Contra los pronósticos

Como pudo ser que un minúsculo grupo de hombres labriegos y gente sin formación para la guerra, pudo contra un experimentado y vasto ejercito de hombres curtidos y formados en batalla, cuentas las leyendas de la gran arte para la guerra con que contaban los griegos y de las numerosas y feroces batallas que libraron al mando del Alejandro el magno, sin duda uno de los mayores y mejores ejércitos de la historia, sus herederos no eran distintos pero cometieron el peor de los errores, amenazar la integridad espiritual del pueblo de Israel, y los Judíos escasos en número y también en formación para la guerra, se alzaron victoriosos sobre aquellos que pretendían imponerles a la fuerza su cultura.

Su voluntad de ser libres y más aún la de ser auténticos, encendió la fuerza con la que cuenta un hombre que desea ser fiel a Dios y a sus preceptos, lo que aconteció después es historia, los griegos no solo se encontraron con un pueblo fuerte, feroz, firme ¡CONFIADO DE VOLUNTAD!, sino con un pueblo unido que preserva su legado aunque ello signifique pelear la más grande de las guerras o librar las más feroz de la batallas.

Januca es un tiempo para encontrarnos con nuestros hermanos Judíos y compartir la esperanza y el ideal más grande, que si hacemos nuestra parte y depositamos nuestra confianza en el Eterno, finalmente la Luz irradiara y ahuyentara la oscuridad más tétrica, pero solo……… solo, si nosotros hacemos nuestra parte.

Lo natural hubiese sido que el aceite para encender la menora hubiese durado solo un día, sin embargo duro mucho más y lo natural también hubiese sido que los Judíos sucumbieran bajo la influencia y presión de los extranjeros, pero no fue así…………

¡Feliz fiesta de las luces!  

4 pensamientos en “Contra los pronósticos”

Deja una respuesta