La guerra constante


CB037953


Todos nos encontramos a veces en situaciones embarasosas, deprimidos, con falta de ánimo cuando intentamos,  por así decirlo, ser buenas personas. Tenemos una mosca constantemente molestandonos, tentandonos, hablandonos con el pronombre «yo», etc. Saber identificar el mal instinto resulta fácil cuando se cumple los mandamientos y se lleva a la práctica el pacto que tenemos con nuestro Rey. Y se es díficil identificarlo cuando no se pretende mejorar. El sentirnos deprimidos, cuando queremos llevar una vida plena de servicio a D-os, es un indicio de que algo anda mal en nosotros. Resulta que juzgamos desfaroblamente, nos enojamos, calumniamos, y muchas cosas más que nos suelen pasar en el transcurso de los días. Pero…¿Porqué pasa esto?…

«Hashem, Elokim, formó al hombre…Génesis 2:7»

La palabra Vaiitzer -Formó- esta escrita con dos letras Iud, para indicarnos que D-os creó en el hombre tanto el instinto bueno como el instinto malo.

Entonces la respuesta a nuestra pregunta es que D-os mismo creó el mal instinto y con respecto al mismo nos indico:

«si no haces el bien tu falta yacerá en la puerta; su deseo (el deseo de tu falta) estará contra ti, pero tu podrás dominarlo… Genesis 4:7″

es decir,  el mal instinto nos provoca constantemente y D-os ya nos otorgó las herramientas necesarias, según las posibilidades de cada uno, para «dominarlo».

Cuentan sobre el Tzadik Rabí Elíezer de Dzhicov, que en su infancia fue sorprendido por su padre, el Tzadik Rabí Naftalí de Ropshitz, en medio de una travesura junto con otros niños de su edad. Entonces lo llevó a la biblioteca, donde lo reprendió por su desmesurada inconducta.

– ¿Qué puedo hacer papá – planteó el pequeño Eliézer – contra mi tendencia instintiva, que constantemente me incita, como ahora, a cometer travesuras en exceso?

– Justamente – le replicó su padre – debes aprender de ella. ¡Observa el empeño y la fidelidad con que tu tendencia instintiva cumple su misión de tentarte!

– ¡Qué comparación! – respondió exaltado el niño -. La tendencia instintiva puede cumplir perfectamente su función, porque no sufre el acecho de otra tendencia negativa, contraria a sus intereses, que procure reprimirla para impedirle lograr su cometido. En cambio, en cuanto al hombre, indica el versículo: «Tu transgresión yacerá en la puerta»; la tendencia instintiva de transgresión no ceja ni por un instante en su afán de inducir al hombre a caer en su trampa.

Lo que aprendemos de esta historia es que tenemos una guerra constante contra nuestro instinto negativo.

Esta escrito: «Cuando salgas a la guerra sobre  tus enemigos… Deuteronomio 21:10″

No solo de guerras exteriores habla la Torá. El hombre tiene ante todo sus luchas internas. Y por eso el versículo emplea la expresión «Cuando salgas a la guerra sobre tus enemigos», para indicarte que en una lucha, cualquiera que fuese, uno tiene el poder de sobreponerse a todos los obstáculos, que obran como verdaderos enemigos, para alcanzar la victoria absoluta.

Seamos fuertes en la construcción de Shalom y en nuestra misión como Noajidas.

Saludos!!!

3 pensamientos en “La guerra constante”

  1. Es totalmente cierto este texto y me identifico con el, pues la verdad siempre se le hecha la culpa a satán de nuestros actos negativos, pero la verdad tenemos nuestros propios instintos negativos y no podemos pasarnos toda la vida hechando la culpa a los demás o a satán. Realmente nuestro mayor reto es dominarnos a nosotros mismos, dominar nuestros impulsos y emociones negativas, Hashem, Bendito Sea, nos da la fuerza y la capacidad para lograrlo. Debemos ser constantes y no doblegarnos pues altibajos siempre va haber. No tengan miedo de caer en el mismo error, pues una vez identificada la situación y causas que condujeron a errar, se debe trabajar con fuerza para no volver a la misma situación. Pues errores habrá siempre y no siempre los mismos. Seamos constantes y dejemos a lado nuestro ego, de quien sabe más que el otro, pues hay varios tipos de inteligencia, cociente  intelectual, inteligencia emocional, inteligencia física, inteligencia espiritual. Siendo la más importante la inteligencia espiritual aunque unos la han trabajado más que otros(desarrollado), pero eso no significa que nosotros no podamos tener un crecimiento espiritual, solo que debemos ser más tolerantes unos con otros, pues los que están más avanzados espiritualmente también han errado, solo que deben ser más tolerantes. Al final somos seres humoanos y no somos perfectos. Saludos.

Deja una respuesta