El cambio

El miedo al cambio, es otra manera de manifestarse el EGO.
Los cambios son inevitables, la vida es continuo fluir.
Estamos en cambio, eso es lo permanente.
Tan invariable que hasta parece que no hay cambio.

Pero existen ocasiones de cambios radicales, importantes, a veces involuntarios,  a veces inesperados. Momentos o épocas de crisis. Muerte de familiares, jubilación, casamiento, nacimiento de un hijo, despido, accidente, mudanza, divorcio, ser víctima de robo, emigración, etc.
Todo cambio sentido como trastorno implica estar en situación de falta o reducción de poder, sea real o imaginariamente.
Podemos ser de aquellos que nos dejamos arrollar por el cambio catastrófico, ser llevados por la impotencia y reaccionar con las herramientas del EGO.
O podemos ser de los que generan voluntariamente el cambio por sobre el cambio que truena a la distancia, gracias al poder que contamos en esa circunstancia. A veces este cambio afirmativo es aceptar la imposibilidad de accionar, de evitar el cambio que no podemos controlar, y subirse a él, surfearlo, para que el cambio inevitable y terrible sirva para mejorar aunque haya perdidas.

El cambio, es vida. Podemos hacer que sea de felicidad o de sufrimiento.

11 pensamientos en “El cambio”

  1. Con respecto al cambio creo que muchas veces no queremos que acontesca, por los temores que hay dentro, sin embargo el cambio esta latente en todo momento. Aunque no querramos aceptarlo, allí esta, muchas veces duele cambiar, esto porque no queremos soltar el objeto de muerte que escondemos en las manos, sin embargo, puedo asegurar que todo cambio es para bien, siempre y cuando sea el correcto y todo lo que acontece en cada ser humano, sea para bien o para mal, el Eterno nos libre, es con el único objetivo de que volvamos al camino del Santo bendito sea y que no nos olvidemos de aquel que nos creó.

    Shalom

  2. Gracias por el texto Moré.

    Esta semana pasé de la técnica del lápiz a los oleos sobre lienzo. Al principio fue frustrante porque de óleos no sé absolutamente nada. Pero lo hice porque quise salir de la comodidad de lo que ya domino. Antes se me llevaba hasta 90 horas hacer un dibujo a lápiz, luego de mucha práctica se hizo tan fácil que lo hago en cinco horas con la misma calidad. Cuando me di cuenta de eso quise ponerme a prueba y cambiar a algo que me fuese ajeno.

    El cambio, su proceso, fastidia, cansa, provoca volver a lo de antes, aburre, etc, pero una vez que comienzan a salir a luz nuevas cosas, saberme capáz de hacer más, entonces ya comienzo a procesar que el cambio valió la pena. Y por supuesto, extrapolar todo esto a todas los planos de la vida tambien va a ser bueno.

    Gracias nuevamente y abrazos!

  3. Hay unos que cambian para mejorar , otros para empeorar , en el transcurso de mi vida he vivido los dos. Pero definitivamente , mejorar , crecer , es la mejor opcion. Gracias.

  4. Tengo panico al cambio. Tal vez deba matizarse cual cambio. Cambiar una mala actitud por una buena, eso es valiente y encomiable. Es atar al EGO y que no salga. Pero por ejemplo debido al cambio de vida y sitio de residencia que realize hace casi 18 años, de la forma negativa que aun me sigue afectando ha provocado en mi interior unos temores y conflictos muy fuertes. ¿ y si ahora cambio nuevamente y va mal? Esta forma de pensamiento es miedo al cambio pero, ¿ es mi EGO el que actua?

  5. es el EGO el q actua… por supuesto q si… no sabemos q depara el cambio, nos podemos subir a la ola, nos podemos quedar quietos y esperar a ver q pasa, o podemos surfearla desde el inicio con confianza y controlando l oq podemos controlar…

  6. Recordemos que el cambio es parte de nuestra existencianecesitamos renovarnos como el creador lo hace a cada instante con su hermosa creación y tambien todo cambio es y debe ser para bien

Deja una respuesta