El consejo diario 352

No temo al lado oscuro, ni a las caídas,
porque tengo confianza en poder levantarme y seguir avanzando hacia la buena meta.

Si temo, ya he comenzado a fracasar.

Si me caigo y no creo poder levantarme, ya he caído y no me levantaré.

Si sé hacia donde camino
y para qué,
entonces ya he recorrido más de la mitad y el resto es en suave llanura,
aunque ni siquiera haya movido aún un pie.

4 pensamientos en “El consejo diario 352”

Deja un comentario