El Poderoso Poder de Pertenecer a…


Es Increíble, lo poderoso que puede llegar a ser la creencia de la necesidad de pertenecer a un grupo social, es increíble la cantidad de cosas que una persona puede llegar a realizar, solo para demostrar que indiscutiblemente pertenece a dicho grupo. Mucho mas aberrante es ver como arrastran a sus familiares y amigos a tales acciones con el fin de mitigar las ansias de pertenencia.
Es increíble la cantidad de estupideces, inventadas para mantener dichos ritos elaborados, y mucho mas increíble es ver como personas inteligentes se someten a tales actos degradantes, solo por mantener viva la visa que le indica la pertenencia a dicho Status.
Dichas estupideces nacen de la nada, como por ejemplo inventar que nosotros los Venezolanos pertenecemos a una raza única, y por eso debemos someter al mundo entero, ya que los demás solo son bestias y hay que someterlas (Espero que esto no lo haya dicho alguien), ó decir, Yo soy de tal color y los otros deben morir, porque son inmundos.
Únete a mi grupo de … pero debes pasar por tal prueba de fidelidad. Hoy en día me pregunto ¿porque fui el victimario y a la vez la victima de tales maniobras mentales? ¿Porque esgrimí la espada y me apuñalé?, ¿Porqué fui mi propio Juez y me condené? solo cabe una respuesta: Quería pertenecer a un grupo social y sus privilegios. De este modo y con esa máxima actuaba alocadamente y el grupo me decía: “El maestro dice odia a tu familia, sino estas fuera” y yo lo consentí, ó “Mata a tu hermano inmolandote solo así puedes redimirte, máximo honor de nuestra casa”,y yo estaba dispuesto, ó mata aquí te honraremos con una medalla, y yo la anhelaba. Cuando recorro algunos pensamientos del pasado me siento sorprendido, a veces quedo estupefacto, al contemplar la cantidad de cosas que realicé, actos de increíble estupidez, ¿cómo pude mentirme a mi mismo, solo por pertenecer a…?
Reviso constantemente el diario escrito por mi mano y mis juicios, y he llegado a la conclusión de que merezco la pena capital, por ser indolente e inconsecuente con mi existencia, por haber arrastrado a otros de semejantes incongrutes desfachateces que anidan a menudo en dichos grupos sociales. Por haberme convencido a mi mismo, de que tales locuras me darían el cielo y la dicha eterna, por creer que Dios estaba de mi parte ordenándolo todo. Je je (Me río de mi mismo).
Alcanzar mi independencia, lograr el respeto a mi mismo, a lo que me rodea, fue una tenaz lucha, derribar montañas de mentiras y lograr una sobriedad con respecto a la vida, no depender de grupos sociales para sentirme con pertenencia a, son logros que he obtenido aquí en esta casa fulvida.
No necesito la idea de pertenecer a … para sentirme aprobado, para actuar con bondad y construir un mundo de paz y dicha. No necesito lugares santos o de reunión donde congregarme para demostrar que puedo cumplir con mi propósito de traer salud.
Aquí, en ésta casa Solo se me pide respeto a mi mismo, a la vida, a mi ecosistema, a la Fuerza que lo sostiene. No hay ritos, no hay misterios, no hay lugar al misticismo, no hay ceremonias, no hay eslogan de estas conmigo sino te mueres, no hay infiernos que tener, no hay diablos a los que ahuyentar, ni demonios a los que derrotar, salvo aquellos que anidan en mi mente, aquellos que me enseñaron religiosamente en la triste academia del grupo al que pertenecí, aquí, solo hay SOLO UNA MÁXIMA “ESCOGE LA VIDA”.
El poder de pertenencia como droga que desgasta y consume, devasta tu esencia, es solo un pensamiento que corroe y mancha, un enfoque distorsionado de la realidad que percibimos, NO LO NECESITAS, YA ERES PARTE DE UN TODO. HAS QUE ESE TODO AL QUE YA PERTENECES SEA GRATO, Y DIGNO, PARA VIVIR.

9 pensamientos en “El Poderoso Poder de Pertenecer a…”

  1. Que fuerte Mario, que bueno que saliste de ese sitio. Ahora tus post también son de ayuda, por todo aquel daño que hiciste ahora haces un bien en compartir vida y un mensaje muy distinto. Quiera El Eterno restituyas cada mal concejo, acción y comentario “racista” mil veces por buenas acciones para bendecir al prójimo.

  2. Mario, cuantos nos sentimos identificados contigo. La necesidad de pertenecer a… es una droga, es una autopista hacia la idolatria y apartarse de Dios. Uno se acaba integrando en una jerarquía, quiere progresar, quiere dominar… la religión organizada… supuestamente quiere servir a Dios pero al final uno se aleja del Eterno… La idolatría está en el ansia de poder y dominación, también la corrupción llega por el afán de lucro de algunos lidercillos… jajaja… todas estas burlas en nombre de Dios… ahí está la blasfema.

    Al final, todo este delirio conlleva a la total desconexión de Dios, lo peor en lo que pueda caer un ser humano

  3. Noé nuestro máximo referente no necesitó una iglesia para adorar al Eterno, menos pelearse por puestos, fama, poder, etc. Dios lo escogió como único referente leal a Él. Noé no predicaba en las calles (como los cristianos dicen que predicó 120 años) sino sus justos actos hablaban por él.

  4. Ronald, posiblemente fue uno de los errores de nuestro antepasado Noaj no adoptar una actitud más proactiva. Noaj se centro en ser él mismo leal al Eterno pero se centro en su tarea de construir el Arca y en cumplir los Mandamientos Universales. Sin embargo Noaj no previno a sus semejantes de cuán alejadas estaban sus vidas de la Voluntad de Dios. Noaj se limitó al mínimo estricto. Noaj debería haber dialogado con todos aquellos que iban a la perdición… por algo le dió Dios 120 años… algo más esperaría Dios de Noaj que la construcción de una Arca para que se salvase él y su familia.
    Los Noajidas sin embargo deben difundir Noajismo, al igual que los Judios, quien no lo haga está fracasando, está eligiendo una vida cómoda.

  5. Valioso texto. Como dice Uriel, la oportunidad está hecha para cada uno de nosotros y aunque es cierto que como Noajidas es nuestro deber dar a conocer nuestra identidad… es tambien cierto que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Es solo de valientes como Mario quienes son capaces de liberarse de las cadenas tan pesadas que alguna vez cargaron. Un abrazo fraternal!

Deja un comentario