GRAN HIPOCRESIA DEL MUNDO, AL CRITICAR SOLO EL MURO DE SEPARACIÓN ENTRE ISRAEL Y LOS ÁRABES PALESTINO

SOLO CRITICAN  A ISRAEL, Y A NINGÚN ESTADO MÁS. MIRAR TODOS  LOS MUROS Y LA GRAN HIPOCRESÍA. HAY MUROS DE LA VERGUÉNZA EN TODO EL MUNDO, TANTO EN OCCIDENTE, E INCLUSO EN PAISES MUSULMANES.


LOS PAÍSES TIENEN FRONTERAS, ALGUNOS NECESITAN MUROS DE PROTECCIÓN.

Cuando miramos estas fotos nos damos cuenta hasta qué punto se es malintencionado cuando se critica ferozmente la valla que Israel tuvo que construir. ¿Cómo se puede ser tan miserable?

Cualquier país del mundo tiene fronteras y nadie tiene derecho a entrar a él sin permiso. Lamentablemente Israel vive en una situación especial pues no las ha podido fijar con un acuerdo, pero de hecho, cualquiera no puede entrar a Israel, ni a Inglaterra, ni a Francia, ni a ningún país del mundo sin estar autorizado.

Esta falta de un acuerdo definitivo con los palestinos, que han rechazado todas las oportunidades para definir dos estados sino que quieren uno solo, y palestino, lo obligó a fijar límites para proteger a su población de los ataques terroristas. La única forma razonable fue con un cerco que impidiera el libre ingreso de suicidas palestinos. No son verdaderos muros, son simples cercos movibles para esta circunstancia, si lo hubiera hecho antes muchas vidas se habrían salvado.

Lo que es imperdonable es que estas fotos no se vean en todos los medios, que se oculten, que no salgan a la luz pública y que se hagan manifestaciones en todo el mundo contra una valla que si fue construida por Israel fue impuesta por el terrorismo palestino. Poco a poco todos lo están haciendo exactamente por el mismo motivo, sin embargo, al acusar a Israel y no levantar la voz para defenderlo se cubren de vergüenza. La historia ya los está juzgando, porque como dice el viejo refrán:

«El que pierde la vergüenza una vez, no la recupera jamás».

INFORMACIÓN TOMADA DEL BLOG DE ANA.

EL PPS les es graciosamente ofrecido por VALÉRIE AMRAM D’NOFRIO.  WWW.AMRAM.TW Y ES TRADUCIDO DEL FRANCES POR JS. LA DIFUSION MASIVA ES AUTORIZADA Y ACONSEJADA.

http://ana-ana2008.blogspot.com/2009/07/390-israel-los-muros-y-la-hipocresia.html

8 pensamientos en “GRAN HIPOCRESIA DEL MUNDO, AL CRITICAR SOLO EL MURO DE SEPARACIÓN ENTRE ISRAEL Y LOS ÁRABES PALESTINO”

  1. UTILIZARR EL LINK Y MIRAR LAS FOTOS DE LOS MUROS DE SEPARACION:
    –INDONESAIA CON MALASIA.
    –EEUU CON MEXICO.
    –INDIA CON BANGLADESH.
    –PAKISTAN CON AFGANISTAN.
    –ARABIA SAUDITA CON YEMEN.
    –ESPAÑA CON MARRUECOS (CEUTA, MELILLA).
    –CATÓLICOS Y PROTESTANTES EN IRLANDA.
    –MARRUECOS CON EL ARGELIA Y OTROS.
    –Y OTROS MAS…

    SOLO SE CRITICA UN MURO QUE HA REBAJADO, LOS ATENTADOS TERRORISTAS MÁS DE UN 98’5 %

  2. Pilar Rahola dijo:

    Primera cita. Ayaan Hirsi Ali, la diputada holandesa de origen somalí condenada a muerte por luchar contra la opresión de la mujer en el islam, en su libro Yo acuso: «Dos de cada tres guerras en el mundo se libran en nombre del islam. La idea de que el islam es una religión de paz no tiene ningún fundamento».

    Segunda cita. Wafa Sultán, psicóloga siria, en una entrevista en Al Jazira: «Solo los musulmanes defienden sus creencias quemando iglesias, matando gente y destruyendo embajadas. Este camino no dará resultado. Los musulmanes deben preguntarse qué pueden hacer por la Humanidad, antes de exigir que la Humanidad les respete». Vive amenazada de muerte.

    Tercera cita. Fadéla Amara, musulmana de origen argelino y presidenta del movimiento francés Ni Putas, Ni Sumisas: «Soy musulmana creyente y considero el velo un instrumento de opresión contra la mujer».

    –Podría añadir, a los nombres de estas tres mujeres, otras muchas cuya lucha a favor de la libertad, en el seno del islam, les ha supuesto vivir amenazadas. Ninguna de ellas insultó a esa religión, pero todas recibieron la acusación de insultarlo.

    –Lo primero y más terrible que nos encontramos, cuando intentamos un debate sereno y democrático sobre el islam, es la demonización del pensamiento crítico, siempre en boca de personas que se otorgan su representación universal, y que presentan el islam como un dogma antidialéctico y ahistórico.

  3. Escribí, hace años, que al Islam le urge tener un Voltaire, y viendo la repuesta que la señora Ndeye Andújar me dedica, en la que dispara ad hominem, mata al mensajero convirtiéndome en un ente cargado de prejuicios, y convierte mis argumentos críticos en insultos al Islam, aún considero más urgente apelar a la Ilustración. Me rebelo contra esta maldad del pensamiento que basa en la negación del debate la verdad de sus argumentos. Me rebelo porque es una postura maniquea y antidemocrática. Puede que Andújar tenga miedo al pensamiento libre –es bueno leer a Fromm–, pero no podrá evitar que, a pesar de la demonización, algunas personas seamos seriamente críticas con el Islam actual.

    Un apunte fundamental. Aunque lo intente, no encontrará, en ningún texto mío, un solo insulto a la religión. Respeto profundamente las creencias de cada cual y, aunque soy de corte racionalista, no considero que la fe sea la fuente del problema. Pero sí encontrará muchas reflexiones preocupadas por el uso perverso de la religión en favor de una ideología totalitaria que, hoy, en nombre del Islam, educa en el fanatismo, en el nihilismo suicida y en el desprecio a la mujer. Si la señora Ndeye Andújar quiere encontrar insultadores del Islam a los que señalar, le aconsejo que mire hacia casa. Le doy algunas ideas. Insultan severamente al Islam los que educan a sus hijos para ser bombas humanas. Insultan al Islam los que establecen leyes que esclavizan a la mujer. Insultan al Islam los que educan en el antisemitismo, en el antioccidentalismo, en el desprecio a la libertad. Insultan al Islam los que usan la técnica del siglo XXI para conectarla con la Edad Media. Insultan al Islam los que invitan a los niños a herirse hasta el delirio para conmemorar la muerte de alguien que desapareció hace siglos. Y, sí, insultan al Islam los que, desde mezquitas occidentales, animan a tapar a sus mujeres, a enviar a los jóvenes a combatir en Irak o a considerar la democracia una maldad infiel.

    ¿No sabía que esto ocurre en mezquitas españolas, francesas…? La invito a leer algunos informes, o incluso a conocer los motivos de las expulsiones de algunos imanes en Francia. ¿Todas las mezquitas? Por supuesto que no. Por supuesto que existe una mirada progresista y democrática del Islam. Pero convive con ella, y de forma muy extendida, una mirada regresiva, fanática y antimoderna. Esa mirada, para desgracia de todos, tiene mucho poder y recibe mucho dinero. Y esa mirada, por cierto, tiene una especial obsesión en imponer el velo, metáfora inequívoca de la negación de la libertad de la mujer.

    Podríamos discutir otras cuestiones. Por ejemplo,
    Ndeye Andújar asegura que la Universidad Islámica de Al-Azhar niega la validez coránica de la ablación. Pero olvida que en la misma universidad hay estudiosos que la avalan. Y también olvida que desde Al-Azhar se han alimentado algunas de las lecturas fundamentalistas del Corán que más daño ideológico han hecho. Fundadores de los hermanos musulmanes de Egipto, desde Hassan al-Banna hasta Sayyid Qutb o Yousouf al-Qaradawi, han bebido de sus fuentes. Y sus textos, paradigma del discurso integrista más totalitario, son lectura en la mayoría de centros islámicos europeos. El tema, pues, ni es tan simple ni es tan bonito.

    En lugar de intentar demonizar a los que levantamos nuestra pluma para denunciar los abusos en nombre del Islam, harían bien las Ndeye que nos rodean de dedicar sus esfuerzos a combatirlos. El enemigo del Islam no somos las mujeres que defendemos la libertad. El enemigo está en casa, usa el nombre de Dios en vano y lo pervierte a favor de una ideología malvada. Una última petición. Piénselo dos veces antes de señalarnos con el dedo y acusarnos de insultar al Islam. Porque quiero recordarle que algunos de los suyos pueden considerar esa acusación, una diana.

    http://www.pilarrahola.com/3_0/ARTICULOS/default.cfm?SUBFAM=35&ID=280

    ________________________________________
    Pilar Rahola
    El Periódico. Barcelona.
    01/02/2007

  4. EL MURO QUE SE PONE A LAS MUJERES MUSULMANAS, ESA TELA QUE LAS ANULA Y LAS ESCLAVIZA, EN NOMBRE DE SU dios.

    Perversa metáfora de la burka
    La burka es una maldad intrínseca, propia de una misoginia patológica que convierte a la mujer en una sombra, cuya existencia sólo se sustenta por el hecho de la procreación.

    Ya lo descubrió Yasmina Reza en su observatorio literario del futuro presidente. Nicolas Sarkozy tiene muchos defectos, pero no posee uno fundamental: la falta de personalidad. O, lo que es lo mismo en política, la falta de autoridad. Muy al contrario, la presidencia de Sarkozy se ha ido significando por gozar del poder democrático, sin miedo a ejercerlo.

    A diferencia de algunos políticos timoratos, que cuando asumen el cargo se asustan de su significado, el presidente francés no tiene este tipo de complejos. Lo cual conlleva sus riesgos, pero también algunas notables ventajas. Porque si hay algo tan demoledor para la democracia como el autoritarismo es la falta de autoridad. Sarkozy, pues, tiene agallas para ejercer el poder, y tiene agallas para aguantar sus consecuencias, y ello lo convierte en un político en el centro de la diana.

    Es pronto para saber si fracasará en sus múltiples flancos, o será uno de los presidentes más importantes de la historia de Francia, pero algo es evidente: lidera los debates centrales de Europa. Y, sin duda, es uno de los pocos políticos que ejercen como líder del continente. Probablemente por ello, porque conoce su liderazgo, Sarkozy ha vuelto a atreverse con uno de los temas más sensibles del mundo actual: el lugar de la mujer en el islam. Y a diferencia de los gurús del multiculturalismo, que inundan los despachos europeos –y muy especialmente, los despachos españoles– de iniciativas paternalistas con el islam, Sarkozy deja claro lo fundamental: una cosa es la protección de la pluralidad de credos en una democracia, y otra muy distinta permitir la segregación de la mujer, con la excusa religiosa.

    La burka es una maldad intrínseca, propia de una misoginia patológica que convierte a la mujer en una sombra, cuya existencia sólo se sustenta por el hecho de la procreación. Esa túnica que tapa completamente a la mujer, y la somete a un apartheid físico, social y visual, es la metáfora más precisa de la esclavitud. ¿Qué tendrá que ver Dios con este machismo enfermo y malvado? Y, sin embargo, usan a Dios para justificar esa maldad.

    El uso de la burka en las sociedades democráticas es una burla a la democracia misma, y un reto a sus fundamentos. Porque detrás de la burka hay una ideología totalitaria que intenta imponer su razón, por encima de la razón democrática. Por supuesto, aunque nos vendan machaconamente el producto, no tiene nada que ver con la libertad individual. Al contrario, es la negación de toda libertad. En Francia lo saben, y deciden actuar.

    Aquí, en cambio, practicamos el buenismo paternalista, y hasta damos subvenciones a imanes integristas. ¿Mujeres con burka por el Raval? Nada, pura diversidad solidaria, happening multicultural. Es lo que tiene el pensamiento débil. Que es débil, y no es pensamiento.

    http://www.pilarrahola.com/3_0/ARTICULOS/default.cfm?SUBFAM=35&ID=1718

    ——————————————————————
    Pilar Rahola
    La Vanguardia. Barcelona.
    24/06/2009

  5. EL VELO ISLÁMICO ES UNA GRAN PERVERSIÓN CONTRA LAS MUJERES

    EL ROSTRO forzadamente escondido de una mujer amaga ideologías fundamentalistas que basan, en su opresión, una concepción antimoderna de la sociedad.

    Lo sé. Nada más escribir el título, ya me imagino a algunas mujeres musulmanas asegurándome que el velo es una opción personal, que están encantadas y que nuestra mirada occidental no puede entender tanta grandeza. Sin ir más lejos, este periódico publicó un magnífico reportaje titulado Catalanas de Alá donde exponía la historia de catalanas convertidas al islam.

    Y gracias a Dolors Bramon, conocemos la lucha de algunas mujeres para poder ser imanes. Sin embargo, más allá de las anécdotas que podríamos explicar, y que tienen que ver con la peculiaridad vital de cada cual, la categoría de la cuestión es mucho más sórdida, ahonda en una severa falta de libertad y bebe de las fuentes de un machismo feroz, escudado en una lectura malvada de la religión. El velo islámico casi nunca es una opción, sino una imposición social, legal y penal.

    EL ROSTRO forzadamente escondido de una mujer amaga ideologías fundamentalistas que basan, en su opresión, una concepción antimoderna de la sociedad. Ayer mismo, Lidia Falcón abundaba en ello. Millones de personas nacidas mujer en el islam sufren todo tipo de atropellos, desde la negación de su libertad hasta violencia física, pasando por el desprecio profundo a su condición humana. Hoy, en el mundo, no existe el racismo institucional –no existen las Suráfricas– pero existe un racismo sexista que condena al ostracismo a un ser humano por su condición sexual, y ello ante la impunidad absoluta, ante la más absoluta indiferencia.

    Como último botón, la muestra de la polémica surgida en el viaje del ministro López Aguilar a Arabia Saudí. El ministro se negó a visitar la Universidad Imam de Riad porque no permitían la entrada de las periodistas. Pero ese mismo ministro había permitido, previamente, la indignidad de tapar hasta los pies a esas periodistas, nacidas libres y eventualmente esclavizadas por exigencia del fascismo saudí. ¿Habría permitido el progresista Gobierno de Zapatero una visita a la Suráfrica de Pieter W. Botha?

    RESULTA evidente que, en términos de derechos fundamentales, es peor nacer mujer que nacer negro. Por supuesto, las dos condiciones juntas multiplican la discriminación. Lo cierto es que la cuestión de la mujer en el islam es una de las vergüenzas más serias de la carta de derechos humanos, y la indiferencia del mundo respecto a este drama profundo, que crea un inmenso dolor y que consolida concepciones esclavistas de la sociedad, es un suicidio para la libertad.

    No olvidemos que detrás de una mujer esclava hay un hombre que ha sido educado en el desprecio a su madre, a sus hermanas, y ello se convierte en la piedra angular de una sociedad enferma. Una sociedad que, con la opresión a la mujer, acepta y aplaude ideologías de opresión.

    El velo es la metáfora de esta opresión, y por ello se ha convertido en la bandera del fundamentalismo islámico en los países occidentales. Más allá de las películas que nos expliquen cuatro catalanas que han visto la luz de Alá, lo cierto es que las niñas de 14 años musulmanas salen de las escuelas cuando les llega la regla, lo cierto es que en los barrios musulmanes, la presión sobre las mujeres llega al punto de asfixia, que hay carnicerías halal, por ejemplo en Santa Coloma, donde hacen descuento a las mujeres que se tapan, y lo cierto es que la mayoría de mezquitas en nuestro país alimentan un discurso antioccidental, antidemocrático y claramente antimoderno, entendida la modernidad en su acepción ilustrada.

    Lo cierto es que, en Occidente, los tentáculos de la concepción totalitaria del islam están bien asentados, usan inteligentemente nuestros recursos democráticos, y están ganando la partida, frenando con eficacia la influencia de la cultura democrática.

    El ejemplo de una recluta, en Scotland Yard, que se ha negado a dar la mano a Ian Blair, el máximo jefe del cuerpo, y exige ir tapada, es muy ilustrativo. Y no tanto por el reto de la mujer, militante extremista, sino por la debilidad de la sociedad retada. ¿Qué ha hecho Scotland Yard? Se lo ha permitido, y hoy la tenemos asignada a una comisaría patrullando con velo.

    ¿Tocará a un delincuente cuando tenga que detenerlo? Y aún más claro: ¿aceptaríamos a un policía que por sus creencias se negara a dar la mano a un homosexual o a un negro? Es evidente que no. Sin embargo, cuando se trata del islam nos tiemblan las piernas, nos entra un ataque de paternalismo progresista y aceptamos auténticas perversiones del derecho democrático, bajo la excusa de la religión.

    NO OLVIDEMOS que el reto del integrismo islámico para con la democracia, se reviste de cuestión religiosa, pero es un reto ideológico. En Barcelona tuvimos el ejemplo de la fiesta del cordero que montaron algunas entidades paquistanís. Aplaudimos la fiesta, la coreamos, la enseñamos por TV-3, y nos quedamos tan anchos cuando supimos que las mujeres tenían prohibida la entrada. Lo cual no solo es una vergüenza, es una derrota de la democracia.

    El velo no es una cuestión menor. Es la punta de lanza de un planteamiento antidemocrático que basa, en el ostracismo de la mujer, su principal baza. Detrás del velo no solo hay machismo religioso y esclavitud. Detrás del velo palpita una ideología que le ha declarado la guerra a la libertad.

    http://www.pilarrahola.com/3_0/ARTICULOS/default.cfm?SUBFAM=35&ID=279&IDIART=1

    ——————————————————————
    Pilar Rahola
    Diari El Periódico. Barcelona.
    26/01/2007

  6. Muy bueno tu aporte Jhulio.
    He visto los reportajes a Wafa Sultan para mi es una valiente dice la verdad.
    COmo dije en otros comentarios si el problema es el ISlam.
    EL mundo siempre critica aISRAEL.
    Los otros muros son peores por que no estana hechos con un fin de segurida fisica sino con un fin de segurida o podriamos decir de separacion economica  y en este caso no son  eticos. el pais rico no quiere a sus vecinos pobres

Deja un comentario