Archivo de la categoría: Creencias

La Incapacidad de autoevaluación. Un corazon endurecido

  He notado personas que han perdido totalmente su capacidad de autoevaluarse. En palabras románticas, han “endurecido su corazón” al punto de vedarse la posibilidad del cambio y  manifestarse al mundo como nuevas criaturas siempre. Será que la repetición de hábitos elaboran creencias tan sólidas que se transforman en indestructibles, será que mientras más viejo […]

Creencias básicas

Existencia de un solo Dios. Dios no tiene partes, ni materia, ni forma. Es Eterno, sin principio ni final. No podemos conocerLo, ni siquiera imaginarLo pues es completamente diferente a cualquier cosa o ser. Es creador del universo. Sostiene el universo con vida. Creador del bien y del mal. No hay ningún poder o entidad […]

El Átomo del Filosofo Hebreo

Hace unos años se publicó un artículo llamado “El Átomo de Amalek”, en donde se explican los motivos por los cuales algunas personas, pensando que están actuando bien, actúan como enemigos declarados del mismo Dios, de los judíos, de la vida, y enemigos del sentido común, la razón y la lógica. Me refiero a esas […]

¿Noajismo secular?

El noajismo no es una religión, es una filosofía y un estilo de vida que antecede al judaísmorodin-the-thinker

El ateísmo está de moda, ¿o es que realmente la gente es atea? No me queda la duda de que muchos sí serán ateos y que no creen en un dios, sin embargo, hay muchos que arremeten contra un dios que dicen que no existe, pero parten de una hipótesis que “si existiera…, pero como no existe, entonces…”. La negación de algo muchas veces puede constituir la afirmación inconsciente de que uno sí cree en lo que afirma negar.

La mente es tan complicada, que muchas veces por medio del lenguaje no verbal se conoce mucho más a la personas que por lo que la persona exprese con palabras. Si bien es cierto que el noajismo fue preservado por los judíos, puesto que ninguna otra nación lo hizo, y que ahora son los judíos los que comenzaron a hablar del tema nuevamente desde hace un par de décadas atrás, por medio de la difusión masiva, lo cierto del caso es que las reglas noájicas como tales, llámeseles como se les quiera llamar, no son, ni han sido, religiosas en ningún momento.

Es cierto que hay muchas personas que asumen al noajismo al modo religioso aunque para sí mismos digan que no es una religión, empero, la forma en que abordan al noajismo es igual como si fuera una religión, lo único es que monoteísta, pero eso no le quita que se dé con resabios evidentemente religiosos.

El noajismo no precisa siquiera de creer en Dios, sino que lo que precisa es que la persona se comporte de manera que no se haga daño a sí misma y que pueda vivir en sociedad, no precisa de rezos, cánticos, alabanzas, celebraciones sabáticas, etc., cosas que son del judaísmo, que es distinto al noajismo, pero que parece que las personas que dicen haber adoptado un modo de vida con leyes noájicas, confuden muchas veces la sencillez del noajismo con la complejidad del judaísmo, y mezclan las dos filosofías para crear una especie de sucursal del judaísmo, con elementos judaicos, pero con la holgura del noajismo, cosa que no debería de ser así, pues, o se es judío, o se es nóajida, pero no se puede ser las dos cosas.

Al existir tanta amplitud dentro del noajismo, no se precisa de reglas estructuradas a la usanza de una religión sino que, por el contrario, la libertad y la autonomía del noájida, hace del noajismo una forma atractiva de vida, pues aunque los judíos enseñan desde la Torá muchos conceptos de vida que los noájidas utilizan, no es preciso ni obligatorio que un noájida estudie la Torá, es más, es recomendable que no lo haga, salvo que tenga la supervisión de un judío docto en Torá, pues de otra forma sería igual que ir a clases de ingeniería y que un abogado las imparta.

Así pues, hay noájidas que caen en el aspecto religioso y que no han comprendido que el noajismo no es religioso, no puede ser una religión porque no precisa de los elementos estructurales de una religión y, por lo tanto, no debe de ser visto como tal. Para los que nos adscribimos a la corriente más secular, el noajismo es atractivo precisamente porque no nos impone siquiera creer en un dios, simplemente que hagamos las cosas bien, contrario a las religiones que sin importar su denominación, son impositoras de preceptos y costumbres que se deben de seguir, so pena de quedar fuera de la comunidad religiosa.

No se necesita entonces ser prosélito con el noajismo, porque al no ser una religión sino un modo de vida, las personas son las que deciden si lo siguen o no. Evidentemente que las personas de mayor capacidad intelectual escogerán respetar las reglas acuñadas en el noajismo, por el simple hecho de que son sencillas y completas y satisfacen en gran medida, los principios básicos que deben de servir para estructurar un ordenamiento jurídico justo y equilibrado.

Las fantasías infantiles de las varitas mágicas y los decretos de prosperidad

Sormick`

El EGO puede jugarnos malas pasadas cuando nos hace creer que somos todopoderosos o por lo menos brujos al estilo de Harry Potter.

Es muy común ver ahora en las redes sociales y en ciertos grupos “esotéricos” o “espirituales”, la declaratoria de que van ser multimillonarios, que tendrán a determinada pareja, etc. Ahora las redes sociales están inundadas de esos “oráculos” y “magos” que piensan que con “oración” y concentración máxima obtendrán las cosas como si se tratara por arte de magia.

A veces la realidad puede ser tan dolorosa y difícil para las personas, que piensan que con pociones mágicas y hechizos van a poder lograr las cosas; dejan de lado el hecho de que si quieren una buena relación de pareja, deben de comenzar por mejorar ellos mismos, que si quieren tener dinero, deben de trabajar muchas horas y sacrificar muchas cosas para poder tenerlo, y no se ponen a pensar, que inclusive el tener dinero no es que haga la vida más sencilla, pues a la par del dinero vienen las envidias de las personas, los estafadores que buscarán despojar a las personas de sus bienes, etcétera.

Hay quienes se van al “Feis” y “decretan” treinta días, trescientos sesenta días… de prosperidad y abundancia, como si con esas soluciones instantáneas realmente se lograran las cosas. Luego nos preguntamos el por qué hay tantos divorcios, asesinatos, estafas, etc. La gente anda frustrada por la vida porque vive en un ensueño, piensan que eventualmente obtendrán la felicidad absoluta, y no se dan cuenta que esa felicidad absoluta no es sino un ideal que nunca se podrá alcanzar, y que mientras tanto los años pasan y la vida se les va de entre las manos.

Está bien que quieras ser feliz, está muy bien que quieras ser próspero, pero lo que no está bien es que pienses que hay caminos rápidos a la prosperidad, o que ya porque “decretas” todas esas maravillas en tu vida, que entonces se van a dar.
Amigo lector, no caigas en esos juegos pueriles de quienes viven desconectados de la realidad con altas dosis de Disney y pocas dosis de realidad. Su vida se basa en idealizar personas u objetos perecederos, que cuando cumplen su función y dejan de existir o simplemente se van, las personas caen en estados de depresión severísimos y piensan que el mundo se les vino encima.

No existe una panacea ni una pomada canaria para vivir una vida de felicidad eterna en este mundo, lo que sí existe es la actitud que nosotros adoptemos hacia las circunstancias. Tampoco se trata de suprimir las emociones o ignorarlas, porque eventualmente saldrán, quizás no por medio de unas lágrimas sinceras, pero podrían darse sintomatizaciones a nivel corporal, como úlceras, infartos, etc.

En vez de buscar soluciones rápidas y conyunturales, busca soluciones a largo plazo, trabaja en ti mismo con esfuerzo y dedicación y no caigas en el juego del EGO de buscar la cultura del microondas, que lo que busca es generar vacíos en las personas para que sean llenados con bienes y servicios que quizás no ocupemos en realidad, pero que por esas falsas necesidades que el sistema y nosotros mismos nos creamos, contribuimos a seguir incrementando la cultura del microondas.