Aprendiendo del lápiz

Con un pequeño lápiz puedes conseguir escribir grandes cosas, todo depende de tu actitud o cualidades que desarrolles en la vida. El lápiz es una herramienta muy poderosa, pero te permite hacer las primeras letras, de la misma manera que aprendista a caminar y ahora ya caminas y corres.

El lápiz es mucho mejor que la espada, encierra un poder muy grande que lo han tenido los mejores hombres de la humanidad.

Los lápices tienen un borrador o goma de borrar, que te permite corregir con suavidad los errores. El lápiz es un amigo al que debes imitar. Si tiene otros amigos que se equivocan, permíteles borrar o disminuir sus errores sin necesidad de romper la hoja en la que escribes.

Todos tenemos errores en la vida, el lápiz te permitirá borrarlos y dar otra oportunidad. Luego podrás pasar al bolígrafo que tiene tinta y es más difícil de borrar, pero nunca te debes olvidar del lápiz, tu primer compañero.

No siempre debes tener ocupado al lápiz y, al igual que él, que necesitarás sacarle punta, para estar siempre bien dispuesto a trabajar o hacerlo bien, implica alguna pérdida o sufrimiento. Para sacarle punta lo deberás desgastar, pero es parte de la vida que las cosas tienen un costo.

Siempre debes estar con la punta afilada, siempre deberás renovarte. Aun cuando te desgaste y poco a poco el lápiz se va quedando más pequeño, hasta lo último cumplirá su función. No es cuestión de tamaño sino de utilidad y calidad.

No interesa si los lápices sean de cualquier color, los diseños, materiales o su aspecto exterior. Lo importante es su interior. El grafito que lleva en su interior es lo que le da mayor mayor.

El lápiz es mucho mejor que la espada, encierra un poder muy grande que lo han tenido los mejores hombres de la humanidad.

De la misma manera, tu mayor utilidad está dentro de ti y dentro de cada cual. No te fijes en la envoltura exterior, fíjate si la persona es útil, si necesita que le saques punta, si el grafito es suave o duro y si es útil para dibujar planos de construcción o dibujos artísticos.

A pesar de que los trazos del lápiz pueden ser borrados, si tus trazos han sido bien guiados y los conservas, no se borrarán. Pero, te deja la posibilidad hasta el último de que puedas seguir corrigiendo tus trazos.

El lápiz te ha permitido escribir tus primeras letras y palabras, pero debe permitirte también dibujar y diseñar. Los mejores arquitectos y artistas usan lápices.

También tienes lápices de colores que te pueden llenar de alegría la vida, puedes diseñar lo mejor de tu vida a todo color. Todo lo que puedas hacer con un pequeño lápiz, dependerá de tus actitudes.

Sé tu como un lápiz y a la vez el que use el lápiz. Eso tal vez no lo entiendas completamente, pero, yo mismo sigo tratando de ser como los lápices.

Ahora, ya existen los lápices virtuales, es solo cambio de materiales, pero los principios son los mismos.

Sé tu como un lápiz y a la vez el que use el lápiz. Eso tal vez no lo entiendas completamente, pero, yo mismo sigo tratando de ser como los lápices.

3 pensamientos en “Aprendiendo del lápiz”

Deja un comentario