Sentirse bien o hacer el bien?

El mundo en que vivimos dice, «Lo importante es sentirse bien con lo que haces». La Sabiduria dice, «Lo importante es hacer el bien, sin importar lo que sientas».

La creencia de que sentirse bien es más importante que hacer el bien prevalece en el mundo que nos rodea. De allí que muchas personas busquen la religión como un medio para no sentirse mal. Si bien en algún punto las religiones ayudan a sentirse mejor no significa esto que haga de la persona alguien mejor y menos alguien que actué mejor.

Al noajismo le gustaría que te apasione dar caridad, visitar a los enfermos, evitar los chismes, decir la verdad en tu declaración de impuestos. El noajismo estaría encantado si tú hicieras esas acciones desde tu corazón. ¿Pero que pasa si tu corazón no está puesto en ello? ¿Qué pasa si realmente no tienes ganas de hacer una de esas buenas acciones?

El noajismo dice: Hazlo de todas formas. Está bien sentirse caritativo, pero es mucho mejor realmente dar caridad. Es maravilloso si nunca sientes la tentación de hablar mal sobre otras personas, pero es considerablemente más maravilloso si te contienes de decirlas incluso cuando tienes la tentación de hacerlo.

En fin,

Noajismo puro ya!

5 pensamientos en “Sentirse bien o hacer el bien?”

  1. Buen post Johnatan. Ganamos mucho más si hacemos el bien, nos referimos a observar los 7 Principios Universales; porque si solo nos sentimos bien con lo que hacemos, hablamos o pensamos, seguiremos fortaleciendo el EGO y siendo sus esclavos. Así que, hagamos el bien y construyamos Shalom.

  2. Saludos, interesante punto de vista, lo comparto en la generalidad, sin embargo, y si hilamos algo más fino, hacer el bien, en realidad es “ayudar a construir el bien”, en tanto sentirse bien, es un estado anímico, probablemente pasajero. Me parecen que si hay un orden son complementarios, como decía J.J. Rousseau en Les Confessions …“una de las ventajas de una buena acción es elevar el alma y predisponerla para realizar otras mejores”.

Deja un comentario