Respetar las opiniones (Historia con moraleja)

Un hombre estaba poniendo flores en la tumba de un pariente, cuando ve a un chino poniendo un plato de arroz en la tumba vecina. El hombre se dirige al chino, y le pregunta:

– ‘Disculpe señor, pero ¿cree usted que de verdad el difunto comerá el arroz?
– ‘Si’, respondió el chino… ‘Cuando el suyo venga a oler sus FLORES.’

MORALEJA:
Respetar las opciones del otro, es una de las mayores virtudes que un ser humano puede tener. Las personas son diferentes, actúan diferente y piensan diferente. No juzgue………… Solamente COMPRENDA.

19 pensamientos en “Respetar las opiniones (Historia con moraleja)”

  1. Gracias, siempre es bueno respetar tradiciones. Con el tema de la comida a veces se le da un uso inadecuado. El arroz en Argentina se le tira a los recién casados, y cuando una persona se gradúa en la universidad, se acostumbra arrojarle huevos, harina, yerba. Con lo que respecta a la comida a veces me resulta un poco delicado, hasta a veces lo considero un poco inadecuado pero bueno es un tema de suceptibilidad personal. Pero es cierto hay que saber respetar las tradiciones y dejar de lado los juicios. gracias.

  2. gracias Jona, de esto he aprendido mucho en este hogar…
    Es importante darnos el tiempo de aprender a conocer al otro, tanto como a uno mismo. A veces no nos damos ni cuenta cuando no respetamos ni siquiera a quienes nos rodean, a nuestra familia o amigos, y siendo así cuánto + a quienes no conocemos.

  3. Por nada.

    Tambien tomar en cuenta que lo importante de una opinión no es quién la dice «Esa es MI opinión», sino en qué se sustenta, y es esa base la que debe ser sometida, de manera inteligente, a discusión para ver si es válida o no. Sin caer en infantilismos tipo «respete MI opinión!» que solo muestran que quien la emite no hace una separación de su persona y su punto de vista, y termina defendiendo «su» opinión (si es que es realmente suya) como si fuera un organo al cual van a amputar sin su consentimiento.

    Por otro lado, si para defender una opinión debo recurrir al insulto (implícito o explícito) de la otra parte, entonces mi opinión no tiene ninguna base y en modo alguno es válida.

    En fin… una opinión NO es una verdad absoluta, y si vamos a opinar al respecto de algo, demos por sentado que los demas están en todo su derecho de discrepar y que ese derecho debe ser respetado.

    las opiniones no son vacas sagradas que deban dejarse pasar sin más.

    Saludos.

  4. Pues lo de respetar las opiniones queda muy bien; pero no siempre es lo correcto. ¿Debemos aceptar las opiniones de un antisemita, o un homófono o un terrorista?
    Las opiniones no hay que respetarlas cuando se tienen razones en contra.
    Entre razón y opinión debe ganar la razón.
    Las opiniones son respetables si el que las expone no las disfraza de verdades. Yo puedo opinar que en la Galaxia de Ándrómeda hay elefantes volando; pero si emito esa opinión diciendo que es una verdad y no un preferencia personal mía, entonces estoy tratando de estafar y no merezco respeto. Si, además, mi opinión trato de imponerla a la fuerza a los demás, entonces merezco ser repudiado.
    En resumen, respetemos las opiniones si vienen vestidas de lo que son; pero si se disfrazan de verdades o se trata de imponerlas, entonces no hay nada que respetar.

    Desde luego, cuando una opinión induzca a una conducta delictiva o repudiable, no solo no hay que respetarla, sino que hay que combatirla.

    En cuanto al arroz del chino y las flores del otro, si que sirven. El arroz no sirve para que coma el muerto, sino para que el vivo crea que está haciendo algo por él. Las flores en mi país sirven para que los vecinos no te califiquen de ser mal pariente del difunto. Si no tuvieran utilidad la gente no invertiría dinero en ello.

  5. Quizás podría decir que lo que se hace fundamental es «el respeto», que dista de asentar con la cabeza todo lo que dice el otro para no crear discordia, ó en últimas para pretender mantener el control (pensamiento muy propio del Ego).

    Entonces el respeto es aquello que puede crear un ambiente propicio para exponer, contradecir, aceptar ó desaprobar algo, siempre siendo auténticos, y recordando que el respeto existe en dos vías, de mi para ti… y de ti para mi!!!

    No hay duda que temas como estos son aquellos que todas las personas precisamos conocer, trabajar y ejercitar!!!!

    Gracias Jona!

  6. Hasta donde puedo callar? hasta donde puedo respetar la opinión? es mi deber o no decirle al de las flores y al del arroz que están en un error? hasta donde aguanto no contradecir a mis amigos cuando hablan de jesús o algún iluminado? hasta cuando callo, cuando mi madre muy anciana me insta a ir a la iglesia pues ella ha estado toda su vida en esta? puede ella des-aprender a su edad? consulto al foro pues se relaciona con el tema.

  7. Gracias amigos por enriquecer el post. Respecto a lo que dice Ronald, dar opiniones no es un deber, si bien es un derecho debe ejercerse bajo ciertas pautas y una de ella es el respeto. Si yo veo al de las flores o al del arroz, por qué DEBO decirles que es erroneo? Me parece más bien que es un asunto de aprender a ahorrarse las opiniones cuando no nos las piden.

    A ver, pensemos, el familiar está dolido porque recién perdió a su padre, ese dolor es insoportable, inconsolable, no sabe cómo asimilar la ausencia de su padre… y PUM!!! Sale alguien y dice: «es mi deber decirte que eso del arroz o flores es FALSO!» La otra persona se sentirá ofendida porque vino un fanático religioso y creyó que tenia como misión divina ir por el mundo predicando que poner flores y arroz a un muerto es un error.

    Así que prima el deber de respetar el dolor ajeno, prima el deber de condolerse porque alguien perdió un familiar y no sabe cómo superarlo.

    Ser noajidas es, entre otras cosas y principalmente, ser humanos.

  8. Concuerdo contigo Jonathan, ese el problema, muchos acostumbran a dar «su» opinión cuando nadie la pide, si sólo la gente pudiera comprender esa idea tendríamos menos conflictos, podríamos incluso soslayar lo otro, lo de dar su opinión «responsablemente» y aún más, lo de aprender a «construir» una opinión, lo cual implica trabajo, porque se trata de procesar información racionalmente, total, a esa persona se le ha «pedido» que dé su opinión.

Deja un comentario