El consejo diario 349

Para construir en ocasiones es necesario destruir.

Para que crezca un fuerte y poblado árbol, pleno y fructífero, la semilla debe desaparecer y dejar que emerja en todo su esplendor lo que contenía en su ser.

También tus errores pueden llevarte a crecer.
También tus penurias y dificultades son pasos previos a un mejor estado.

Confía y haz tu parte.

24 pensamientos en “El consejo diario 349”

  1. un ejemplo muy banal.

    el otro dia a un conocido le dejo de funcionar un canal de cable, justo el q los chicos estan prendidos todo el dia.

    era una de llantos y quejas en ese hogar!
    (yo creo q de no existir mas ese canal o el cable, ya era una gran ventaja, primero hubiera habido pataleos, pero luego paz comunicacion amor etc… en fin)

    entonces el buen amigo llama al proveedor d ecable pide q se lo reparen, blablabla.
    en resultas, al otro dia habia vuelto el dichoso cnal infantil y el proveedor de cable le puso una canalera extra en la casa, pues estaban haciendo esa promoion para todo el q llamara a pedirlo.

    asi pues, lo q era un contratiempo, el fiiinnn delll muuunnnddooo para esa casa, resulto en un contratiempo q redundo en un beneficio.

    (repito, para mi es en realidad peor, ahora hay mas toxinas junto a la nueva canalera, pero bue, ellos eligen como quieren vivir y que queiren sufrir)

    ahora, extendamos esta idea a otros planos, mas o menos de importancia y veremos q es dificil juzgar lo sucesos hasta q no se llega al final del proceso.

    cariños

  2. Gracias Moré. Identifico tres sabidurías en este consejo con alguna relación entre ellos, y entiendo que una reflexión adecuada es un buen pan para nosotros. Por ejemplo, identifico a esta como la segunda, “También tus errores pueden llevarte a crecer”. A Tomás Ericson, luego de mostrar uno de sus grandes inventos, alguien tratando de minimizarlo dijo algo así; Al fín, despues de fracasar mas de 100 veces lo conseguiste. Y este replicó, no, nunca fracasé, solamente demostré que existen mas de 100 cosas que no funcionan. Al leer en su consejo, que usted intrepone la palabra “Tambien”, comprendo que debemos ser responsables y no andar alegremente cometiendo errores, y que la fortuicidad de estos, deben estar asociados a actos o intenciones nobles de nuestra parte, porque de otra forma, estos no obrarán en nuestro crecimiento.

  3. Mi hipótesis que buscamos la seguridad como se refería Platón al amor en su Banquete. La verdad es que muchas veces nos escudamos en el adoctrinamiento para dar sustento a nuestra reacia posición que no es más que una forma de “salir por la tangente” porque no cabe duda que la costumbre es mucho más fuerte y dejarla siginifica trabajo. Y si vemos que pr naturaleza somos seres perezosos entonces es mñas fácil hacerse de la vista gorda y seguir con el status quo sin importar que tan malo sea con tal de no exponernos a la tediosa tarea de reconstruirnos a nosotros mismos. El ejemplo es más que claro, el comercio recurre a nuestra pereza para vendernos cosas, desde mandos para los televisores hasta “gimnasios en casa.”

Deja un comentario