Archivo de la categoría: 6 Noajikids

Comunicación con gestos

Quería compartir con ustedes algo de mi corta experiencia como padre. No me creo el mejor pero he visto crecer a una pequeña maravillosamente y lograr tener una comunicación que no he visto en otros padres.

Con todo respeto a los activos papás que lean este escrito, sabrán lo maravilloso y apasionante que es, además de estudiar y aplicar mejores estrategias de crianza mediante uno va aprendiendo también a superarse.

En esta ocasión quería comentarles que me he dado cuenta que en momentos de tensión o berrinches simples, una buena técnica me ha sido mostrarle con gestos lo que ella debería hacer.  Es decir, gesticular lo que quiero expresarle, lo más claro posible, pero sin hablarle o sin que sepa a través de mis palabras que le estoy dando una instrucción. Eso al parecer la hace tener otra perspectiva, una que no es de alguien diciéndole qué hacer, sin embargo ella a ir comprendiendo el mensaje, realiza la acción, o puede que se niegue un par de veces pero la “simpatía mímica” le da un toque didáctico y no tarda en cooperar.

Muy útil a la hora que ellos con toooda su gran energía de vivir, no quieren irse a la cama no?

Pueden así pulir sus dotes artísticos aplicando una entretenida mímica, total no hay cámaras ocultas ni paparazzis que les muestren al mundo nuestras desfiguradas caras cuando se niegue unas 5 o 6 veces… jeje…

mimos1

 

 

 

 

 

 

Eso por ahora, debo hacerle dormir.

Saludos.

La Isla Magica part. 6

Al vencer a dragonair nos dirijimos a la tienda donde estaba el anciano, Salomon corrio hacia el:

-abuelo ¿¡estas bien!?-

-si hijo, de maravilla- contesto su abuelo

Al oír esto noah dijo

-¿abuelo?

Le contesto salomón

-Es mi Abuelo, asi que….

Pero antes de que salomón terminara la frase lo interrumpió su supuesto abuelo

-¡Su Abuelo! Y ustedes los niños de la profecia, asustaron a dos de los subditos del rey del Mal.

Dije yo:

-tal vez sea así pero eso no importa ¿Cómo fue que le hizo eso a dragonair? Jamás vi algo parecido-

-De la misma manera en que ustedes llegaron aquí y de la misma manera en que su amiguita es un duende, -y alegremente añadió- con magia con la magia de esta Isla

Guardamos silencio un par de minutos pensando en la magia de aquella Isla tan maravillosa.

-¿Quién es usted una especie de mago o algo así o solo el abuelo de salomón?- lo integorre de nuevo.

-¿Quién eres tu una niña o una hija de los 7 reyes y heredera de uno de los tronos y quien es tu amigo –señalando a noah- un rey o un guerrero o solo un niño que juega a pelear y a asustar a los súbditos del rey del Mal?

No pude responder a su pregunta así que formulo otra

-¿y quién es mi nieto un rey un príncipe un guerrero un sabio o solo un niño y añadió o tal vez todo?- Y añadió de nuevo-  pero no debe de haber duda alguna de que uno de ustedes no es heredero de estos 7 tronos, sino heredero de otro trono tal vez no aquí tal vez rey de otra especie no de humanos.

BUENO AMIGUITOS AQUÍ EMPIEZAN ESTAS AVENTURAS TAN FANTASTICAS QUE AQUELLOS JOVENES HEROES VIVIERON EN ESA ISLA.

PROLOGO

Estas aventuras de estos héroes tan jóvenes que tuvieron que hacerse responsables para poder superar sus pruebas y vivir, en especial los mayores: yo de 10 años noah de 9 y el rey supremo salomón de 10 años.

Islas tenebrosas

La isla magica part. 3

Que sorprendente fue lo que hizo el niño tal vez se lo pregunten esta bien se los dire, ese niño comenzo a girar su brazo y dentro del circulo que formaba el movimiento se empezaba a ver una especie de puerta que parecía y se nos imaginaba era a otro mundo.

-ahora me creen dijo el niño-

-si –le conteste

Pero me embargaba la duda de quien era tan extraño niño, asi que le pregunte su nombre

-¿Cómo te llamas? –

– Salomon – contesto

-¿Y cuantos años tienes?- le dije

-nueve – dijo el , y algo melancolico agrego

-pronto cumpliré diez-.

Mas tarde volvia interrogar a salomon

-¿En que país o continente estamos? – pero mi pregunta fue en vano por que Salomon nos trato de explicar que esa isla no existía en el mapa .

Minutos adelante nos comento

-es algo sorprendente que hayan llegado aquí –dijo –solo las personas como yo pueden lograrlo-

-¿Personas como tu?- Pregunto uno de mis compañeros

-si –contesto –hijos de los 7 reyes.

-¿Reyes ?, ¿cuales reyes?-

– se dice que cuando yo cumpla 10 años y los demás hijos de los 7 reyes regresen, todos nosotros ocuparemos los tronos por eso debo encontrar mis demás poderes y refinarlos-.

Yo pensé que ya los habia refinado asi que le dije

-¿Refinarlos? pero si acabas de abrir un portal a otro mundo solo moviendo tu brazo-

-si, pero solo lo hago por 4 segundos y no me doy idea adonde conduce este portal –dijo el -ademas no puedo volar, lo único que puedo controlar es una simple espada-.

Comenzo a oscurecer, habia llegado la noche y salomon nos llevo a su aldea, cuando llegamos pude notar que era un poco extraña, se sentia un ambiente desconocido, todos mis compañeros y yo dormimos en una especie de tienda que parecía estar hecha de hoja de platano gigante, al amanecer Salomon nos despertó para ir a conocer su aldea que parecia estar localizada justo en medio de un gran bosque, mirabas al cielo y lo unico que podias notar eran los magnificos arboles y parecia que con sus copas rozaban las nubes, habia pajaros gigantes de muchisimos colores, yo escuchaba muchas voces pero no comprendia ni una sola palabra y mientras caminabamos yo me seguia preguntando de donde salian esas hojas de platano cuando de repente llegamos a un enorme arbol que al parecer era de platano, del cual nacian descomunales ramas  y de estas colgaban enormes frutos.

portal

La Isla Magica part. 2

 

 

En lo que mi pequeño hermano Nick saco algunas provisiones de su mochila, de la maleza salto una especie de mono haciendo un ruido ensordecedor y se llevo nuestras provisiones, fuimos tras el, sentíamos que algo nos miraba, cuando al fin el mono se detuvo fue en un rio, se paro en una roca y que había ahí nada mas y nada menos que un niño que le preguntaba al mono al tiempo que veía las provisiones

 

-¿De donde sacaste esto luni?-

 

Quede sorprendida al escuchar que el mono contestaba en un idioma diferente y el niño le respondia exclamando.

 

-¡Humanos en la isla imposible! Eso no se ha visto desde hace años

 

Y con la cabeza baja dijo:

 

-Se esta cumpliendo la profecía-

 

Al oír esto salimos de donde nos escondíamos y nos dirigimos hacia el niño, el nos miraba estupefacto entonces le dije:

 

-¿cual es el nombre de esta isla?

 

Tan pronto pudo hablar me contesto

 

-Estas en la isla mágica

 

Cuando me dijo esto pensé al instante que se trataba de una broma e intente preguntarle otra vez y le dije

 

-Hemos naufragado y necesitamos saber el nombre de esta isla

 

Un poco irritado me contesto

 

-He dicho que estas en la isla mágica-

 

Al oír esto un poco incrédulos mis amigos los miraron y mi pequeño hermano Nick que era el más fantasioso pregunto

 

-¿Qué tiene de mágica esta isla?-

 

Entonces el niño hizo algo que jamás nos imaginamos.

 

provisiones

Comencemos de Nuevo: La Isla Magica

 

Hace algun tiempo comenze a escribir un cuento titulado “La isla magica”, deje de escribirlo pero ahora decidi retomar el proyecto y aqui estoy re-publicando las primeras partes un poco remasterizadas y espero continuar publicando la siguiestes partes de esta historia.

 

Es una historia para cualquier persona que desee leerla, es acerca de una isla muy peculiar donde un grupo de chicos tienen que enfrentar a un imperio maligno de un rey despiadado, para asi poder ocupar sus tronos y gobernar la isla, pero para poder lograr esto ellos deberan superar muchos obstaculos que se cruzaran en su camino, conocerse a si mismos y convivir con armonia.

 

 

Me llamo Ashley Darinka, tengo 14 años y me encanta la musica en especial un grupo britanico llamado “The Beatles” vivo con mi papa y me gusta ver peliculas con el, de vez en cuando practico basquetball y ahora espero terminar mi historia.

 

 

Aca les dejo la primera parte de la historia y ojala les guste :`D

 

 

LA ISLA MAGICA

 

 

Esa era la historia más antigua de todos los tiempos.

 

La isla mágica era donde habitaban los seres más extraños, esa isla no existía en ningun mapa.

 

Esa noche la isla parecía de lo mas tranquilo todos los seres que ahí dormían permanecían en paz, como si nada pasara en aquella fantástica isla.

 

Dos noches antes el barco donde yo viajaba naufrago.

 

Llegamos a la orilla de la playa demasiado cansados así que caímos en un sueño profundo y apenas pudimos despertar nos adentramos en aquel lugar desconocido para nosotros.

 

Pronto nos dimos cuenta de que nuestras vidas no volverían a ser las mismas, todos teníamos sensaciones extrañas.

 

Y en un abrir y cerrar de ojos la pequeña Ribka se había transformado en un duende todos asombrados y asustados la miraron.

 

Pero yo de repente tenia un arma (una espada) también tenia una mi pequeño hermano Nick, el cinturon de Rajel ya no era mas un simple cinturon, ahora era un latigo, otra niña del grupo tenia un fantastico lapiz todo lo que ella dibujaba cobraba vida, su hermano también tenia una arma (una espada) tambien habia dos pequeñitas hermanas que cuando comian demasiado se transformaban en cualquier cosa.

 

Mientras todos estábamos mirándonos unos a otros tratando de comprender lo que estaba sucediendo.

 

Un ruido ensordecedor salió de entre la maleza enfrente de nosotros

 

Continuara…

Playas_Isla-Seychelles_Paisajes-Naturales

 

 

El jardín de las estatuas

Hace mucho tiempo, existía un lugar mágico que guardaba grandes maravillas y tesoros del mundo. No era un lugar oculto, ni escondido, y cualquiera podía tratar de acceder y disfrutar sus delicias. Bastaba cumplir un requisito: ser una buena persona. Ni siquiera heroica o extraordinaria: sólo buena persona.

Allá fueron a buscar fortuna Alí y Benaisa, dos jóvenes amigos. Alí fue el primero en probar suerte, pues cada persona debía afrontar sus pruebas en solitario. Pronto se encontró en medio de un bello jardín, adornado por cientos de estatuas tan reales, que daba la sensación de que en cualquier momento podrían echar a andar. O a llorar, pues su gesto era más bien triste y melancólico. Pero Alí no quiso distraerse de su objetivo, y conteniendo sus ganas de seguir junto a las estatuas, siguió caminando hasta llegar a la entrada de un gran bosque. Esta estaba custodiada por dos estatuas de piedra gris muy distintas de las demás: una tenía el gesto enfadado, y la otra claramente alegre. Junto a la entrada se podía leer una inscripción: “La bondad de tu carácter deberás a las piedras contar”.

Así que Alí se estiró, aclaró la gargante y dijo en alta voz:

– Soy Alí. Una buena persona. A nadie he hecho ningún mal y nadie tiene queja de mí.

Tras un silencio eterno, la estatua de gesto alegre comenzó a cobrar vida, y bajándose de su pedestal, dijo amablemente:

– Excelente, tu bondad es perfecta para este sitio. Está lleno de estatuas como tú: ¡a nadie hacen mal, y nadie tiene queja de ellas!

Y en el mismo instante, Alí sintió cómo todo su cuerpo se paralizaba completamente. Ni siquiera los ojos podía mover. Pero seguía viendo, oyendo y sintiendo. Lo justo para comprender que se había convertido en una más de las estatuas que adornaban el jardín.

Poco después era Benaisa quien disfrutaba de las maravillas del jardín. Pero al contrario que a su amigo, la visión de aquellas estatuas, y sus ojos tristes e inmóviles, le conmovieron hasta el punto de acercarse a tocarlas una por una, acariciándolas, con la secreta esperanza de que estuvieras vivas. Al tocarlas, sintió el calor de la vida, y ya no pudo apartar de su cabeza la idea de que todas seguían vivas, presas de alguna horrible maldición. Se preguntaba por sus vidas, y por cómo habrían acabado allí, y corrió varias veces a la fuente para llevar un poco de agua con el que mojar sus labios. Y entonces vio a Alí, tan inmóvil y triste como los demás. Benaisa, olvidando para qué había ido allí, hizo cuanto pudo por liberar a su amigo, y a muchos otros, sin ningún éxito. Finalmente, vencido por el desánimo, se acercó a las estatuas que custodiaban la entrada al gran bosque. Leyó la inscripción, pero sin hacer caso de la misma, habló en voz alta:

Otro día defenderé mis buenas obras. Pero hoy tengo un amigo atrapado por una maldición, y muchas otras personas junto a él, y quisiera pedir su ayuda para salvarlos…

Cuando terminó, la estatua de gesto enfadado cobró vida entre gruñidos y quejas. Y sin perder su aire enojado, dijo:

– ¡Qué mala suerte! Aquí tenemos alguien que no es una estatua. Habrá que dejarle pasar…¡y encima se llevará una de nuestras estatuas! ¿Cuál eliges?

Benaisa dirigió entonces la vista hacia su amigo, que al momento recuperó el movimiento y corrió a abrazarse con él. Mientras, los árboles del bosque se abrían para dejar ver un mundo de maravillas y felicidad.

Cuando un feliz Benaisa se disponía a cruzar la puerta, el propio Alí lo detuvo. Y echando la vista atrás, hacia todas las demás estatuas, Alí dijo decidio:

Espera, Benaisa. No volveré a comportarme como una estatua nunca más. Hagamos algo por estas personas.

Y así, los dos amigos terminaron encontrando la forma de liberar de su encierro en vida a todas las estatuas del jardín, de las que surgieron cientos de personas ilusionadas por tener una segunda oportunidad para demostrar que nunca más serían como estatuas, y que en adelante dejarían de no hacer mal ni tener enemigos, para hacer mucho bien y saber rodearse de amigos.

Quien “no hace mal a nadie” aún está muy lejos de ser bueno

Autor: Pedro P. Sacristán

Los malos vecinos

Había una vez un hombre que salió un día de su casa para ir al trabajo, y justo al pasar por delante de la puerta de la casa de su vecino, sin darse cuenta se le cayó un papel importante. Su vecino, que miraba por la ventana en ese momento, vio caer el papel, y pensó:

– ¡Qué descarado, el tío va y tira un papel para ensuciar mi puerta, disimulando descaradamente!

Pero en vez de decirle nada, planeó su venganza, y por la noche vació su papelera junto a la puerta del primer vecino. Este estaba mirando por la ventana en ese momento y cuando recogió los papeles encontró aquel papel tan importante que había perdido y que le había supuesto un problemón aquel día. Estaba roto en mil pedazos, y pensó que su vecino no sólo se lo había robado, sino que además lo había roto y tirado en la puerta de su casa. Pero no quiso decirle nada, y se puso a preparar su venganza. Esa noche llamó a una granja para hacer un pedido de diez cerdos y cien patos, y pidió que los llevaran a la dirección de su vecino, que al día siguiente tuvo un buen problema para tratar de librarse de los animales y sus malos olores. Pero éste, como estaba seguro de que aquello era idea de su vecino, en cuanto se deshizo de los cerdos comenzó a planear su venganza.

Y así, uno y otro siguieron fastidiándose mutuamente, cada vez más exageradamente, y de aquel simple papelito en la puerta llegaron a llamar a una banda de música, o una sirena de bomberos, a estrellar un camión contra la tapia, lanzar una lluvia de piedras contra los cristales, disparar un cañón del ejército y finalmente, una bomba-terremoto que derrumbó las casas de los dos vecinos…

Ambos acabaron en el hospital, y se pasaron una buena temporada compartiendo habitación. Al principio no se dirigían la palabra, pero un día, cansados del silencio, comenzaron a hablar; con el tiempo, se fueron haciendo amigos hasta que finalmente, un día se atrevieron a hablar del incidente del papel. Entonces se dieron cuenta de que todo había sido una coincidencia, y de que si la primera vez hubieran hablado claramente, en lugar de juzgar las malas intenciones de su vecino, se habrían dado cuenta de que todo había ocurrido por casualidad, y ahora los dos tendrían su casa en pie…

Y así fue, hablando, como aquellos dos vecinos terminaron siendo amigos, lo que les fue de gran ayuda para recuperarse de sus heridas y reconstruir sus maltrechas casas.

Autor. Pedro Pablo Sacristán

Enseñanza: No debemos juzgar las intenciones de los demás ni inventarlas. Hablando es como se entiende la gente y se aclaran multitud de problemas

Noajikids: El Zorro y el Cuervo

Cierto cuervo, de los feos el primero, robó un queso y, llevando su botín fue a saborearlo en la copa de un árbol. En estas circunstancias lo vio un zorro muy astuto, y comenzó a adularlo con la intención de arrebatárselo. – Ciertamente, hermosa ave, no existe entre todos los pájaros quien tenga la brillantez de tus plumas, ni tu gallardía y belleza.
Si tu voz tan melodiosa como deslumbrante tu plumaje, creo, y con razón, que no habrá entre las aves quien te iguale en perfección. Envanecido el cuervo por este elogio, quiso demostrar al galante zorro la armonía de su voz. Al comenzar a graznar, dejó caer el queso de su negro pico. El astuto zorro, que no deseaba otra cosa, cogió entre sus dientes la suculenta presa y, dejando burlado al cuervo, se puso a devorarla bajo la sombra de un árbol.
Moraleja: “Quien a los aduladores oye nada bueno espere de ellos. “

Noajikids: El Avariento

Cierto hombre ávaro vendió cuanto poseía y convirtió su precio en oro, el cual enterró en un lugar oculto; y teniendo todo su ánimo y su pensamiento puesto en el tesoro, iba diariamente a visitarlo, lo que observado por otro hombre fue a aquel sitio, desenterró el oro y se lo llevó.

Cuando el ávaro vino según costumbre a visitar su tesoro, vió desenvuelta la tierra, y que lo habían robado, se puso a llorar y a arrancarse los cabellos. Uno que pasaba viendo los extremos que hacía aquel hombre, se llegó a él, y después de informarse de la causa de su dolor, le dijo: ¿Por qué te entristeces tanto por haber perdído un oro que tenías como si no lo poseyeras? Toma una piedra y entiérrala, figurandote que es oro, una vez que tanto te servirá ella como te servía ese oro que nunca hacías uso.
 De nada sirve poseer una cosa, si no se disfruta.