Tú eres Noé

Las noticias nos han mostrado imágenes de la devastación ocurrida en New York, New Jersey y otras áreas de los EUA. El mismo vendaval causó estragos en diversos sitios del Caribe, especialmente las derruidas Cuba y Haití.
Han habido muertos, heridos, desaparecidos, pérdidas materiales multimillonarias, un desastre enorme.
Pero no es lo único terrible por estos días, aunque tenga mucho peso en las noticias difundidas por los medios populares. Tuvimos cientos de cohetes lanzados desde el bastión imperialista de Gaza en contra de inocentes civiles en el Estado de Israel. Horribles dramas a causa del clima en la región del Río de la Plata. Fuertes temblores en Filipinas y Perú. Otros en la zona de California y México. Y tiroteos, masacres, agresiones, violaciones, muertes, injusticias, esclavitud, tráfico de drogas (químicas o religiosas), violencia doméstica, robo, secuestros, atentados, enfermedades, privación de libertad de inocentes, vejación de derechos humanos, imposición del terror por parte de sectas o gobiernos totalitarios, fraudes electores, una mortal crisis económica que atrapa a muchos países, mucho, mucho daño que causa el hombre al hombre, además del que ocurre por eventos de la naturaleza.
A veces tenemos amigos o conocidos involucrados, afectados directa o indirectamente. Que padecen por obra de la naturaleza o por la mano del hombre.
¿Dónde estamos nosotros cuando ellos nos precisan?

A veces podemos enviar dinero, alimentos, vestimenta, abrigo, agua, medicinas, otros aportes. Presentarnos personalmente para dar una mano. Acompañar al que está dolido o necesitado. En ocasiones solamente tenemos a mano la palabra misericordiosa, la pregunta apropiada, el silencio respetuoso. ¿Dónde estamos nosotros, como individuos y sociedad?
Sí, es cierto, todos tenemos muchas ocupaciones y obligaciones, no siempre estamos disponibles para dar una mano, una sonrisa, un abrazo, un silencio comprensivo, un consejo necesario, un dólar, lo que fuera. Pero igualmente, podemos al menos preguntarnos ¿dónde estamos nosotros cuando nos precisan? ¿Qué podemos hacer por el que padece? ¿Qué haremos?
No está en ti dar respuesta a todos los sufrimientos ni hacerte cargo de lo que ocurre, pero sí hay algo que puedes hacer no tardes en hacerlo.
En New Jersey vive el amigo Uriel Cháves y familia, ¿sabemos cómo se encuentran y si precisan algo de nuestra parte? En Cuba están Teresita y Jorge Airam, ¿qué hicimos por ellos ahora y en el pasado? Estos son ejemplos de tantas decenas o centenas de conocidos y amigos (reales o virtuales) que están en sitios y tiempos de padecimiento. Tú seguramente conoces a personas gravemente enfermas, que están consumiendo sus últimas fuerzas. Familias pobres que no alcanzan a cubrir para sus alimentos. Gente desempleada que ansía volver a la actividad, no solo por el ingreso sino por lo que representa estar en el grupo de trabajadores. Los que viven en soledad. Los que están siendo maltratados en el colegio. Los que…

Podemos hacer algo, preguntar por ellos, y si no tenemos el tiempo, la confianza en el trato, o la oportunidad, al menos nos queda rezar, no para pretender manipular a Dios, pero sí para crear un efecto positivo, restaurador, de comunión espiritual que trasciende el espacio y el tiempo. Podemos participar de colectas que sean organizadas, no sé, cada uno puede ser creativo o atento y ver en qué puede estar disponible para construir Shalom.
No siempre podemos, no siempre estamos atentos a las noticias de TODO el mundo, ni nos percatamos de quién está allí o no. Por lo cual, no tenemos que sentirnos culpables si no respondimos de acuerdo a las expectativas, pero tampoco tenemos que vivir eludiendo lo que es nuestra tarea. Si podemos hacer algo, hagamos. Si realmente no pudimos, por el motivo real que fuera, tampoco es para sentirnos culpable y negarnos a hacer lo correcto ni bien podamos.

¿Qué puedes hacer para construir Shalom?
Con los cercanos y con los lejanos.
Esa es tu tarea sagrada, tu misión en el mundo, tu camino a la felicidad.
¡Recórrelo!

6 pensamientos en “Tú eres Noé”

  1. La misericordia del Creador se ha manifestado durante mi existencia en muchas ocaciones , diria en mi dia a dia. Y estos momentos son los que dan para pensar si realmente e sabido retribuir en mi entorno por lo menos un poco de todo de lo que ÈL me a dado.
    Hay pobreza espiritual , material y nuestro Egoismo es complice en que no queramos actuar.
    Aqui estamos mejor , solo hay que hacerle unos arreglos menores a la casa. Pero hay gente que esta pasando momentos amargos. Gracias Morè.

  2. Exacto!!! con poco podemos hacer mucho, tenemos al Eterno de nuestra parte, el crear consciencia, el mostrar bondad, el enseñar lo correcto a la luz de los 7, el mostrar que todos somos creados por Dios y como tal debemos respetarnos y ayudarnos, etc. puede ser un granito de arena que, junto a otra y otra formarán una gran playa de oportunidades. Adelante, a construir Shalom!!!

Deja un comentario