Contra el oculto

este texto me lo dieron para compartirlo con uds

Bendito sea el creador, que nos da la vida; y la oportunidad de hacer algo mejor de ella, gracias a su ley y su conocimiento.

Recordemos al instinto del mal. El ietzer hara, los sabios de bendita memoria, nos explican acerca de sus siete principales nombres o manifestaciones, las cuales enumeraremos a continuación, con el fin de tener presente la influencia que ejerce en nuestra vida diaria, a fin de ver su verdadero rostro y liberarnos de su dominio.

El  primer nombre del ietzer hara lo dio Dios mismo, y lo llamo ietzer hara, “el instinto del mal”, “el instinto del corazón del hombre es malvado desde su juventud”. Esto dice el Santo Bendito Sea. El mal entro en nuestro interior cuando Adam y Java comieron del árbol del bien y del mal, y así se mezclo el bien con el mal, y esto se extendió por todo el mundo, y ahora en todo el mundo hay ietzer hara en todas las cosas, y en cada una de las personas que habitan el mundo. El instinto del mal es la mala inclinación, que nos hace ir contra las leyes del Creador por satisfacción mundana.

Luego vino Moshe Rabenu y llamo al instinto del mal arel, “incircunciso”, que no guarda el pacto, esto esta íntimamente relacionado con la inmoralidad sexual e idolatría.

Luego vino David y llamo al instinto del mal: tame, “impuro”, la impureza no se puede ver a simple vista, solo a través de los ojos del alma, pero está ahí, flotando, imperceptible, como una emanación, un halito de muerte. Este espíritu de impureza rodea toda la idolatría e infecta todo a su alrededor, basta pasar a un lado, inclusive posar los ojos sobre de ella por un momento para que las esporas del mal se introduzcan dentro de nuestro ser, y germinen como malos pensamientos, palabras o acciones.

Luego vino su hijo, el rey Shelomo, que llamo al ietzer: sone, “odia”, “si hambriento esta quien te odia”, que el que más odia al hombre es su instinto del mal. Y porque te odia, porque es el vacio, la muerte, la oscuridad, la antítesis de toda la creación.

Luego vino Ieshaiahu y llamo al instinto del mal: mikshol, “obstáculo”. “Eliminen los obstáculos del camino de mi pueblo”. Todo aquello que se interpone, te detiene, o te distrae de progresar en el camino de Hashem.

Luego viene Iejezkel, y lo llamo al ietzer hara, even: “piedra”. “Y removí el corazón de piedra de sus carnes, y les di un corazón de carne”, el corazón es nuestra conciencia, el vinculo intimo con el alma que impide que sigamos la mala inclinación y dañemos a los que nos rodean y a nuestro entorno.

Y luego de todos estos 6 nombres, viene Ioel. Y Ioel dio este nombre último al instinto del mal: tzfoni, “norteño”. “Y el viento del norte alejare de ustedes”. El mal entra a nosotros por la apertura que le damos por el “lado izquierdo”, es decir la mala inclinación de nuestros corazones, este “viento del norte” enfría nuestros corazones, nos insensibiliza y empuja a realizar actos indeseables y abominables.

Entonces, en resumen, hay que saber que el ietzer hara tiene todos estos nombres. E incluso está escrito que en cada generación hay algo que se renueva en el, que recibe cierto nombre o faceta, cierta revelación nueva del instinto. También para confundirlos, que no lo reconozcamos de generación en generación, que cada vez inviste, cambia de forma y viste una forma diferente.

De todas maneras, estos son los siete generales, y el peor de todos es el tzfoni, de la palabra matzpun, tzafun, escondido en el corazón del hombre, y no lo reconocemos, está en el inconsciente. Este tzfoni es “el ocultamiento del mal”, en nuestro tiempo este ocultamiento ha recibido otro nombre: “ieshut”, “egoísmo”. el nombre principal del ietzer hara es el ego, aquella otra voz dentro de nosotros que nos llama hacia el gozo carnal y oculta nuestra propia luz espiritual desconectándonos de la luz del Eterno, esta faceta del mal es la más peligrosa pues esta íntimamente mezclada con nuestra personalidad, y se nos muestra como una amante, al prometernos un éxtasis y deleite carnal, si nos sometemos a la idolatría. Pero es veneno cubierto con miel, pues el instinto del mal nos odia y el propósito de esto es atraernos al abismo; y provocar nuestra final y definitiva muerte espiritual.

            El culto a Baal Peor simboliza la entera filosofía de las naciones gentiles: “Vosotros vivís a fin de satisfacer vuestros deseos animales. ¡Vosotros no tenéis ninguna razón para sentiros inhibidos, ni siquiera ante vuestros dioses!

una vez que el ego controla nuestro ser, el trastoca todo nuestro sistema de valores morales y coloca una amalgama a nuestra mente, para empalmar el mal definitivo en nosotros, “haras lo que sea, para obtener bienestar mundano, porque eres un animal con derecho pleno a satisfacer tus instintos”, esto es lo que se denominaría como enfermo espiritual, aquella persona que hace el mal, y cree firmemente estar en lo correcto.

Ahora conoces al instinto del mal, y debes saber que es una inteligencia dentro de ti mismo, ajena ti, alimentándose de la luz espiritual con la que naciste, no es más fuerte que tu, pero para poder vencerla debes adquirir el compromiso contigo mismo, de rectificarte, y cerrar la apertura que existe en ti, para tratar de emular de acuerdo a nuestra esencia espiritual lo que el Creador Bendito Sea dijo sobre Israel “Y me harán un Santuario y morare dentro de ellos”.

Un pensamiento en “Contra el oculto”

  1. interesante, aunque hay un par de asuntos q no me cuadran…
    uno de ellos es identidicar al mal con los gentiles… no es asi, aunque mucho judio judeocentrico lo vea asi… “” El culto a Baal Peor simboliza la entera filosofía de las naciones gentiles: “Vosotros vivís a fin de satisfacer vuestros deseos animales. ¡Vosotros no tenéis ninguna razón para sentiros inhibidos, ni siquiera ante vuestros dioses!””
    no es correcto verlo asi…

    otro aspecto q no me cierra es el notorio encuadre judaico del texto, q puede ser apropiado para un sitio judio, pero no se si para uno de noajidas.

    por ultimo, identificar lo mundano con el mal, es cierto q hay algunos sabios judios q lo hicieron asi, pero no es el camino apropiado ni el declaradamente santo.
    no es Dios quien creo ql mundo en su completitud y lo llamo “muy bueno” y nos bendijo para q lo disfrutaramos dentro de los limites impuestos?

    en fin, interesante pero a tomar con precaucion.
    gracias

Deja un comentario