El buen camino

¿Qué haces para agradar al Padre Celestial?

¿Oras, das diezmos como corresponde, conversas con Él, te encierras en comunidades de «creyentes»?

Pero, al mismo tiempo te sientes sucio, pecador, perverso, sin «salvación»… ¿no es así?
En el fondo, sabes que es así… ¿no?

Pues, te cuento algo que es de fundamental importancia.
Dios te acepta tal como eres,
con lo bueno y lo malo
que cargas en tu mochila.
Pues, tú eres Su hijo,
sin más trámites.
Eres hijo del Padre Celestial, por el mero hecho de haber nacido.
Por tanto, Él te ama, Él te comprende, Él te conoce incluso mejor que lo que tú te conoces.
Pero, como Padre y Rey, tiene consejos que darte, reglas que debes cumplir, pues Él las establece para tu propio beneficio, para que tengas una vida de plenitud, tanto aquí como en la posteridad.

Solamente hay un inconveniente.
Cuando HACES lo que Él ha declarado como malo
(además de que quizás perjudicas a otros)
te estás quitando claridad espiritual.
Es como que cada ACTO erróneo crea un trapo oscuro
que tapa la pura luz de tu espíritu.

Cuanto menos luz dejan pasar esos trapos,
más alejado te sientes de Él.

¿Qué hacer entonces?

Para Él lo fundamental no se encuentra en cosas que se llaman generalmente como «espirituales».

A Él agrada MUCHÍSIMO
cuando tú estás en paz con tu esposa,
cuando tienes un hijo,
cuando lo educas para que ande por la Buena Senda,
cuando honras a tus padres,
cuando eres amable con el vecino,
cuando pagas tus impuestos,
cuando te esfuerzas por dominar tu ira,
cuando eres solidario con el necesitado,
cuando apoyas causas de construcción de Shalom,
cuando trabajas honradamente…

ESAS son las acciones que Él valora grandemente.

Vale miles de veces más todo esto,
todas las acciones probadamente justas y buenas,
que cualquier postura de santo.

Mientras tú no lo entiendas,
y no te penetre esta idea hasta lo más hondo de tu ser,
seguirás sintiéndose pecador…
aunque Él no te juzgue como tal

5 pensamientos en “El buen camino”

  1. Que pasaria si en casa cuando nuestro padre nos ordena empezando por el hermano mayor tu deber es este y a ti te dice tu deber es este otro, que pasaria si hacemos la tarea de nuestro hermano mayor y la de nosotros no, acaso le agradara nuestra conducta Claro que no, asi pues las Sheva Mistvot Benei Noaj son nuestra tarea y es lo que nos corresponde Por Orden de Nuestro Padre Eterno.

    Ojala sepamos construir Shalom

  2. Maestro mientras leía esto, sentía tristeza y alegría a la misma vez. Leía pero a la vez reía.
    Ayer fui invitado por unos excompañeros de escuela a comer asado. Yo no queria ir, (porque sabía que iba a ver alcohol y juegos de timba, etc.) pero no me anime a decirles que no. Así que fui. Estuve unas dos o tres horas y me vine para mi hogar con un dedo cortado. me corte en el dedo (accidentalmente) y estoy de licencia hasta el viernes.
    En mis oraciones le confese a Dios que era un tonto, un necio, nada delante de Él, un negligente total. Porque no había actuado con sabiduría y le di la mano al ego y el tomo mi brazo. Cuando llegue a mi casa me sentía muy mal, pues de seguro uno de esos trapos obstaculizo mi luz, mi inteligencia. Me sentía sucio, triste y lloré.
    Ahora comprendo mejor las cosas. El esfuerzo por crecer, por mejorar, por desarrollarte, es lo que vale a los ojos de Dios. Más allá de que uno a veces falle.
    Estas palabras me llegarón al corazon: «Dios te acepta tal como eres,
    con lo bueno y lo malo
    que cargas en tu mochila.
    Pues, tú eres Su hijo,
    sin más trámites.
    Eres hijo del Padre Celestial, por el mero hecho de haber nacido.
    Por tanto, Él te ama, Él te comprende, Él te conoce incluso mejor que lo que tú te conoces.
    Pero, como Padre y Rey, tiene consejos que darte, reglas que debes cumplir, pues Él las establece para tu propio beneficio, para que tengas una vida de plenitud, tanto aquí como en la posteridad.»
    Abrazos Maestro!
     

  3. espero q este mejor pronto de su dedito!

    y, gran comentario…

    ahora, como vemos en la cantidad de visitas de este post y de comentarios… casi nada en el tiempo q lleva publicado, y es absolutamente mucho ma simportante q hablar de si puedo leer Tora o no, de si jesus esto o aquello, de si soy noajUda jasidico pq digo palabras q parecen algo asi como judaicas o reverencio a tal o cual lider judaico, etc.

    pero no, textos sustanciales, plenos de noajismo, llenos de verdadera espiritualidad duermen en el olvido…

Deja una respuesta