De miles y enios

Varios métodos encontramos dentro del cristianismo para mantener en sumisión y en letargo a sus seguidores, el miedo, la incertidumbre, el misterio etc etc. Teniendo en cuenta los tiempos que corren, el tema escatológico parece tomar mas fuerza cada día. Anuncios de que el mundo se acaba, horribles descripciones apocalípticas, desde destrucciones por energía nuclear hasta virus que convierten a los humanos en pobres zombies sin voluntad, catástrofes naturales y también como no podía faltar, cosas extrañas provenientes del espacio exterior. Cada cual que elija, hay para todos los gustos y deseos. El tema escatológico no nace ahora, durante los dos primeros siglos la postura de los padres de la iglesia era escatológica. Existe un pasaje en la Didache que dice «»» Acuérdate, Señor de tu iglesia…recogerla en santidad de los cuatro vientos a tu reino que has preparado para ELLA»»». Solo que se dan otras condicionantes para que los listillos de siempre se aprovechen y se hagan así su agosto. El miedo, sentimiento que todos estamos libres para experimentarlo, te deja adormecido, semi paralizado, a merced de quien desee manipularte. Es necesario no caer en ese circulo agobiante y cruel que acaba por someter al ser humano convirtiéndolo en un pobre autómata.

El libro escatológico por excelencia es El Apocalipsis, el cual los exegetas y teólogos acompañan con peregrinas interpretaciones del libro de Daniel, el soñador de sueños que no profeta. Las conclusiones a las que llegan pueden resulta ambiguas, contradictorias y porque no, estúpidas. De lo que se trata es de atemorizar al personal.

El concepto de un Mesías Rey, que gobierna al mundo con vara de hierro y basándose pura y exclusivamente en la Torah entregada en Sinai es exclusivo del pueblo judío o del judaísmo, practica o modo de vida basado en una completa obediencia a Dios y buscar como se le puede agradar mas. No es una religión, no es un sistema que busca una salvación, y menos asustar a quienes observan sus practicas. Muy por el contrario el cristianismo, en su gran vertiente Católica Romana, y en la de su hija abortiva, el Protestantismo, se han rodeado de una aureola de misterio, y de doctrinas y revelaciones que solo pueden ser entendidas por aquellos que » oyen y entienden «. » Doctores tiene la iglesia «, decía la curia romana cuando se veían ante algún dilema doctrinal que no sabían o no querían explicar, » Ungidos e iluminados «, posee ahora el protestantismo, seres especiales que han recibido lo que al resto de acólitos le esta vedado, pues no han desarrollado sus ojos espirituales y ven todo con los ojos de la carne. Uno de los grandes exponentes y teólogos del protestantismo  evangélico sostiene que » por encima de todo el interprete debe recordar su necesidad de depender del ministerio del » Espíritu Santo», ministerio de un espíritu tan variado que logra que facciones evangélicas se enfrenten entre ellos por interpretaciones diametralmente opuestas dadas supuestamente por el mismo «espíritu». Para comprender un poco mejor el tema escatológico, nos iremos atrás por el tiempo, allá por el primer siglo, y llegaremos hasta el «gran iluminado padre de la iglesia, Don Agustín de Hipona». Básicamente y resumiendo, en lo concerniente a los últimos tiempos existen tres posturas o escuelas: el premileranismo, el postmilenialismo y el amilenialismo, palabras que pueden resultar en un trabalenguas, como la mayoría de las doctrinas cristianas, que mas que trabalenguas, traba mentes.

Este debate parte de la interpretación del capitulo 20 del Apocalipsis, de como y cuando transcurrirán esos tan mentados mil años, con el concepto mesiánico robado al judaísmo. Por un lado el premilenarista sostiene que este periodo sera inaugurado por la venida en gloria de su falso mesías, quien derrotara a sus enemigos y neutralizara a Satanás. También interpretan que serán mil años literales. Hay dos grupos, el histórico y el dispensacionalista, el primero sostiene que la iglesia pasara por la gran tribulación y no diferencia entre Ysrael y la iglesia, al contrario de los segundos quienes si diferencian a Ysrael de la iglesia y sostienen que la iglesia no pasara por la gran tribulación pues sera arrebatada al cielo. En este viaje interestelar no tienen billete ni los judíos ni los gentiles justos, así que por favor no preparéis vuestras maletas porque nos quedamos en tierra. El premilenarismo fue la posición tomada por la gran mayoría de los padres apostólicos, basados en su esperanza de no pasar por el horrible fuego de la gran tribulación.

La postura postmilenialista dice que el reino  sera una resultante de la evangelización del mundo y que los mil años no son literales, sino un periodo de tiempo largo e indefinido. ¿ Desde cuando la iglesia se dedica a la tarea de evangelizar al mundo ?, pues vaya, según estos señores si damos un vistazo a la historia del pobre mundo mientras ellos han estado y están evangelizando, que pobreza de reino ¿no?, el reino de la guerra, de la devastación, de la inmoralidad tanto laica como religiosa, de la corrupción tanto laica como religiosa y así podríamos seguir dando ejemplos por varias lineas. Ahora veamos que nos dice la ultima posición, la amilenarista, sus bases están en el sistema diseñado por Orígenes de Alejandría. Este padre apostólico  discípulo de Clemente, adopta una posición alegórica de interpretación, creyendo en la inspiración de las Escrituras pero sosteniendo que solo la interpretación alegórica puede proporcionar un significado verdadero de los textos. El adoptar esta postura fue mas bien por motivos apologéticos, para conciliar la Fe de las Escrituras con la filosofía helena. Aunque este método no logro impresionar a ningún pagano griego. Los paganos entre ellos como que no se impresionan muy fácilmente….»ladrón que roba a ladrón, pagano que engaña a pagano». A todo esto Agustín de Hipona a quien se empeñan en etiquetar de santo, ampliamente reconocido por católicos y protestantes (cosas de familia), desarrolla la postura amilenarista, mas que por motivos exegéticos por motivos de moralidad. Recordemos que los premilenaristas se iban al cielo para no pasar por la gran tribulación, y mientras esto ocurría en la tierra ellos disfrutan en el cielo de la gran fiesta llamada «las bodas del cordero». Agustín escandalizado por esto dijo: » dicen que los que son resucitados gozaran un festival del mas inmoderado disfrute carnal, en el que la comida y la bebida serán tan abundantes que no solo no habrá limite de moderación sino que también sobrepasara todas las barreras incluso de incredulidad, todo eso puede ser creído por los de mente carnal. Los que tienen una mente espiritual denominan a los que creen esas cosas, en griego, chiliastas, y podemos traducirlo al latín literalmente como milenarios «.

El «santo» Agustín no veía con buenos ojos (carnales), esa postura, sino que lo hacia con los espirituales, cabe acotar que según Jerónimo (no el jefe apache, no confundir por favor), el premilenarismo era equivalente a judaísmo, por lo tanto era menester desechar esta postura. Según su interpretación, en vista de que los premilenaristas  sostenían que Ysrael seria restaurada con Yerushalaim como su capital, esto equivale a enseñar judaísmo. En su obra De Civitate Dei, enseñaba Agustín que el reino era equivalente a la era de la iglesia, postura que fue abrazado por la Iglesia Romana como por los lideres de la Reforma del siglo XVI. Además enseñan que el reino de Dios esta presente por medio de su cristo que gobierna al mundo por la palabra y su espíritu. Auguran una era futura de gran gloria y perfección, pero mientras tanto, y ya van mas de mil años, con esta creencia sumada a la de que el Papa es el representante de cristo-mitra en la tierra, la jerarquía eclesiástica ha sabido emplearlo para por lo menos justificar que son ellos y solo ellos lo amos y dueños de las almas de los hombres. Han emprendido Cruzadas, Inquisición, matanzas y otras terribles acciones, basándose en una posición que los coloca como representantes de Dios en esta tierra, e implantada por alguien a quien ellos consideran santo. Realmente algo deleznable, pero así lo han hecho y lo seguirán haciendo, mientras haya personas dispuestas a enterrar su capacidad de razonar e investigar, que no deseen salir de su lamentable estado aborregado para decir NO Y BASTA a la mentira que tan bien instrumentada, nos han hecho creer. Un renombrado teólogo protestante sostiene en una de sus obras, que los «santos reformadores» no descubrieron todas las nuevas verdades escondidas en las Escrituras, sino que esta es progresiva, y las generaciones futuras de hombres espirituales verían nuevas enseñanzas dadas por supuesto por la dirección del espíritu santo. Quiera el Eterno y Todopoderoso Dios librarnos de los descubrimientos espirituales de las nuevas generaciones de iluminados, pues basta para que uno reciba una visión de aniquilación hacia los que no sostienen sus doctrinas, e imaginaos la que puede venir, o mejor no, tratemos de no imaginar nada y vivir nuestras vidas acorde a nuestras respectivas y honrosas identidades, el judío por un lado, y el noajida o gentil justo por otro, cada cual cumpliendo con esmero su parte para construir SHALOM en este pobre y caótico mundo.

 

3 pensamientos en “De miles y enios”

  1. Gracias Charlie! Bueno qué dicha que me voy ahorrar el dinero del viaje interestelar, pero lástima todo ese dinero botado en esas clases para aprender a tocar arpa. Nos dejaron sin tiquete y eso que en el cielo (será raso porque no creo que haya otro) le piden a uno estar en el libro de la vida. Me imagino que ahí es donde uno hace la reservación y luego le mandan el tiquetito para el viaje a las estrellas.

    De veras que William Chatner se quedó corto con la saga interestelar, estos cristianos no son mitólogos sino mitófilos.

Deja una respuesta