Seamos optimistas y constructores, pero claros en la condena de «todas las idolatrías» de los noájidas adversos al Eterno -Exaltado Sea-.