iEGO

Hace algunas semanas era presentado el nuevo gadget de la gigantesca empresa tecnológica de la manzana, de la pretenciosa línea a la que el mercado denomina ‘teléfono inteligente’. Es increíble como un aparato electrónico pueda causar tanto revuelto para que masas enteras lleguen a enloquecer por tal dispositivo y esperarlo con ansias, a tal grado que las personas están dispuestas a esperar afuera de las tienditas desde un día antes para ser los primeros en tenerlo.

Aclaro que no estoy en contra del móvil, ni de los que lo quieran obtener, y mucho menos en el desarrollo de la tecnología, que a mis ojos debe servir a las sociedades como una simple y mera herramienta de progreso en todas las áreas de la vida. Sin alienarnos, sin obsesionarnos, ya que pudiera ser contraproducente o en su caso llegaría a ser una maldición para nosotros. Desconozco que diga la Tradición acerca de la tecnología, sería muy interesante saber que piensan los sabios sobre ella, como para tener un marco de referencia y no dejarnos llevar tan fácilmente por las enormes olas de la era tecnológica.

En torno a todo esto, hay ego. El EGO cohabita en cada uno de nosotros, sin excepción.  Y casualmente, una de sus funciones es hacer que deseemos lo que no necesitamos (posiblemente sea el mayor socio estratégico del Mundo Corporativo que vivos hoy), y por tal motivo somos vilmente engañados por él, y por supuesto que también por las grandes campañas de publicidad y  marketing que preparan las compañías. Estamos viviendo en una época en la cual hay una sobrecarga de información para los humanos, hay Datos por doquier, y el único remedio por el momento a la mano, es ser conscientes de la información y las cosas que consumimos.

Nada en exceso es malo, a excepción de las industrias de las drogas y la religión que debieran ser consideradas veneno para la humanidad. Aunque están ahí, bien plantadas en la legalidad porque el hombre pareciera que quiere huir, escapar del ensimismamiento al que está sometido.

Estamos enchufados a unos audífonos, nos cubrimos en una burbuja y así suprimir la realidad ‘local’, a los demás, a nosotros mismos, con el fin de estacionar la mente dejando que la vida fluya y se desperdicie en lo que verdaderamente es nada. Porque hay EGO, y porque infantilmente creemos que el exterior nos herirá.

Somos parte de una gran estructura cósmica, cada uno de nosotros somos únicos, pero configurados de forma diferente, somos parte de un todo, y por tal razón, dependemos de cómo se comporte nuestro cuerpo, el universo, el ecosistema, las relaciones humanas. Será inhumano desenchufarnos de todo lo que nos rodea.

La característica más humana que poseemos, es el habla. Hablemos, aprendamos a comunicarnos. No importa si es de forma virtual o local. Aprendamos a silenciar si hay EGO en nuestra forma de decir las cosas. No importa si es desde un iPhone o desde nuestros labios.

13 pensamientos en “iEGO”

  1. Gracias Lel.. me gustó mucho el comentario que hiciste en el antepenultimo parrafo :»..nos cubrimos en una burbuja y así suprimir la realidad ‘local’, a los demás, a nosotros mismos, con el fin de estacionar la mente dejando que la vida fluya y se desperdicie en lo que verdaderamente es nada..»

    Eso que describes lo vivimos todos (y soy uno que muy amenudo sin darme cuenta estoy en esa practica), por que pareciera que el Ego humano responde la sensación de impotencia e inseguridad ante la Gran Realidad, ensimismándolo a uno en su pequeña existencia, y nada más.

    Por eso manejamos con las ventanas cerradas, con audifonos, o vivimos en una tortura constante de pensamientos de como resolvemos nuestros problemas, carencias o necesidades, sin poder observar la plenitud que ofrece la Vida.

    Gracias de nuevo Lel..

  2. Hay que romper las burbujas, dejar los audifonos, dejar el carro un dia y caminar o usar transporte publico, salir a comer, invitar a comer, dejar la tele por un rato, pararse mas temprano, etc…

    En mi caso personal dejé de usar el carro y ahora uso transporte publico. El carro lo usa mi señora. Quizas porque soy buen esposo o porque era algo que vi al More hacer en Montevideo y desde entonces quise hacerlo. Pero ha servido para no estar aislado.

    Gracias More porque deje la comodidad de mi carro gracias a su influencia. En la próxima visita seré mas cuidadoso no sea que me de por hacer dieta jejejej

  3. no, dieta no haré jejeje…

    Aqui hubo un tiempo en que las vias colapsaron y las colas eran insoportables y el carro comenzó a dar fallas, y el estrés era horrible. Llegó un momento en que me subia al carro pensando en que el motor fallaria y así pasaba. No sé si mi mala vibra aportaba para que esto sucediera. Lo cierto es que ahora ese estrés se fue y mi señora feliz.

    Me gusta la idea de moverme en bici, pero aqui matan por robar ese tipo de cosas. Hay tanta inseguridad que toca blindar las burbujas.

  4. algun dia quisiera ir a montevideo y otros lados no preocupo mucho de los detallitos un poco fresco jose m buen articulo me gusto mucho el EGO es un mal que siempre anda en nuestra mente alejandonos del ETERNO pero ya saben a estudiar aprender y practicar las buenos valores y leyes noajidas ADELANTE

Deja un comentario