La generación de Babel


1 -Toda la tierra tenia una misma lengua y vocablos unificados. 2 -Cuando emigrarón desde Oriente, encontraron un valle en la tierra de Shinar y allí se establecierón. 3 -Se dijerón entre sí: «Vamos, hagamos ladrillos y horneémoslos al fuego» El ladrillo les sirvió de piedra y el asfalto de revoque. 4 – Dijeron: «Vamos, edifiquémosnos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue al cielo y hagámosnos un nombre, para que no nos dispersemos sobre la superficie de toda la tierra.» 5 -Hashem descendió para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos del hombre 6 -Dijo Hashem: «Mira un pueblo unificado con una única lengua para todos ¡y esto es lo primero que han hecho! ¿¡Ya nada les sera impedido de todo lo que planeen hacer!? 7 -Vamos, descendamos y confundamos allí su lengua, de modo que nadie entienda la lengua de su compañero.» 8 -Y así, Hashem los dispersó de allí sobre la superficie de toda la tierra y cesaron de edificar la ciudad. 9 -Por eso llamó su nombre Bavel, porque allí confundió Hashem la lengua de toda la tierra y de allí los dispersó Hashem sobre la superficie de toda la tierra. (Genesis 11)


La Torá nos trae un pequeño párrafo acerca de esta generación que tuvierón el peor propósito que la humanidad unida podria tener en contra de Dios. Esta generación en su loca fantasía querian llegar al cielo, destronar a Dios y hacerse un nombre. Era tanto su afán que lloraban más por un ladrillo que caía de arriba que por una persona con el mismo final.

Es dificil creer como estas personas no aprendierón de sus antepasados que fueron arrasados por el agua. Sin embargo esta generación merecia el mismo castigó que la generación del diluvio.

Los sabios enseñan que no sufrierón la misma desgracia porque entre ellos se encontraba un ingrediente muy poderoso entre la humanidad: La Paz.

En la generacion del diluvio había robo, peleas, demasiada inmoralidad que se hizo intolerante para Dios. Pero que gracias a un hombre que se mantuvo en su firmeza de justicia cumpliendo la voluntad de Dios, floreció la humanidad.

En la generación de la torre de Babel no toleraban que Dios estuviera en los reinos celestiales en tanto a ellos les toco el mundo inferior, querian construir la torre que llegara hasta donde termina la gravedad en la tierra, colocar una idolatria con una espada en desafio hacia Dios y luego de allí, en sus locas fantasias, flotar en el espacio para destronar a Dios.

Aunque merecian el peor de los castigos, Hashem los dispersó y confundió sus lenguas. Si alguien le pedía a su compañero agua, este le daba una soga, no se entendían, no se comprendían.

Se puede deducir cuan extraordinaria es la paz y cuan detestable es la discordia.

Busca la paz, persiguela, alcanzala, tal como esta dicho:

«¡Apartate del mal y haz el bien, procura la paz y persiguela! (Salmos 34:15)»

Por el pronto retorno de los fieles!



11 pensamientos en “La generación de Babel”

  1. Si, es una gran conclusión…Que hay realmente dentras de la enseñanza de la Torre, porq las personas querian hacerse de un nombre puesto ya sabian q iban a ser dispersados…. Solo trabajaron para obtener su deseo?…

  2. Muchas gracias Nahuel por el articulo.

    Y le confieso que tanto el tema de la generación de Noe como la de Babel me ha tenido inquieto, porque a juzgar por lo que se ve aconteciendo en la nuestra, no estamos muy lejos.

    Algunas veces, y viendo algunos avances, parece que no son parecidas; pero otras veces, viendo algunos fenomenos sociales, estamos peores.

    Tal vez lo que me pasa es que tengo miedo (es decir, soy ególatra desdichadamente) y esa condición la he notado en algunas personas con que me relaciono; eso nos hace ser destructores de shalom.

    Es obligación no solo nuestro codigo, tanto en lo individual como en lo colectivo, sino que tambien destronar nuestro indeseable huesped EGO y ponerlo en su sitio primitivo.

Deja una respuesta