Honrando a padre y madre.

Cuenta la historia que un viejo se fue a vivir con su hijo, su nuera y su nieto de cuatro años.

Se mudó de casa. Estaba solo y deseaba compartir en sus últimos días.

Los años no pasaron en balde y ya las manos le temblaban. La vista era torpe y los pasos no eran tan fuertes como hace unos años.

Toda la familia comía junta en la mesa. Pero las manos temblorosas y la vista enferma del abuelito hacían del alimentarse un asunto difícil.

Los guisantes caían de su cuchara al suelo y cuando intentaba tomar el vaso, no era difícil que se derramara la leche sobre el mantel.

El hijo y su esposa se cansaron de la situación:

» Tenemos que hacer algo con el abuelo » , dijo el hijo.

» Ya he tenido suficiente y estoy muy harto de esta situación. » Derrama la leche; hace ruido al comer y tira la comida al suelo «

Así fue como el matrimonio decidió poner una pequeña mesa en una esquina del comedor; pasaban los días y el abuelo comía solo mientras el resto de la familia disfrutaba la hora de comer.

Como ya había roto varios platos, su comida era servida en un tazón de madera. De vez en cuando miraban hacia donde estaba el abuelo y podían ver una lagrima en sus ojos mientras estaba ahí sentado solo.

Sin embargo, las únicas palabras que la pareja le dirigía, eran frías llamadas de atención cada vez que dejaba caer el tenedor o la comida.

El niño de cuatro años observaba todo en silencio. Una tarde antes de la cena, el papá observo que su hijo estaba jugando con trozos de madera en el suelo.

Le pregunto suavemente: » ¿Que estas haciendo? » Con la misma dulzura el niño le contestó:

» Ah, estoy haciendo un tazón para ti y otro para mamá para que cuando yo crezca, ustedes coman en ellos.

Sonrío y siguió con su tarea. Las palabras del pequeño golpearon a sus padres de tal forma que quedaron sin habla.

Las lagrimas rodaban por sus mejillas. Y, aunque ninguna palabra se dijo al respecto, ambos sabían lo que tenían que hacer.

Esa tarde el esposo tomó gentilmente la mano del abuelo y lo guío de vuelta

a la mesa de la familia.

Por el resto de sus días ocupo un lugar en la mesa con ellos. Y por alguna razón, ni el esposo ni la esposa, parecían molestarse mas cada vez que el tenedor se caía, la leche se derramaba o se ensuciaba el mantel.

Los niños son altamente perceptivos. Sus ojos observan, sus oídos siempre escuchan y sus mentes procesan los mensajes que absorben.

Si ven que con paciencia proveemos un hogar feliz para todos los miembros de la familia, ellos imitarán esa actitud por el resto de sus vidas.

Los padres y madres inteligentes se percatan que cada día colocan los bloques con los que construyen el futuro de su hijo. Un padre constructor de Shalom debe ensenar a que sus hijos sean los constructores del manana.

9. Uno está obligado a dar honra a sus progenitores aun después de muertos. Por ejemplo, cuando el hijo menciona el nombre de su difunto padre, debería añadir (algo como), «Sea su memoria bendecida en el Mundo por Venir» o, «Que descanse en paz».

12. Si los padres le dicen a su hijo que transgreda alguna de las Siete Leyes Universales, el hijo no debería escucharlos. Los padres tienen la obligación de honrar a Dios y, por tanto, el hijo tiene que honrar la voluntad Divina antes que los deseos de sus padres.

14. Quienquiera que averguenza a su padre o a su madre, aun con palabras o gestos, se considera maldecido por Dios, como está escrito, «Maldecido es aquel que deshonra a su padre o a su madre» (Deuteronomio 27:16).
fuente:
http://fulvida.com/elcamino/EShonoring_parents.php.html

13 pensamientos en “Honrando a padre y madre.”

  1. Excelente texto uriel!.

    La mente de las personas y principalmente la de los niños ,son como un procesador,almacenan información positiva y negativa,y se ejecuta la que más predomina,agamos y construyamos Shalom,para que la mente de nuestros niños no se vean afectadas por la causa de nosotros los adultos.

    P.D:Está es mi nueva cuenta de usuario antes era JAIME VELAZQUEZ. 

  2. Muy bonito texto. Es importante recordar cuan importante es cuidar de quienes incondicionalemnte  han cuidado de nosotros. A pesar de nuestras diferencias, debemos siempre preocuparnos por el bienestar de nuestros padres y abuelos en todo sentido. No basta con darle un plato de comida o comodidades, pues también necesitan sentir que los amamos.Bendiciones Uriel y muchas gracias. Shalom

  3. Llevaba varios dias intentando recordar una cancion que va que ni al pelo:
    Titulo: Honour Your Mother And Father
    Autor: Desmond Dekker
    Genero: SKA

    Letra:
    Honor your mother and your father
    That your days may be long on the land
    Children, obey your parents and the law
    This is the law of the prophets

    Honor your mother and your father
    That your days may be long on the land
    Children, obey your parents and the law
    This is the law of the prophets

    Love your parents as how you love yourself
    Do onto others as they would do to you

    Honor your mother and your father
    That your days may be long on the land
    Children, obey your parents and the law
    This is the law of the prophets

    Love your parents as how you love yourself
    Do onto others as they would do to you

    Honor your mother and your father
    That your days may be long on the land
    Children, obey your parents and the law
    This is the law of the prophets

  4. Para odiar y pecar solo debes OLVIDAR, olvidar lo bueno que se han comportado con nosotros, olvidar las noches en vela cuando nos cuidaron en nuestra enfermedad, olvidar, olvidar.
    Para amar solo necesitas RECORDAR, recordar el esfuerzo para educarnos, para criarnos, el amor que pusieron en cada palabra, recordar, recordar.
    Honrar a padre y madre es un mandamiento, no lo puedes pasar por alto. Muchos, para poder deshacerse de sus padres ancianos, OLVIDAN a proposito.  Los que en verdad aman a sus padres RECUERDAN constantemente todo lo bueno, lo placentero de esa crianza.

Deja un comentario