Ser noájida y compartirlo

Ser noájida es ser persona, uno que integra el 99.98% de la población mundial, es decir de los humanos que no son judíos.
En sí es un sinónimo de gentil, o miembro de las naciones del mundo.
No hay una clasificación particular para los “noájidas ortodoxos”, o “noájidas renacidos” o cosas por el estilo.
Ser gentil es ser noájida.
Sin embargo, por cuestiones que no me quedan muy en claro, se suele usar “noájida” para referir a aquel que es consciente de su identidad espiritual, así también como aquel que es leal al Eterno por medio del cumplimiento de los Siete Mandamientos para las Naciones.
Es como si “noájida” se aplicara a un pequeño grupo, a aquel que está en sintonía con su esencia espiritual, cuando lo cierto es que toda persona no judía es por derecho de nacimiento “noájida”.
Pero bueno, de acuerdo al uso un noájida es aquel consciente y coherente en su conducta con su identidad espiritual.

Recuerda, un noájida "completo" es consciente de su identidad espiritual y activo en ella, pero todos los gentiles son por derecho noájidas. Quizás no lo sepan, no lo crean, no se comporten de acuerdo, opinen diferente, pero noájida es lo que eres cuando no eres judío.

La voz noájida es la forma castellana de decir “ben Noaj” (bat Noaj para mujer, benei Noaj en plural), que en hebreo significa “hijo de Noé”, tal la manera tradicional judía para mencionar a los gentiles leales al Eterno.
Así pues, noájida no es un palabra moderna, sino una castellanización de un término tan antiguo que se pierde en los orígenes de la civilización.
Moderno es el concepto de constructor de Shalom, aunque tiene sus raíces en lo más profundo y sagrado de la Tradición.
Porque la persona espiritual, la persona equilibrada, necesariamente debe ser un constructor de Shalom en todo momento, d dentro hacia fuera.

Pareciera ser que también en el pasado surgía dificultades para indicar a aquellos noájidas conscientes y coherentes, por ello se les solía señalar a éstos como “gentiles piadosos”, “gentiles justos”, gentiles reverentes del Eterno”, entre otras denominaciones que apuntaban a lo mismo: la consciencia y lealtad del gentil a su destino sagrado, de servir al Eterno de acuerdo al camino noájico, el de los Siete Mandamientos Universales.

Como paralelo para comprender lo de los nombres te comento que a los judíos en su origen se los llamó “benei Israel”, “hijos de Israel”, porque eran todos descendientes de un señor cuyo nombre era Iaacov/Israel.
Todo judío, creyente o no, observante de los preceptos o no, leal o no, coherente con su esencia espiritual o no, es un “ben Israel”. A los que se comportan en sintonía con su esencia espiritual se les puede decir “judío piadoso”, “judío justo”, judío reverente del Eterno”, y con el craso y absurdo nombre de “religioso” o también errado de “ortodoxo”.
Recuerda, la religión siempre es EGO, que es lo contrario al AMOR, que es lo no espiritual.

En cuanto a la actitud que un noájida ha de tomar con respecto a difundir su identidad, es un tema largo para exponer, pero permíteme darte mi idea sintetizada en pocas líneas.
Por ser breve, seguramente dejaré cosas de lado, tampoco pretendo que sea la verdad revelada, sino mi idea basada en años de trabajo y experiencia sobre el asunto. Pero a la hora de la hora, hay dos hechos que no puedo modificar:
1- Nunca fui de ninguna religión ni tengo familia en religiones, así que no sé qué es eso, como se siente, qué se sufre.
2- Cada uno puede hacer lo que puede hacer, sin aspirar a la vida de otro, pero tampoco a satisfacerse con lo mínimo o escaso. Cada cosa en su tiempo y lugar.

Ahora te cuento que mi idea es que el noájida debiera (si puede) conversar de noajismo, compartir, difundirlo, hacer proselitismo (en el exacto sentido de la palabra, según la Real Academia), pero no ejercer presión, ni amenazas, ni violencia, ni engaños, ni astucias, ni… toda “alma que se consiga” por medios oscuros, es otro siervo del EGO que sigue esclavo de la mentira. Por más que por fuera acepte la postura, seguirá siendo el mismo por dentro. Habrá mucho más dolor, excusas, magufadas, pero poco de lo que es bueno y de bendición.
El compartir que sea con respeto siempre, respeto por uno y respeto por el otro. Llegar hasta donde se puede llegar, admitir que el otro piensa, cree, siente, opina tal como lo hace y no por ello debemos demandarle que cambie, que vea como nosotros vemos. Todo a su tiempo. Con paciencia, con verdadero amor. Unir, amar, y no ser un cómplice del EGO.

Mira lo que te digo ahora. Con el pastor, con el clérigo religioso que difunde el error, también  hay que tratar de ser respetuoso, no todos los pastores son malandrines o mala gente e incluso hay muchos de ellos que precisan de esa mano amiga para salir del estiércol del EGO. Siguen siendo clérigos del mal porque no saben, no pueden, hacer otra cosa; porque tienen miedo; porque están tan aprisionados que también precisan de comprensión y ayuda amorosa y no del rigor y la severidad del fanático.
Una palabra dulce, una palabra de aliento, un palabra bondadosa seguramente te gana más amigos y abre más puertas que la queja, la amargura, el rencor, la avaricia, el encono, la desvergüenza, la ofensa, etc.

Pero con el enemigo, con el traficante de la fe, con el terrorista, con aquel que a sabiendas actúa maliciosamente, o que se entrega al mal y provoca daños (consciente o no) no se puede ni debe ser blando, pero tampoco injusto. La justicia ha de primar siempre, porque ESA es LA bondad real para con el que no se puede ser bondadoso.
Todo tiene su tiempo, también la dureza, también el imponer la autoridad por medio de la fuerza, siempre y cuando sea la opción necesaria.

Eso creo, tú lo evalúas y actúas según tu parecer.

30 pensamientos en “Ser noájida y compartirlo”

  1. El consejo suyo Moré y del Profe nos ha ayudado mucho. De hecho no sé si seré solo yo pero espero con ansias las tardes de tertulia de sábado por la tarde. Ayer la pasamos genial. Nos hizo falta una amiga que tuvo que trabajar pero creo que las mejores cosas en la vida están ahí no más, buen café, sabrosa comida y excelentes amigos para tertuliar.

    También discutimos un poco acerca de los posts recientes y nos hemos divertido y aprendido de nosotros y del mundo. Cada día que pasa uno se da cuenta qué tanto hay por aprender pero el ambiente que se respiró ayer fue tan agradable que un amigo dijo, «wow, esto que estamos haciendo me tiene realmente emocionado.»

    No ocupamos de máscaras ni de noajudismos, ni… Simplemente personas normales hablando y compartiendo sin segundas intenciones. Eso es noajismo!

  2. Exacto, ¿por qué es tan difícil comportarse como persona normal? O sea, me hubiera gustado que hubiesen estado allí durante la reunión de Coordinación que tuvimos por la tarde. Había paz y armonía y de paso estamos ayudando a los pequeños negocios porque es una pequeña cafetería cercana a la Procuraduría General de la República y tiene muy buenas meriendas. No ocupamos de judaismos, fORajidos, etc., para pasar un rato ameno y compartir.

  3. Un texto muy claro, ¿la gente que es manipulada por su dios interior lo llegará a aprehender?

    Por cierto, no quiero contradecir el artículo del Moré . Pero, creo que sí existe una clasificación: Noájida resentido. ¿O no sé qué piensen ustedes?

  4. Creo que a lo segundo Moré, porque está resentido de su herencia. Es el que se queja del por qué tiene que cumplir nada más 7 simples preceptos, y quiere ir más allá porque según su corazón así lo desea. ¿Los conoce? Yo a todos ésos que los tenía en mi ‘face’, mejor los quité de mi lista. No sé si hice mal, pero realmente no tienen idea de lo que es el noajísmo, ¡y mucho menos de judaísmo!

  5. son pobre gente, se odian a si mismos, pero por no querer aceptarlo odian a los demas, especialmente a aquellos q pueden señalarles su vicio.
    de hecho se disfrazan de lo q odian: judios.
    son noajudas, pq odian su esencia noajida y odian la esencia judia.
    puede resultar una idea compleja de entender al principio, pero no lo es…
    mirelos, y vera q detras de tanta adoracion a lo judio, realmente estan llenos de antisemitismo… ni bien pueden lo dejan salir con toda violencia.
    y asi pasa tbn con las otras cosas q odian… mirelos, observe, no juzgue, solo vealos…

  6. Eso es cierto, guardan un extraño odio a lo judío. Realmente no sé la causa, ¿envidia? Quizás. Y claro, estaré atento, posiblemente haya una enseñanza, o no.

    Un abrazo.

  7. conocemos a varios asi, no profe jona?
    los eternos disfrazados de judios, los eternos pendienets de los judio, pero q odian, odian profundamnete a ellos mismos,a Dios, a lo sjudios…
    cosas del EGO… pobre alfredo…

  8. si felipe, la gente de costa rica q se hace pasar por iluminados noajudas son uno de esos q evidentemetne tienen problemas emocionales variados… pobres diablos.
    seria bueno rescatar a los q estan alli hundidos…

  9. De acuerdo moré… muchas gracias por éste post!!!

    «Ser noájida es ser persona», creo que aquí se resume todo para mi,

    el problema es que quizás muchos ignoran lo que es «ser persona», y se convierten en lo que su Ego les hace creer, cada vez que les ofrece esas máscaras que le hacen creer que es, cuando en realidad ha dejado de ser para asumir un papel en la gran obra que muchos optan por actuar «la obra de sobrevivir» y no la de vivir.

    Ser noájidas, es ser auténticos, es reconocerse en su justo valor, no esconder, no tapar, compartir si, respetar también, y aprender a exigir respeto, porque sabemos que somos tan valiosos, como el otro…

    Ser noajida encierra mucho más que el sonido de una simple palabra, que incluso el diccionario ignora, pero que se halla presente en el alma que solemos acallar, para ir en post, del Ego.

    Un abrazo!

  10. Me imagino que la idea de dejar atrás lo religioso para ser personas, gentiles justos, es cómo salir de un set de Hollywood para ir al campo, salir de los escenarios pintados, de los falsos entramados de cartón, dejar atrás la tramoya y la escenografía , olvidarse de los sonidos sintéticos, y las luces de neón que dan la sensación de paisaje, de naturaleza y de contexto ficticio, para ir a lo natural, al verde de las praderas, al agua transparente de los riachuelos, a percibir el olor de las verdaderas flores y recibir la luz y el calor del sol, es volver al origen, a la simpleza de la vida y a las obligaciones básicas y livianas que de algún modo están escritas en lo profundo de nuestro ser.

  11. bonita imagen idilica querido curioso… lastima q la mayoria regresa a actuar falsas vidas en escenarios…
    lastima…
    q mas podemos hacer?
    mostramos el camino, damos la chance… no podemos escoger por otros

  12. Me gusto mucho el texto… Tal vez pueda resumirlo con una de mi amigo Felipe. Pero antes de la frase, el resumen: Nacemos sin sentimientos negativos, vengativos o autodestructivos. Es decir, no nacemos odiando. Lo unico que tenemos es nuestro EGO para sobrevivir en la indefensión natal.

    Nuestro estado es puro; libre de toda mala intención; nadie nace para ser un hombre malo. Nadie crece odiando o experientando sentimientos vengativos o autodestructivos. Creo que hasta con cierta conciencia de justicia, pues no hacemos juicios en el pensamiento sobre nadie; ni evaluamos comportamientos. No sopesamos si alguien tiene un status social mayor o no.
    Es decir, se nace siendo hasta cierto punto, un gentil «piadoso», que tiene sanos sentimientos y que experimenta justicia. Eso es lo normal.

    Lo anormal es lo que ocurre a futuro; el encadenamiento religioso, ritual y la suplantación de identidades por la falta de una propia, es decir, el señorío del EGO para que su huesped busque poder.

    ¿por qué es tan difícil comportarse como persona normal?

Deja una respuesta