Principios para no ser destruí­dos por el antagonismo