Abraham, el patriarca

Abraham NO FUE:

  • el primer judío, los judíos descienden de Yehudá, quien fue uno de sus bisnietos;
  • el primer israelita, los israelitas descienden de Israel, quien fue su nieto;
  • el primer hebreo, ya que los hebreos descienden de Eber, quien fuera padre de su tatarabuelo;
  • el primer monoteísta, hubo multitud de personas anteriores a él que lo fueron, así como otros que eran sus contemporáneos;
  • el primero en recibir la Palabra de Dios directamente, porque antes otros también fueron contactados por el Eterno;
  • el padre de las religiones monoteístas, porque el camino espiritual repele las religiones.

Abraham SÍ FUE/ES:

  • el primer agnóstico, pues él supo entender que existía una deidad pero fue incapaz de definirla hasta que tiempo después fue enseñado por gente que mantenía la tradición monoteísta original, además luego recibió el mensaje directamente de parte del Eterno;
  • el primer patriarca de los judíos, ya que su linaje sagrado se continuó a través de Itzjac, luego Iaacov y más adelante los padres de las tribus de Israel;
  • el primero en circuncidarse como señal de la alianza eterna que Dios había sellado con él y su descendencia;
  • el primero en predicar abiertamente el monoteísmo en contra de la religión opresora;
  • el primero en recibir la promesa que la tierra de Israel sería para sus descendientes, los judíos, por siempre;
  • el primero sionista espiritual realizador, dispuesto a dejar todo por morar en la tierra que estaba en armonía con su ser, y laborioso para que quedara como herencia bendita para su descendencia;
  • el primero en confrontar respetuosamente a Dios en busca de lo que él creía justo y misericordioso;
  • un activo noájida, consciente de su identidad espiritual, ferviente en el cumplimiento de los siete mandamientos para las naciones, promotor incansable de ese pacto sagrado y eterno entre Dios y todos los hijos de las naciones.

Un pensamiento en “Abraham, el patriarca”

Deja un comentario