Archivo de la categoría: espiritual

Reprender al sabio

«No reprendas al burlador, porque te aborrecerá; corrige al sabio, y te amará»(Mishlei/Proverbios 9:8) El primer sentido del texto del inspirado proverbista es simple: hay gente que está sometida al EGO, vive en sombras, agobiada por sus impotencias (reales o sentidas). Esto los lleva a conducirse como Si quieres profundizar más de manera gratuita y […]

Detalles gigantes

“¿Con los ancianos se encuentra la sabiduría y con los muchos días, el entendimiento?”(Iyov/Job 12:12) Un diminuto signo de puntuación puede cambiar absolutamente el sentido de una frase.Con esa modificación podrían producirse toda una cadena de transformaciones y revoluciones que alcanzarían dimensiones insospechadas. En el mundo de la informática eso está más que claro desde […]

El GOZO de Dios

Leer la frase de póster (“No os entristezcáis, porque el gozo del Eterno es vuestra fortaleza”) puede provocarnos toda clase de sensaciones gloriosas emocionales.Pues, podríamos quedar atrapados por la creencia de que “el gozo del Eterno” es una especie de bálsamo de fe, un arrebato místico, una llama devoradora de pasiones sobrenaturales, un ciclón anímico […]

El no creativo

En las sociedades de bienestar en las que vivimos a veces, muy habitualmente, pareciera un pecado (o algo peor) que los padres o maestros digan la terrible palabrita “no”, a sus hijos o alumnos. Como si con el no les fueran a amargar el presente y arruinar el futuro. Para seguir leyendo, tienes el resto […]

Sincronía espiritual

Nuestras acciones pueden estar en sincronía con nuestra NESHAMÁ (espíritu, Yo Esencial, chispa de la Divinidad), o no.Por lo general, suelen estar en contradicción. Porque, el idioma de la NESHAMÁ es el … continúa el texto gratis aquí: https://yespiritual.com/2018/08/31/sincrona-espiritual-2/

Guerra con el enemigo

Por desgracia solemos olvidar esta gran verdad: la guerra es para hacerla contra el enemigo, para no ser lastimado por él, para vencerlo, para encontrar algún modo de llegar a la paz (ya que no hubo caminos de entendimiento que lo permitieran anteriormente). Te recomiendo que sigas leyendo aquí: https://yespiritual.com/2018/08/27/guerra-con-el-enemigo/ Realmente, vale el tiempo de […]

Rezar y estudiar Torá

Nuestro Creador no ha dejado nuestra vida espiritual lanzada al caos y al abismo.Desde el inicio mismo de la humanidad nos dictó un código de ética, de actuación, que es fundamentalmente espiritual. Si quieres saber más, sigue este link: https://yespiritual.com/2018/08/20/rezar-y-estudiar-tor/ ¿Te lo vas a perder?¡Yo no lo haría!

Esto fue lo que nos paso

carlos-apertura

 

 

Nosotros los gentiles, noajidas, benei noaj, ateos, personas, o como nos quieran llamar, nos sentimos dichosos por al fin poder gozar y disfrutar de la vida.

Lo cierto del caso es que somos personas comunes y corrientes, de diferentes países, de distintos estados civiles, de variadas profesiones, de distintas personalidades que encontraron en el Gran Mundo Virtual un punto de encuentro; un sitio en que se nos acogió como un Hogar; y que a pesar de nuestras diferencias, se nos dio trato de iguales. Ese trato de Igualdad y Libertad lo empezamos a vivir de manera natural, sin regaños por nuestros comentarios ni con sentencias de que teníamos que pensar de tal o cual manera. Simplemente continuábamos visitando la página web, leyendo sus artículos (en especial los que se encuentran en el apartado “Empieza Aquí”), comentando los mismos y expresando nuestras opiniones, para que al poco tiempo empezáramos a vivir grados de bienestar que en pocos lugares físicos o virtuales se encuentran.

Al poco tiempo, empezamos a notar mejorías en nuestras vidas; ya que mientras se leía, se ponía en práctica lo leído. Eso dio un resultado asombroso: cada vez se era menos víctima del prejuicio infundado producto de añejas ideas religiosas heredadas, y menos temerosos de las circunstancias que la vida presentaba. Empezamos a asumir actitudes diferentes a las que teníamos frente a la Vida, y el Mundo empezó a cambiar para bien. No era que no pasábamos momentos difíciles, era que ya los atravesábamos con una visión y actitud diferentes, y eso dio victorias contundentes.

Pero el inicio no fue sencillo. ¿Qué inicio lo es? Todo era confuso y caótico porque no se entendía, porque la información era muy multitemática, porque lo que se leía iba en contra de las ideas religiosas que se tenían aunque se creyera libre de ellas, porque se ponía algún tipo de resistencia necia ante evidencias reales y actuales, porque se criticaba u ofendía ante un comentario que derrumbaba nuestra supuesta astucia, y así varios ejemplos.

Era tanta la información que se obtenía que no se lograba  procesarla correctamente. Era como una “saturación” de ideas en nuestra mente, imposible de asimilar de un solo golpe. Se nos indicaba que siguiéramos el orden natural de crecimiento examinando las lecturas iniciales que se encontraban en el apartado “Empieza Aquí”, pero poco caso hicimos, y refunfuñando lo intentamos.

Pero un bien día, no muy lejos de ese primer inicio, y luego de leer ese orden que se nos habían recomendado, se reveló La Verdad; nuestra propia Verdad. Éramos personas vacías sin herramientas para enfrentar nuestros propios dilemas; hinchados de prejuicios, religiones, dogmas, miedos, terrores, depresiones, impotencias, problemas que eran evidenciados en esos primeros comentarios que hacíamos. Utilizábamos nuestro teclado para comentar con iracunda malicia o con depresivo sometimiento, revelando una sencilla verdad: éramos incapaces de vivir, desaprender y aprender.

Pero otro buen día, no muy lejos del anterior, y luego de muchos artículos leídos primeramente en el apartado “Empieza Aquí” y luego los que continuamente de publicaban, empezamos a vivir lo que a mí me gusta llamar Un Despertar De Conciencia. Porque así fue, con-Ciencia. No fue con fe en nada ni nadie, ni con aceptación ciega de ninguna religión, rito, dios, salvador, biblia o libro sagrado; todo fue con la razón, el intelecto, el análisis, la comunicación, la investigación, a la que se le sumó la tolerancia, la paciencia, el desprendimiento desinteresado, la explicación amorosa y la caridad en altruismo que merece el que no sabe o entiende.

Hicimos práctica del viejo lema del Método Científico: “La prueba visual siempre va a ser la menos confiable”. Así pues nos dimos a la tarea de intentar ser lo más objetivos y analíticos posible, porque queríamos saber la verdad, y con ella poder disfrutar de nuestra existencia.

En cierto punto, y luego mucha prueba y el error, todo empezó a cobrar sentido, y la propia vida empezó a tomar su rumbo natural, sin que peleásemos contra ella o contra las circunstancias. No me gusta utilizar el término “cambio” o “conversión” porque no sustituimos nada de nuestra personalidad, aunque sí desaprendimos mucho de nuestras ideas y comportamientos. Tampoco nos convertimos en santos, o en algo parecido a religiosos de oficio. Sencillamente nos dimos cuenta quienes éramos y cual era nuestras obligaciones para con nosotros, con los demás y con la sociedad.

Todo cobró sentido, nuestro pasado y nuestro presente, nuestro comportamiento ante las circunstancias; y descubrimos que los problemas que habíamos generado en nosotros y en otros se debieron por ignorar lo referente a nosotros mismos en nuestra forma de actuar y pensar. Cuando aceptamos eso, y con sinceridad actuábamos con base en la solución que se nos proponía en esos primeros ensayos leídos, empezamos a experimentar grandes avances ya que nuestra nueva actitud era iniciar la Gran Aventura del Hombre: saber quien realmente ES, desaprendiendo quien se creía que era.

Así fue como paso. Y en el estado de recién nacidos nos encontramos. Descubriendo el mundo que se nos reveló ante nuestros ojos. Vamos explorándolo poco a poco y mientras más nos adentramos en él con una actitud diferente a la que teníamos y con la información correcta y ordenada, más inmenso vemos que es.

Fue así que paso mi querido lector, o tal vez fue así como a mí me pasó. Pero sea cual sea el caso, lo cierto es que te espero, solo un gateo más adelante, para que conmigo contemples el panorama que está solo a ese gateo más adelante.

 

 

 

Seres Multi – Dimensionales

 

Siri, ¿Cómo eres? ;  

– Digamos que soy multidimensional-

No puede evitar reírme, ¡qué graciosa!,  ¿Multidimensional?  

El ser humano lo es, pero Siri no es un ser humano.  Es la nueva asistente de mi esposo, mucho más obediente que yo, fiel, con muy buen humor, y hasta romántica, mis hijos le consultan, le preguntan, saben cómo tratarla y ella siempre tan … correcta.  Pero multidimensional, no definitivamente no lo es.  ¿O sí?

Bueno, podría decirse que si, Siri es multidimensional, es un programa de reconocimiento de voz, pero que resulta ser una excelente asistente, te lee en varios idiomas y con buena rapidez y pronunciación, programa reuniones, envía correos, te realiza las búsquedas en internet de lo que requieres,  te avisa de tus citas, te despierta, te da el pronóstico del tiempo, hasta te canta si se lo pides, entre otras muchas cosas… y se llama Siri, una aplicación usada en tabletas,  eficiente, muy útil y más cuando pienso en lo que puede ayudar a personas con algunas limitaciones, no cabe la menor  duda de que la tecnología avanza a pasos agigantados en muchos aspectos.

Pero; ¿por qué no le reconocí como multidimensional, cuando podría decirse que lo es?   Pasa que me he habituado a usar el término cuando me refiero a seres humanos, porque no dejo de vislumbrarme  en ello.  El término no es propio del humano, pero cuando decimos que somos seres multidimensionales  estamos “ad portas” de reconocernos, de mirarnos, de descubrir eso que nos hace valiosos y únicos.

 

Hay una dimensión única, propia y particular del ser humano, esa que ningún otro ser en  la naturaleza tiene, y que nunca  podríamos transferir a otros seres, ni a la tecnología por más que avance, hablo de la dimensión espiritual.  Aquella que alberga “la chispa de divinidad que nos une al Creador”, esa que nos hace “humanos”,   que acallamos para obedecer al Ego, que ignoramos cuando no sabemos ejercer el libre albedrío que nos haría más humanos.

Mi intención es que te detengas un momento, para reconocerte “humano”, para que descubras eso que te hace valioso, diferente, y sobre todo que habla de el enorme potencial con el que cuentas para transitar por éste mundo de la mejor forma, para construir allí donde lo precisas,  para actuar bajo aquello que Dios  ha dicho te dará vida, para cumplir tu misión aquí y ahora.

Conoce  eso que eres, valora la identidad que nuestro Padre te ha otorgado, porque Él ya nos ha hecho espirituales y mucho,  pero el Ego es experto en decirte lo que no eres,  en ofrecer espiritualidad afuera donde no la hay, y sobre todo en opacar esa chispa de divinidad que ya tenemos.

 

Deja de buscar afuera lo que llevas dentro, conocerse es el primer paso para vivir espiritualmente.

Un abrazo, y que sepamos construir shalom.

 

Te recomiendo el siguiente link:  http://fulvida.com/id-noajica/identidad/la-corona-de-la-creacin

Sucot para noájidas

En pocas horas más los judíos estarán celebrando la festividad de Sucot, de las cabañas.
Esta festividad es netamente judía, una de las celebraciones particulares que el Eterno ha concedido a la nación de Israel. Y específicamente es una festividad de corte histórico-nacional, pues se vincula a los sucesos maravillosos que acontecieron a los hebreos a la salida de Egipto y durante su estancia en el desierto, previo a la entrada a la Tierra de Promisión.
Por esta herencia celestial, y por este encadenamiento al pasado nacional, los noájidas NO deben celebrar Sucot al estilo que SÍ lo deben celebrar los judíos.
Un gentil que pretenda conmemorar Sucot como los judíos, está incurriendo en apropiación indebida del patrimonio nacional y espiritual ajeno, está desobedeciendo la divina Voluntad, y está dañando su pureza espiritual con alimento que no le es apto.

Sin embargo, es una fecha a tener bien en cuenta en el calendario de eventos noájicos, y para celebrar con altura y bendición.
Ahora te dará unas pocas pautas para que festejes correctamente el tiempo de Sucot.

Para comenzar, recordemos que en épocas del Templo en Jerusalén, durante esta festividad los sacerdotes judíos ofrecían 70 animales en honor al Eterno, en representación de todas las naciones gentiles de la tierra.
Es decir, se les daba a todos los noájidas un lugar de importancia durante Sucot, se los incluía ritualmente, se les representaba sacerdotalmente, porque todos somos hermanos, hijos del Eterno. Si bien los judíos son el pueblo sacerdotal, los noájidas son los hermanos que colaboran y contribuyen a la edificación del mundo y al predominio de la santidad en el universo.

Recordemos también que de acuerdo a la profecía de Zacarías (14), en la Era Mesiánica Sucot será la época universal para la peregrinación al Templo en Jerusalén. Judíos y gentiles a la par nos presentaremos a rendir nuestra devoción ante el Padre en la ciudad que Él escogió para asentar Su santo Templo. Judíos y noájidas, cada cual desde su rol propio, cumpliendo con la divina Voluntad.

En la práctica, tú actualmente puedes construir una pequeña cabaña si deseas, pero no tienes obligación de hacerlo. Recuerda que el mandamiento de morar siete días en una Sucá es exclusivo para los judíos (varones), y que tú solamente estarás actuando de buena voluntad, para promover tu crecimiento espiritual y el de tus allegados. Pero no puedes considerar que con este acto estás cumpliendo algún mandamiento que te compete, tenlo presente por favor.
En cuanto a medidas, formas, materiales, etc. para la edificación de tu cabaña, queda a tu mejor parecer como constructor. Lo interesante sería que pudieras emplear elementos naturales, palos, ramas, hojas, palmas, etc., como una manera de distinguir lo que proviene de la naturaleza, directamente por bendición del Padre, sin mediar mayormente la mano del hombre.
Este aspecto de apreciar lo natural en estos días, y a través de lo natural la obra del Creador, es una de las tareas que te competen cumplir como noájida. Ten presente que tú eres el encargado de desarrollar el mundo, de convertirlo en un lugar propicio para el ejercicio de la santidad. Tú eres el socio del Creador a la hora de transformar, de perfeccionar, de completar la obra de la Creación.

¿Qué haces luego de que te has construido tu chocita, o has ayudado a otro a hacerlo, o has participado en la construcción del tabernáculo comunitario?
En la cabaña puedes comer y pasar un rato, con la expresa intención de recordar como vivieron los judíos a la salida de Egipto, recordando que es festividad judía. Aprovechas así a vincularte emocionalmente con tus hermanos judíos, con el pasado de la nación santa; NO para creer que eres miembro de Israel, sino para reconocer que ambos son camaradas en la obra de completar el mundo, cada cual de acuerdo al rol específico que el Padre les ha dado.

Cuando el noájida pasa un tiempo en su cabaña, puede abrir el canal de su memoria para rememorar los milagros que el Padre ha hecho por Israel, el amor que ha tenido por el pueblo judío, y la hermandad de todos los humanos bajo las alas de la divinidad.
Y el provecho personal está en que el noájida aprenda de esta manera a valorar lo pasajero de la vida terrenal pero su importancia cardinal para adquirir buenos frutos para gozar en su eternidad.
Que el noájida aprenda el valor de cada cosa, dejando en segundo plano a lo secundario para que predomine lo realmente principal, De esta manera estará ejercitando su voluntad para la misión de construir un mundo más perfecto.

Está muy bien que se reúnan y canten salmos de alabanza al Eterno.
Porque es fiesta del Eterno, conmemoración de Israel, momento de crecimiento para todos nosotros.

Espero que puedas celebrar y que pronto peregrinemos juntos hasta Sión, a venerar al Santo.