Abundancia de todo

¡Pasa, es tan común!
Si hay extendida una gran sábana blanca, o una tela de pintor, o una pared, o una hoja, con un punto negro, ¿qué es lo que sueles mirar?
¿Adónde se dirige tu mirada?
¿Qué atiendes?
Sí, supongo que es el punto el que esclaviza tu visión, el que se adueña de tus ideas.
Hacia allí se encamina tu atención, como si fuera un imán que atrae irremediablemente.
Pasa, es común que así sea.

Como con el punto en la pantalla en blanco, es el resto de los asuntos.
Nos quejamos, lamentamos, rogamos, clamamos, lloramos, enojamos, confundimos, obsesionamos por esas fallas que se cruzan en nuestra vida.
Nos aferramos al dolor, abrazamos el sufrimiento, nos apretamos fuerte a lo enfermo mientras pasa de largo la infinidad de bienestar y placer.

Tanto te perturbas por esa cosa (probablemente) insignificante.
Derrochas tu energía, dejas de disfrutar de lo bueno que tienes para ti.
Sumas sentimiento de impotencia a la anterior impotencia.
Añades máscaras y cáscaras, acrecientas las dificultades, te hundes en reacciones poco efectivas.
¿Por qué?
Por concentrarte en el punto negro en vez de admirar la pantalla enorme y tersa, que está esperando que tú la disfrutes.

Entonces, dejas de ser feliz a cambio de enfocarte en la amargura.
Sí, ese punto está ahí y no lo quieres.
Hasta quizás sea algo grave, señal de algo más profundo y terrible.
La idea no es negar la realidad, no es evadirte, no es fantasear que mágicamente desaparece lo negativo a fuerza de no pensar en ello o por llenarte de pensamiento positivo supuestamente mágico.
La idea es admitir lo malo, aceptar que es real, pero no enfocarte en él.
Dejar fluir, para controlar aquello que está en tu haber controlar.
Eres poderoso en determinado sector, así como limitado en otros.
¿Sobre qué vale la pena poner la atención y dedicación?

Entonces, aprende a aplicar con sabiduría y conocimiento tu energía.
Busca tu Yo Auténtico en medio de la maraña de máscaras y cáscaras del Yo Vivido. Encuéntralo.
Date cuenta cuáles de tus facetas del Yo Vivido resuenan al compás sagrado de tu Yo Esencial.
Entonces, estarás en la senda de la unidad, de la unicidad, de la armonía interna que se amplifica en lo externo.
Podrás sentir el SHALOM que estás construyendo con esta acción, entonces tus acciones serán de bondad y justicia, movido por el AMOR y ya no por el impedido EGO.
Vivirás aquí y ahora, plenamente, sin sentir culpas por el pasado, y sin angustiarte por el futuro.
Estarás presente, serás presente, en unidad contigo mismo, con el prójimo y con el Eterno.
Gozarás, serás feliz, ya no actuarás movido por el EGO y usando sus herramientas.
Estarás enfocado en el bienestar, en la bendición, serás bendito y de bendición para otros.
Estarás consciente y ya no en caos, sumiso al Eterno sin por ello abandonarte en esclavitud.

Por supuesto, la vida seguirá dándote puntos oscuros, habrá tiempos de llorar y no solamente para reír.
Pero, será tu respuesta diferente, de vida, de sentido, de trascendencia, de felicidad lo que finalmente te quedará.

Quizás ahora puedas entender de una manera diferente, ¿más profunda?, este versículo que explica el motivo de que sobrevengan maldiciones:

"Por no haber servido al Eterno tu Elokim con alegría y gozo de corazón por la abundancia de todo…"
(Devarim / Deuteronomio 28:47)

Y si entiendes el mensaje, entonces no lo dejes en idea, en una sensación pasajera, en un rayito de luz que realmente poco espabila la inmensa oscuridad; mejor, vive a pleno, construye shalom, haz tu parte en la tarea.

9 pensamientos en “Abundancia de todo”

  1. Gracias More por el artículo. Quisiera ejemplificarlo con experiencias vividas, de lo que es «enfocarse en el punto negro».

    Luego de una discusión, o de algun altercado y a veces sin importancia, no dejaba de repetir la misma escena una y otra vez en mi cabeza: repitiendo lo dicho, recordanto lo contestado, suponiendo lo que pude haber dicho o como pude haber actuado, etc. Una y otra vez, incontrolablemente recordaba y recordaba, generando precisamente esa amargura.

    Es realmente espantoso ver el poder que tiene el EGO en la propia vida; pues sin desearlo, se seguía dando vueltas recordando lo que había pasado una y otra vez; delirando de como se pudo haber actuado o de lo que se pudo haber dicho para tomar el control de la situación, o simplemente para salir victorioso en la disputa.

    Y digo que es espantoso ver la fuerza del EGO, porque sin querer o intentar pensar en otra cosa o distraerse en otras actividades, siempre volvia los recuerdos de la situación, trayendo consigo esa amargura de la que nos describe. No parece creíble que mi propio EGO tenga el control incluso de mis pensamientos; pero sus efectos son inegables.

    Creo que he aprendido, y sigo aprendiendo, que no puedo impedir con mis fuerzas que mi EGO intente dominarme, pero si puedo reconocerlo cuando empiezo a sentir impotencia y no dejarme llevar por sus efectos.

    Ser un gentil conciente es una bendición; pero más bendición es sentir menos esclavitud del deseo ególatra.

    1. Me pasa lo mismo, me quedo en ese pensamiento ciclico y no logro salir inmediatamente, por no encarar o confrontar la situación como me gustaría hacerlo! Gracias por compartir!

      1. Generalmente me alejo de la situación que produce ese malestar, pero cuando ya decidí alejarme, ya el proceso cíclico había llegado a puntos feos.
        Lo mas triste es que en muchas oportunidades tengo razón, me debería haber salido antes, es que a veces uno no tiene otra salida inmediata.
        Y me pasó que cuando confronté, que fueron escasas las veces que lo hice, me encontré con reacciones muy feas o deshonestas. Y es así como opté por retirarme silenciosamente. es difícil encontrar palabras sabias, o salidas elegantes mas cuando uno siente y sabe que hay o hubo una negligencia de otra parte. Daría ejemplos pero es difícil de exponerlos en un foro.

  2. Gracias Amigo Luis, a todos…Cada comentario o reflexión es botar el Ego al tacho..como unas medias avejentadas y con huecos. Te preguntarás porque no escribo Tirar al cubo de la basura los calcetines viejos y con agujeros..(castellano de España)…mi esposa es Peruana y por empatia y cariño a LatinoAmerica a veces uso estos terminos.
    Repito: Gracias!!!!

  3. Me parece que darle una y a veces varias vueltas a un asunto que no ha salido bien, es parte de una inercia por cerrar un episodio que debería haberse cerrado bien pero ha ocurrido lo contrario, pero es normal, a todo el mundo le ocurre, así funcionamos, porque antes de hacer algo en la realidad debemos hacerlo en nuestra mente y allí existe el asunto hasta que no lo damos de baja. Por ejemplo, cuando se termina una obra de arquitectura, normalmente hay un período en que la mente queda trabajando, intentando “arreglar” algo que falló, finalmente se olvida y se acepta la realidad. Otra cosa es rumiar obsesivamente la situación por tiempo indefinido, en ese caso es bueno consultar un especialista, es una enfermedad más de las muchas que padecemos.

  4. Encontrar el Yo Vivido en nuestras vidas creeria que es sumamente facil. Descascararlo es una tarea compleja , que cuesta , que tiene su precio , pero que al final tiene su merito en esta vida y en la venidera. Gracias.

Deja una respuesta