q en nada, pero a los q tienen la mente clara y el corazon limpio pronto daran respuesta espiritual.
    espero aqui

    cariños

  15. Cómo se vincula?
    Para disfrutar a pleno del noajismo no precisamos desgastarnos en referirnos a lo malo de lo religiones, eso tiene su lugar, pero no deberia ocupar un alto porcentaje de nuestro tiempo. La mejor manera de ser noajida a pleno no es deseando «no quiero ser más idolatra», «no quiero tener nada que ver con las religiones», la forma más adecuada es pensar en «quiero ser noajida a pleno», «quiero usar todo el potencial de mi identidad espiritual», «quiero vivir noajicamente», «quiero alcanzar un noajismo puro».

    Va a ser dificil para algunos ya que aun existe la tendencia a creer que se es más noájida cuando más elementos judios añado a mi vida. ERROR. No es es más espiritual, ni más noajida, ni se está más cerca de Dios por echar mano de lo ajeno.

    Por aqui en mi ciudad un grupito cometió el GRAN ERROR de tirar su dinero pagando una conversión reformista. Los que en otrora fuesen evangelicos, mesianicos, noajidas, hijos de adan, ahora se creen la mentira de que son judios. Son ellos un claro ejemplo de quienes siguen pensando en el elefante rosado con el borracho sobre él.

    Noajismo puro!

  16. ¿Cuál te parece que es la expresión que más ayuda a tener el control apropiado (en lo que puedes) en tu pensamiento?

    Así es la situación y la acepto, me relajo totalmente mientras ya estoy accionando gustosamente «lo apropiado» con todas mis fuerzas y eficacia.

  17. Adicional, en el ejercicio del elefantito la verdad me imagine una hoja llena de marcas jajaj obvio.

    Esta dificil no hacer marcas en la hoja.

    Pero despues de reflexionar pude vencer y me ayudo la frase que anteriormente escribi. Me ayudo muchisimo.

  18. Mi hoja tuvo tres rayitas….. Primero porque me costó muchísimo imaginarme un elefante rosado con un ebrio encima, seguí la instrucción de hacer otra cosa por unos minutos: lavé unos vasos que eran Verdes……Después me senté a ver el reloj por cinco minutos….. Pero no se debe a que pueda controlar mi mente, sino que suelo olvidarme cosas muy a menudo.
    También pueda deberse a que como resultado de mi enfermedad (bipolaridad tipo 2) y de mis casi dos años de tratamiento aprendí a parar esos pensamientos que no nos dejan dormir, dándoles un corte guardándolos en un cajoncito como dice el moré.

    Y en lo que se refiere al noajismo mejores palabras que las de Jonathan no encuentro.
    Besos

  19. Ah me olvidaba Ale, cualquier duda que tengas, cualquier momento en que precises una mano, ya sabés donde vivo, tenés mi tel, mi mail. NO DUDES EN CONECTARME.
    Te quiero amigo.

  20. More gracias por la lección.

    17 rayitas fue mi resultado final, el pretexto seria que como nos dijo que no pensáramos en ello pues necesariamente tendríamos que pensar en ello, el intento de bloqueo hace recordar lo que se quiere bloquear.

    Por un momento pensé que sería bueno ignorar el pensamiento cargado de emoción,
    es decir surge el pensamiento la idea que incomoda, entonces no hacerle caso y punto, pero tiene razón es esconder la mugre debajo de la alfombra porque esta uno pendiente si efectivamente se ignoró o no.

    Me parece muy acertado el método que plantea no ignorar sino darle su atención saber que está ahí después proponer en positivo y ejecutar, no negamos que ahí están los pensamientos cargados de emociones pero en lugar de hacerles caso y darles demasiada importancia nos enfocamos en hacer algo bueno.

    Creo que después de todo la parte primitiva de nosotros utiliza esas manifestaciones para ejercer su dominio sobre nosotros, el ego ejerce su dominio a partir de ello, en principio surge el pensamiento luego motiva la emoción y como no sabemos actuar de otro modo accionamos desde las herramientas apestosas del ego.

    Como el ego equilibra el libre albedrio no lo podemos extirpar, entonces seguramente que estas manifestaciones seguirán teniendo sus apariciones, sin embargo Dios mediante y con un poco de ayuda de nosotros las pondremos poner en su lugar respectivo al igual que al pequeño niño interior que todos llevamos dentro.

  21. Es un excelente método creo que podría perfeccionarse para dar mayor empuje al individuo, no sé como pero creo que podría ser.

    Ya por ultimo solo quiero hacerle una pregunta para aclarar y confirmar algo

    Tenemos la tendencia negativa el ego y la positiva el deseo de hacer el bien, para que exista el libre albedrio debemos tener las dos, ambas deben de estar operativas en nosotros para que exista el libre albedrio, ahora ¿es posible que el enorme caudal de energía que llevamos dentro pueda ser canalizado en su mayor parte hacia el bien?

    Muchas gracias por estos excelentes ejercicios para entrenar el pensamiento y fortalecer el espíritu, abrazos.

    Fíjese que estaba precisamente buscando pensando en un tema para escribir pero nomás no nada me llegaba, ahora ya tengo tema para desarrollar gracias.

Deja una respuesta