¡Para siempre y no hay nadie más!

Anécdota #1

Hija: Mamá, la maestra me dijo que Dios se murió.

Mamá: (risas)… a ver mi amor, ¿qué decimos todas las mañanas camino a la escuela?

Hija: “Escucha Israel El Eterno…”

Mamá: ¿Viste? “El Eterno”… significa que Él es para siempre…

Hija: Ahhh… es para siempre…

Anécdota #2

Hija: ¿Mamá y es que mis amiguitos no aman al mismo Dios?

Mamá: No mi amor, porque el Dios que ellos aman se murió y el de nosotros es para siempre…

Hija: Mamá pero es uno, y es uno solo… (levantando el dedo) dice: Y no hay nadie más!

(Diálogos entre mi hijita de 4 años y mi señora).

11 pensamientos en “¡Para siempre y no hay nadie más!”

Deja un comentario