Resp. 171 – Recomponer y crecer

Hola Lic. Yehuda Ribco, le agradezco mucho su atencion a dar respuesta a mi pregunta y pues que Dios le bendiga siempre.
He captado todo lo que usted quiere que empieze a hacer; y me gusta todo esto, pues aparte de que es nuevo para mi; pero deje le digo una cosa me siento libre, me siento liviano como si me hubiera quitado Dios un peso de encima (yo creo que si);
lei sobre el diezmo y creo que en estos momentos tuviera una gran cantidad de dinero a mi disposicion, por todo lo que di, en fin estoy mas feliz por ser libre lo demas no me importa ya ni me pesa pues Dios me ha rescatado a tiempo, pues sigo con vida para algo.
mi pregunta es sobre lo ultimo que me escribio, como hago o le hago para que mi familia ahora me crea pues yo mismo fui quien los conduje a la idolatria y ahora pues tengo que decirles que yo ya no creo mas en jesus, siento un poco de temor pues lo primero que diran es “a que estamos jugando”?
le pide me oriente mas o menos como debe empezar en esa area.
Dios me lo bendiga siempre y SHALOM por siempre.
Roberto, EUA

Bienvenido y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Pongamos un ejemplo.
Usted fue ingenuo y compró una navaja que hacia el café, limpiaba la casa, sacaba a pasear al perro, le rascaba la espalda, le daba alas, y lo hacía santo… todo eso cambio de nada… o de todo, porque estaba dejando de lado el adquirir y hacer aquellas cosas que en su vida realmente precisaba.
Compró un inútil espejito de colores a precio de oro y joyas.
Malgastó su diezmo en beneficiar a piratas y ladrones, en apoyar obras de corrupción, en que se continúe vendiendo esa estafa inmensa.
Para peor, vaya uno a saber el porqué, usted mismo «regalo» esa navaja multiuso mágica a la gente de su familia, a sus amigos, a los que estaban a su alcance.
Se convirtió en socio inconsciente de los piratas, por tanto era también un pirata.
Fue estafado pero al mismo tiempo participaba estafando a otros, llevándolos a la peor de las corrupciones, a la ajenidad con su identidad y con el Eterno.
Terrible panorama, si lo vemos con ojos objetivos, imparciales, justos.
Un paisaje de terror profundo, mortal, eterno…

Ahora, de repente, vaya uno a saber cómo, despertó.
Vio que entre sus manos había una navajita inútil, pobrecita, innecesaria, herrumbrada, viciada, contaminante.
Esa maravilla que le prometieron los piratas, era todo lo contrario.
No le facilitó la vida, sino que la complicó y la convirtió en un pozo oscuro y fétido.
No el compró una parcela de gozo en la eternidad, sino que lo sometió a esclavitud, a vicio espiritual, a un futuro tenebroso en la Posteridad.
Porque, la herrumbre de esa mala herramienta era tóxica, lleva enfermedad al alma, perdición.
Detrás de la máscara alegre de «salvación», realmente hay una espantosa mueca de PERDICIÓN.
Porque, todo aquel que reniega del Padre para ir detrás de falsos dioses, falsos salvadores, está cavando su propia fosa espiritual, su cárcel «infernal».

Pero, usted despertó.
Vio su vida manchada, se vio burlado por los piratas, se sintió estafado, mentido, robado, burlado.
Quiso salir de allí, y de pronto encontró la salida… el noajísmo, ser fiel al Eterno, andar por la Buena Senda, ser miembro activo de FULVIDA…
Encontró que es un hombre y no una oveja.
Encontró que es hijo de Dios, y no un esclavo a las religiones.
Se encontró con Dios, y se encontró por fin con usted mismo.

Ahora, a todos aquellos que usted entregó esa navaja mágica tan espantosa, ¿los dejará en error?
¿Permitirá que sus padres, hermanos, hijos, primos, amigos, etc. sigan creyendo que tienen en sus manos el mejor tesoro, cuando solamente tienen perdición eterna?
¿Quiere seguir siendo cómplice de la gran estafa, al callarse, con la excusa que sea?
Porque, mientras siga en silencio, estará actuando en complicidad con las sombras.

Una cosa es no estar seguro, tambalear, estar al borde de la recaída en el maléfico precipicio, situación en la cual usted debiera fortalecerse, incorporarse, andar para poder ayudar a otros.
Pero otra cosa es estar listo para ayudar, pero dar excusas para no hacerlo.

Así pues, cancele su oscuro contrato con el Mal.
Rompa esas ligaduras que lo siguen reteniendo en el papel de cómplice silencioso de la maldad.
Bote a la basura esa sucia herramienta perjudicial y dele una mano a los otros para que hagan lo mismo.

Tendrá oposición, lucha, obstáculos, vacilaciones, temores, complicaciones, pero está por la buena senda, de nada debe temer, porque en nada será avergonzado delante del Eterno.
Le recomiendo que tome muy en serio si papel de descontaminante, porque el Eterno le pedirá que rinda cuentas por cada alma que usted ayudó a extraviar.
Por eso, y por amor al prójimo, y por veneración al Eterno, póngase ya mismo en campaña de liberación de toda idolatría de Jesús.
No pierda más tiempo.
Funde una filial de FULVIDA en su ciudad.
Hable con la gente, prosiga viviendo una vida de justicia y bondad que es el mejor modo de predicar el sendero del Eterno.
Prepare una visita mía allá, para recorrer juntos hogares, educar a la gente, ayudar a otros a ser libres.
Tal vez el tema de su charla no debiera ser la mentira de Jesús, ni siquiera rozar temas de «religión», sino simplemente ser una persona íntegra, buena, justa, amoroso con su prójimo, de modo tal que acerque a los lejanos, borre divergencias y eventualmente podrá manifestar su firme creencia en el Eterno sin necesidad de colgados mediadores.
Aunque, en ocasiones es necesario ser frontal, directo, sin extender las cosas, pero siempre con amabilidad, sin agresiones, sin obligar a que otro entienda algo que aún no está preparado para entender.
Usted evalúe el mejor método, que siempre sea de construcción de Shalom y que no lo comprometa en complicidad con lo malo.
¿Está claro?

Sigamos caminando por la Senda del Eterno.
Sigamos siendo constructores de SHALOM.

Dios te bendiga, y que podamos ser constructores de Shalom.

Su apoyo constante nos permite seguir trabajando

Para enviarnos sus consultas

 

haga clic aquí.

Un pensamiento en “Resp. 171 – Recomponer y crecer”

  1. Shalom Roberto mi nombre es José Linares y resido en Venezuela lo felicito por el haber tomado esa decisión de escapar del mundo de la idolatría, donde lo que se ve es abundancia para pocos como los lideres de esos movimientos, mas miseria y ruina para muchos, que es lo que marca la diferencia y llama la atención, cuando El Eterno lo que demanda es tener una vida plena de satisfacción en este mundo, por lo tanto le recomiendo ser inteligente e invitar a la familia y amigos cercanos a reuniones para compartir sin tocar temas religiosos, solo temas de la familia y poco a poco les va hablando de la verdad haciéndoles ver la diferencia que se vive bajo esa prisión como es la religión y la idolatría, a una vida con plena libertad en el sentido amplio de la palabra saludos y Shalom.

Deja una respuesta