Una Corta Anécdota…


Un científico que descubrió el arte de reproducirse a sí mismo tan perfectamente que resultaba imposible distinguir el original de la reproducción.
Un día se enteró de que andaba buscándole el Ángel de la Muerte, y entonces hizo doce copias de sí mismo.
El ángel no sabía cómo averiguar cuál de los trece ejemplares que tenía ante sí era el científico, de modo que los dejó a todos en paz y regresó al cielo.
Pero no por mucho tiempo, porque, como era un experto en la naturaleza humana, se le ocurrió una ingeniosa estratagema.
Regresó de nuevo y dijo: “Debe de ser usted un genio, señor, para haber logrado tan perfectas reproducciones de sí mismo, sin embargo, he descubierto que su obra tiene un defecto, un único y minúsculo defecto”.
El científico pegó un salto y gritó: “¡Imposible! ¿Dónde está el defecto?”.
“Justamente aquí”, respondió el ángel mientras tomaba al científico de entre sus reproducciones y se lo llevaba consigo. “Todo lo que hace falta para descubrir al ‘ego’ es una palabra de adulación o de crítica”.

12 pensamientos en “Una Corta Anécdota…”

  1. Pues More, primero debo reconocer si es una adulación… Xq no creo que todas las personas dicen las cosas solo por quedar bien con los demás.. Cuando alguien dice algo de mi que yo se que es falso y pienso que lo hace solo por agradarme; lo que hago es cambio de tema a uno importante que valga la pena escuchar y discutir; por el cotnrario si es una crítica, actuo de diferentes formas, si es ofensiva muchas veces tiendo a defenderme y otras a ignorar lo que dicen, depende el grado de ofensa… si es una crítica que yo se q es correcta, la acepto, eso no me cuesta.

  2. Pues cuando sea una adulación hay que recibirla como tal, yo creo que no tiene nada de malo que al recibir una felicitación por algo que hayamos hecho.

    Cuando recibamos una critica negativa, lo que mas nos conviene es tomarla en cuenta con el fin de corregir errores, y aprovechar esas criticas para mejorar.

Deja un comentario