Memoria y conciencia tras la muerte

Un buen amigo me hizo una pregunta, que le surgió mientras leía un antiguo texto de mi autoría: http://serjudio.com/rap1001_1050/rap1034.htm: ¿perderemos la conciencia individual (memoria, recuerdos, personalidad, etc.) al momento de fallecer?

La humilde respuesta que brindo ahora se basa en lo que conozco de la tradición judía, la cual no es monolítica ni inamovible, sino una entidad con vida propia, con identidad a la vez que desarrollo. Cambia, sin dejar de ser ella misma. Se preserva, sin asfixiar las posibilidades de adaptación.

Gracias a la moderna tecnología podemos ejemplificar con facilidad lo que desde antaño se nos enseñó.
Actualmente, y cada vez más, los usuarios de aparatos informáticos no guardan sus archivos/datos en sus aparatos exclusivamente, sino que además los suben a la “nube” (Cloud Computing).
Fotos, música, videos, documentos, emails, chats, programas, INFORMACIÓN, en fin, todo aquello que da sentido a la computadora (Tablet, Smartphone, etc.) y explica su existencia.
¿Por qué hacemos así?
Podría ser para tener los datos en cualquier aparato y no solo en el que contiene la info, pues, nos conectamos a la nube y al instante tenemos en la PC de la oficina lo mismo que estábamos haciendo en casa, o el video que estábamos viendo en el bus lo continuamos en la cama, etc. Ya no somos prisioneros del dispositivo que contiene la información, pues ahora está en donde la precisemos, sin importar el artefacto empleado (si la tecnología es compatible).
Otro motivo, nos preservamos de perder la información. Si extraviamos la computadora, si la roban, se rompe, deja de funcionar el disco duro, los datos vitales siguen frescos y disponibles a nuestro alcance. Es una gran ventaja no depender de un pequeño dispositivo, sino poseer un respaldo en otro sitio, con mecanismos de seguridad y acceso.
Si buscan en internet, seguramente encontrarán más ventajas, y las consecuentes desventajas del asunto.

Ahora, transportemos esto a la pregunta del buen amigo.
Tenemos un sistema de memoria orgánica individual, nuestro cuerpo recuerda (aquí un artículo de divulgación que puede resultar interesante). Es nuestro disco duro, que nos acompaña (si todo va bien) hasta el día del fallecimiento. Tras él, la totalidad (o casi, no lo sé exactamente) queda inaccesible o desaparece.
También dejamos registros fuera de nuestro cuerpo, en nuestras obras, lo que escribimos, filmamos, fotografiamos, compartimos, especialmente en esto último, pues dejamos en los otros recuerdos que pueden extenderse más allá de nuestro minúscula fracción de espacio/tiempo.
Y, de acuerdo a la Tradición, cada cosa que experimentamos, todo, se sube a la “nube” espiritual. Todo el tiempo, sin pausas, sin alteraciones, estamos conectados a la gran red espiritual, a través de nuestra neshamá, lo que llamamos esencia espiritual. Todo se guarda en esa nube, en ese gran disco duro, que se preserva sin errores ni pérdidas, por siempre. Sean impresiones, sensaciones, sentimientos, ideas, vivencias, acciones, todo sin excepción, en perfecto registro.
Así pues, aunque la muerte nos alcance, nuestra esencia permanece, en esa información 100% fidedigna que quedó guardada en el mundo espiritual.

Espero que se entienda bien esta idea.
La memoria individual se preserva, hasta en su más mínimo detalle.
Pero, ¿esto significa que también se preserva la conciencia individual?

Para responderlo, veamos qué entendemos por conciencia.
Usaremos uno de los tantos diccionarios online:

"1   Conocimiento que el ser humano tiene de su propia existencia, del estado en que se encuentra y de lo que hace: tengo plena conciencia de lo que hago; el golpe le ha hecho perder la conciencia. consciencia.
2   Facultad del ser humano para elaborar juicios personales de carácter moral y ético sobre lo que está bien y lo que está mal, con relación a sí mismo y a los demás: tener la conciencia tranquila significa que no has hecho nada que crees que estaba mal.”.

Podemos decir que en el caso de la primer acepción la respuesta es sí. De acuerdo al judaísmo la neshamá descarnada tiene conciencia de estar existiendo en ese mundo indescriptible que es el espiritual, además de contar con el acceso a la memoria de los sucesos de su vida individual, como a lo que el Eterno le permita acceder de la memoria colectiva (los límites, no los sé, ni me parece posible que pudiéramos saberlos).

En el caso de la segunda acepción, podemos decir también que sí, precisamente la existencia luego de esta vida se la conoce como “mundo de la Verdad”, porque es imposible mentir, justificar, dar excusas, engañar, sino que el juicio se elabora en base a la verdad. Así, cada recuerdo que se presenta para evaluar es la propia neshamá la encargada de valorarla de acuerdo a parámetros de verdad y no a los dictados del EGO.

Invito a leer un breve ensayo de un gran intelectual, el rabino Aryeh Kaplan: “La inmortalidad y el alma”.

Ahora, ¿cuál es el beneficio REAL y práctico de esta respuesta?
Te brindo una idea, pero me encantaría oír las tuyas.
Llenemos nuestra memoria trascendente con buenos recuerdos, de actos de bondad y justicia, de fidelidad, de experiencias agradables, de disfrutar de lo permitido, de alegría, de placer apto, para que tengamos una memoria y conciencia eterna de verdadero paraíso. Si hacemos esto, también estamos compartiendo el bien y la bendición con el prójimo, preservando así una huella de vida más allá de la muerte física.
¡Pura ganancia! ¡Pura vida!

11 pensamientos en “Memoria y conciencia tras la muerte”

  1. Muchas gracias moré por aclarar más el concepto, conforme a la tradición judía; de la que sin ser parte directa, las personas que intentan tener una vida justa y libre de prejuicio grandemente se pueden beneficiar de forma indirecta sin manosearla.

    Y sinceramente en mi caso, lo pensé varios minutos antes de formular la pregunta, porque la concentración de la persona normal es vos sus acciones en este mundo y no en cavilaciones sobre otros posibles.

    Tal vez sea la sensación egoísta de impotencia hacia el no saber o no tener el control sobre el deceso lo que me hizo cavilar; pero el hecho de intentar comprender que lo que somos y lo que hacemos tiene consecuencias más allá que la nuestros propios beneficios me hace pensar y actuar con mayor responsabilidad.

    Gracias nuevamente no sólo por el artículo, sino por su tiempo, comprensión, dedicación, amistad, vocación y su vida. Es Fulvida y ser judío de bendición.

  2. Recuerdo programas ( tipon discovery ) de personas que tenian recuerdos de vidas pasadas, incluso habian ido a visitar el sitio y la persona recordaba dond estaban las casas, monumentos.
    Cualquier cosa que nos informe y ayude a entender es valiosa, ahora esa memoria esta en nuestros genes guardada y aflora al azar ?, esa informacion se guarda en el alma o se trasmite a traves de los genes ?, pero si el alma es lo que nos hace funcionar y el cerebro es donde se guarda la informacion, esto me indica que todo esto no es posible del azar .

  3. Que importante es el vivir bien, el llenarse de memorias positivas con momentos agradables todos los dias… todo el dia.

    En un vistazo al mas alla pero con la clara invitacion a vivir y disfrutar de lo permitido, a hacer de este mundo un paraiso terrenal sin dejar de contemplar el futuro.

    Que importante es llevar una buena vida, ordenada y productiva.

    Muchas gracias por este gran trabajo, un abrazo querido Amigo y Maestro.

    Gracias!!!

  4. Lo interesante tambien es el tema de la Información. El artículo apunta a que somos receptores de información; analogicamente, somos procesadores, que cuando se nos agota la batería, la información permanece; pero no estatica o pasivamente (Según Aryeh Kaplan en su artículo, el reino espiritual es un reino cuya sustancia es la información).

    La información continua interactuando con voluntad individual.

    Así que parte de nuestro sentido de existencia es ser receptores de información

    1. la unica info q podemos adquirir en este mundo es la de los sentidos, las experiencias, el disfrutar… la info teorica, el conocimiento «textual» ya es accesible para la neshama sin necesidad de su pasaje por la tierra.
      solo cuando vivimos, experimentamos, disfrutamos, estamos recabando la info q no tiene accesible para si la neshama en su estado descarnado.
      se entiende?

      1. Se entiende More. Es mas, creo yo que hay mas responsabilidad conciente en la persona en saber que lo que se experimenta haciendo justicia (por ejemplo), su banco de memoria tendrá menos espacio para sensaciones depresivas producidas por la insatisfacción egoísta.

  5. Hay algo de la vieja fe en parte de esto, ¿cómo saberlo?, nadie ha regresado de la muerte para contarlo, sin embargo algunas creencias se pierden en la noche de los tiempos . Lo más probable es que no pase absolutamente nada, la inconciencia total y eso sería todo, pero ello no quita ni pone nada , según mi humilde opinión tratar intensamente de hacer lo correcto, no dañar a nadie, pedir y hacer justicia y tener bondad en el actuar del día a día, no por miedo al castigo posterior, sino porque se tienen ciertos valores humanistas , eso pareciera ser lo que importa, el resto, la idea de una suerte de inmortalidad, en mi caso me sorprendería mucho y no he llegado a ese convencimiento a pesar que he leído y escuchado bastante sobre el tema.

    1. sea cierto q hay de lo q ud llamala vieja fe, o no -como a mi me parece-, lo cierto es q esta frma de vivir lleva al shalom interno y externo en este mundo y si existe el siguiente, tbn en el siguiente…
      por otra parte, los q tienen conviccion en el Eterno y sus cosas, no precisan ir y volver de la muerte para saber, basta lo q El revela.
      y este sagrado hogar se sustenta en la creencia en un unico Dios, q es verdadero y eterno y q se ha comunicado con la humanidad y nos ha dotado de conocimieinto.
      puede compartir esa creencia, o no, por supuesto.
      pero ademas, esa creencia no es una religion, pq no impide a la persona vivir de acuerdo a su libre albedrio en vez de esclavizado a los dictados del sentimiento o de algun pastor.

Deja un comentario