5 pensamientos en “El consejo diario 139”

  1. Me he quedado muy mal con todo lo sucedido, Primero por haber permitido la duda en alguien que me tendió su mano en un momento en el cual, él estaba pasando por una pérdida grande en su vida. No puedo dejar de pedirle perdón Yehuda públicamente, Si uno puede tropezar y levantarse y aprender de ello, pero el hacer sufrir a otro no lo arregla esto.

    Ayer de mañana me había levantado, a pesar de las circustancias que paso, con ánimo porque sentía que mi vida tenía un andar diferente, sentía la libertad de vivir en el D-S que me ama y dí gracia al Eterno por la gente que he conocido acá y les digo, que no podía creer que hubiera gente que podría amar y comprender desde la misericordia que tiene D-S para con nosotros. Estaba contenta.

    Luego se fue complicando el día, con los problemas, y ya caí en mi ánimo, hago un esfuerzo cada día para subir un escalón a esa escalera que bien mostró en una oportunidad Andrés, creo. Todo, a mi modo de ver, terminó mal. Soy muy suceptible si he perjudicado a una persona que quiero y una parte de mi queda dañada. Pero eso no es lo importante, a pesar de mi tropiezo, error, confusión como lo quieran llamar, quiero decirles que este es el camino que escojo. Como me decía Nidia, yo debo elegir mi propio camino.

    Elijo este, Moreh Yehuda, elijo hacer el bien, elijo buscar la paz, elijo llevar una vida digna de una hija de D-S, eso no me lo puede quitar nadie. Me cuesta levantarme, estoy dolida pero debo aprender y tomar esta decisión, en libertad, nadie sabe lo que significa en mi vida. Todo mi respeto a ud. Moreh Yehuda y gracias por sus esfuerzos, por su tiempo, por su paciencia, por respetarme. Shalom.

  2. Gracias, por responderme. He leído todo lo que me ha indicado, muy claro el tema y justo para el momento, los digo por asuntos que tengo pendientes, hay momentos que me cuesta pedir perdón y sentirme perdonada. 

Deja una respuesta