Luces, Cámara y… hablemos de Cine

Imagen1

 

 

Se aproxima otra oportunidad para compartir contigo, ésta vez un nuevo “encuentro virtual”  a través del chat del Facebook de  Noájidas Colombianos (Fulvida), en el que compartiremos, opiniones e ideas   que pueden surgir  tras ver una película.

 

La manera como se han venido desarrollando estos encuentros es muy sencilla:   se propone una película, para que la veamos con anterioridad, así el día del encuentro dialogamos sobre ella a través del chat intentando rescatar aquellas cosas que podrían aportarnos algo en relación a nuestra identidad como Noájidas.

 

Nuestro próximo encuentro virtual será este sábado 2 de noviembre a las 7:00 p.m.  Para participar en él  debes agregarnos a tus contactos en el  Facebook,  ( https://www.facebook.com/noajidas.colombianos ) Noájidas Colombianos (Fulvida) y  el día del encuentro pedir unirse al  chat para participar en él con  relación a  la película propuesta.

 

La película que  proponemos esta vez se titula: «Una extraña entre nosotros» (A Stranger Among Us) protagonizada por la conocida actriz Melanie Griffith,  puedes verla completa y en español  en el siguiente link:  http://www.youtube.com/watch?v=fUND_DeXEFY .

 

 

Ésta película la vi por primera vez hace un poco más de 10 años,  quizás uno o dos años más, y yo estaba recién enlistada en  las filas de los mal llamados judíos mesiánicos, así que para el momento me encontraba deslumbrada con la idea del judaísmo, estaba conociendo tantas cosas que desconocía acerca de la Torá, el Hebreo, el Shabat, la fiestas, y alcanzaba a percibir esa sabiduría que hablaba del Creador del  universo  en un modo “tan distinto” a lo que equivocadamente había aprendido en el catolicismo (que fue aquello que inicialmente aprendí de mis padres, pues correspondía a  lo que creían y medio conocían).

 

Cabe aclarar que poco a poco “esas mismas cosas que me vislumbraban”  me permitieron también comprender en su momento que el mesianismo o judaísmo mesiánico, era otra de esas sectas más; que aunque se acercan a la verdad siguen manteniendo posturas  y creencias, equivocadas alejadas de la realidad y también modificadas a su acomodo, pero eso lo supe tiempo después, y no quiero extenderme con ésa idea en el presente post.

 

Volviendo al tema, la razón por la cual hoy me parece interesante proponer  ésta película,  es precisamente porque cuando la vuelvo a ver luego de tanto tiempo tras conocer mi identidad como noájida y sobre todo amando mi noajismo, puedo percibir  otras cosas de interés, e importantes que en esa primera vez no lo  hice.

 

Pasa igual a  lo que sucede durante la etapa del enamoramiento,  vemos lo que queremos, aquello que le interesa a nuestro Ego, el deslumbramiento va acompañado de una serie de reacciones químicas en nuestro interior que proporcionan placer y que actúan como “drogas” creando dependencia,  somos presa de reacciones instintivas que acompañan nuestro lenguaje corporal, seduciendo o dejándonos seducir…  ese es el enamoramiento entre otras cosas, pero NO el amor.  Y sin embargo muchos confunden enamoramiento con Amor. 

 

Quizás  y muy probablemente  las personas que  deciden convertirse al judaísmo (No todas, aclaro) les sucede esto, es decir  se han enamorado; pero sin comprender lo que significa amar esa identidad con la que se identifican tanto, y a la cual desean abrazar.  Tal vez;  sólo  tal vez…  es algo que no debemos descartar,  y aclaro  esto es una opinión  personal.

 

En la película la protagonista Emily Edith  (Melanie Griffith) quien  es una detective de  policía debe adentrarse a una comunidad hasídica  judía  de New York para resolver el caso de un asesinato.   Se encuentra con un mundo diferente, con  distintos modos de actuar y  de pensar,  más que una religión  se halla frente a un modo de vida, en el que quizás por primera vez oye hablar de  la Torá, el hebreo, el Shabat, el Kadish,  en fin… encuentra  diferencias que le hacen cuestionarse eso que ella conoce, que ha vivido, e incluso puede  llegar a cambiar aspectos  en su modo de vida mientras realiza su trabajo.  Pero no deja de vivir en su mundo, en su entorno, Emily no manifiesta ni muestra intención por quedarse al interior de esa comunidad, pero sin dudas la cercanía con una verdad diferente le marcan y le llevan a  hacer cambios   una vez regresa al mundo  al cual pertenece.

 

Hace años sólo vi lo que me interesaba,  mis ojos estaban puestos en el judío y en como vivía su  judaísmo desde lo que se mostraba,  pero  ahora también la miro a ella a Emily con otros ojos, y por ello a partir de ésta película, creo  podremos reflexionar por ejemplo  en preguntas  tales como:

 

¿Deben convertirse en judíos, todos  los no judíos?; ¿Podemos hacer cambios significativos en nuestro modo de actuar, sin ser judíos? ¿De qué forma?; ¿Cómo podemos ser socios en la construcción de Shalom los noajidas y los judíos? ¿Solamente los no judíos podemos aprender de  los judíos, o ellos también podrían aprender algo de nosotros?,  éstas  podrían ser las preguntas que servirían para orientar el encuentro, pero será un placer  compartir contigo, si lo deseas, y si quieres acompañarnos para que nos cuentes  tu opinión o aquellas  ideas en relación al tema durante el chat.  Para nosotros  será valioso.

 

Nos Vemos pronto, que sepamos construir Shalom,  Un Abrazo!

6 pensamientos en “Luces, Cámara y… hablemos de Cine”

  1. La vi hace mucho tiempo y aunque vagamente, la recuerdo como una buena película.
    Me parecen muy interesantes los comentarios vertidos en el post y también a mi me ha ocurrido el ver de manera totalmente diferente el argumento de libros y filmes que leí o vi hace años así como de hechos históricos que adquieren nuevas formas vistos como noájida.

  2. La descargue la vi y me gusto, si la verdad es un mundo diferente, pero no son exoticos ni pintorescos
    son gente pacifica que siguen sus leyes y viven de acuerdo a ellas.
    Claro y tienes razon en lo de la cercanía con una verdad diferente le marcan y le llevan a hacer cambios una vez regresa al mundo al cual pertenece.
    Otra pelicula que vi hace tiempo pero no porque buscara algo relacionado con el judaismo ( en mi epoca de ateo ) era
    the believer.

  3. Creo que todos nos vemos expuestos a esa sensacion de sentirnos extraños particularmente en la religion, me parece que es una sensacion generalizada pero que no muchos se atreven a compartir o a externar sin embargo es una señal de que debemos de cambiar de «aires».

    Vere la pelicula, gracias por el trabajo Eli!

    un abrazo!

Deja un comentario