Decisiones para tomar

¿Que decisión tomar?

Se presentan dos o más alternativas, entonces uno no sabe qué escoger.
Porque se evalúa cuáles serían las pérdidas de seguir un camino en lugar del otro, pero al mismo tiempo se deja de percibir una ventaja por no recorrerlo.
Además no se puede estar seguro, ¿quién sabe si realmente lo que uno decide es lo mejor?
Suele pasar, por ejemplo, que se estuvo dando vueltas y más vueltas para comprar un determinado producto –supongamos que oneroso-, se cotejaron precios, garantía, alternativas, provecho, desventajas, hasta que tras mucho jaleo se compró. Al salir de la tienda uno descubre que en el comercio de al lado el mismo producto, exactamente el mismo en todo, está a un 20% menos. Entonces, uno se queja, como si no hubiera analizado dubitativamente el asunto con anterioridad. O, tal vez, como si existiera un destino absurdo que busca jactarse de la persona y ridiculizarlo amargamente.

En ocasiones uno se va inventando opciones allí en donde no existen y, de hecho, son innecesarias.
Convengamos que es maravilloso tener la capacidad de generar opciones constructivas, no aferrarse a dogmas ni ser cerrado de cabeza (siempre y cuando con esto no se lacere un orden que debe mantenerse).
Pero, emplear este poder creador para inventar complicaciones… ¿es saludable?
Entonces, uno piensa, repiensa, plantea, replantea, decida pero da marcha atrás, al fin escoge para no actuar.
Uno se paraliza ante la duda ingrata.
Porque, dudar es genial, siempre y cuando sirva para mejorar la vida y el entorno.
Pero, cuando la duda es una herramientas para la parálisis, el bloqueo, la ceguera, el encierro en la celdita mental, entonces esa no es una duda provechosa, sino una estrategia empobrecedora.

Así pues, ¿qué decisión tomar?
¡Alguna, aquella que tras un profundo y medido análisis uno considere la mejor!
Se deberá tomar en cuenta cada una de las cinco dimensiones de la persona, cotejando que la elección no trastoque alguna de sus bases. En caso de hacerlo, que el riesgo tienda a minimizarse, porque no siempre es posible obtener lo que uno desea.

Entonces, evaluar y decidir.
Te aconsejo imaginarte como un poderoso barco.
Al timón deberías dejar a la razón, mientras que el sentimiento es el motor. El capitán es tu esencia espiritual, en tanto que tu cuerpo es la nave en sí misma. Lo social son las relaciones entre los mandos y los pasajeros, así como la que se da con otras embarcaciones.
Para que el barco, que eres tú, llegue a buen puerto, el capitán debe trazar el rumbo, el timonel evaluar la ruta para evitar problemas, mientras que el motor impulsa la nave.

Uno es responsable por su decisión y por lo que hace –y a veces por lo que deja de hacer-, pero no puede ser responsable por el resto.
Uno controla bien poquito, y es ese poquito que uno debe aprender a controlar y amar hacerlo.
El resto, no está bajo nuestro control.
No se controla el resultado, así como no se dominan los múltiples componentes de la ecuación que representa una decisión.

Así pues, escoger lo mejor si es posible, hacer cada uno su parte esmeradamente, pero no esperar que el resultado sea siempre acorde a lo que uno planificó.
Si fue una decisión tomada con madurez, compromiso, responsabilidad, inteligencia, conocimiento, respeto, entonces no tiene sentido cualquier sentimiento de culpa o pena.
Claro que podrá surgir la queja, por ello uno debe estar seguro de lo que controla y hacer lo mejor que se puede hacer.

7 pensamientos en “Decisiones para tomar”

  1. Gracias Moré. Me ha hecho recordar mi tiempo de agnosticismo. Entonces creía que como agnostico no tenia una Duda…si no la Gran Duda. Yo veía a las pesonas, cada cual con su propia fe y creencia. El Creyente religioso y el «creyente» ateo; cada uno aferrado a la creencia o a la no creencia. O existe Dios o no existe. Aunque tuviesen crisis de fe, aunque vacilasen, aunque se cuestionase cosas, siempre motivado por el creer o no creer. Y realmente, sentia envidia.
    Como agnostico no tenia una referencia, unos valores religiosos o eticos donde creer, vacilar,cuestionar…solamente veia una cosa..mi incapacidad de captar, de asumir, de interpretar, de razonar sobre las grandes incognitas, preguntas, sobre Dios, La Creacion… (su comentario:Uno se paraliza ante la duda ingrata.
    Intentaba salir adelante, haciendo las cosa mas o menos bien, con la familia, la sociedad, honestamente, sin trangredir leyes y lastimando lo minimo posible al projimo…vivir y dejar vivir, no complicarse la vida.
    E intentaba salir adelante con la filosofía; siempre la filosofía -arma de doble filo- recordandome siempre una frase sobre un comentario de Niezsche. Hemos matado a Dios y nos hemos quedado huerfanos. Esta frase me dolia por que así me encontraba yo: huerfano de Dios.
    Y llegó mi viaje a Toledo. Mi visita a la Sinagoga del Transito.
    No…No se alarmen…no me entró de repente hacerme judio.
    Solo fué el inicio del conocimiento del Noajismo.
    Pero me ocurrió una cosa. Estuve tomando unas fotos en el interior de la Sinagoga y en el museo anexo.
    Habia de tomar una fotografia de unos reflejos opticos que producian en el suelo la escasa luz del exterior, fuí acercandome para tomar mejor la foto, pero algo dentro de mi me hizo detenerme; ni quise ni pude pasar mas adelante, aun a costa de no tener la foto perfecta. Tenia frente mi El Arca Santa (Aron Kodesh) y aunque desconocia el nombre, si sabía lo que es y representa, y aun sabiendo que La Sinagoga ya no es de culto, que incluso fué usada como iglesia…algo interior me decia que debia respetar ese espacio…no acercarme más.. En ese momento capté La Presencia de lo que debia ser Dios, senti la oracion, la union de personas que se habian reunido alli para….Vivir a Dios, orar a Dios…..Y me sentí solo, perdido, hundido y ..Vacio..pero esperanzado.
    Queridos amigos, cuanto me está ayudando la lectura que encuentro aqui, y sobre todo, en estos momentos los escritos de More en Serjudios sobre Abram / Avraham.

    Siempre habrá decisiones que tomar. El Noajismo es la base fundamental
    para hacerlas correctas ante Dios, y por lo tanto hacia todas su Creacion.

    Pd- . No sé si es correcto o está permitido dar direcciones personales o cuentas de redes desde esta pagina. Si es posible, daré mi cuenta de facebook donde dispongo de las fotos de Toledo / Sefarad. Gracias

  2. Ahora que toca el tema del barco. Somos aquel barco que en instantes nos anclamos , que en istantes se queda sin capitan , que en istantes pierden la deriva. De seguro el Creador nos dio las herramientas para ser un gigante acorazado.

    Gracias.

  3. Gracias por el texto estimado Yehuda. Mi impresión es que lo más interesante que tiene la vida es la capacidad y también la posibilidad de tomar decisiones, a veces las tomamos mal y crecimos con esas experiencias, a veces las tomamos bien y nos felicitamos por ello, pero al final del día, considerando como conducimos nuestra vida, el ejercicio nos dice que somos portadores de una inmensa responsabilidad como constructores de nuestro propios destinos, en la perspectiva uno se pregunta ¿Quien nos quiere tanto que nos colmó de posibilidades y regalos donde escoger? y mirando nuestros sentimientos, integridad y valores para tal tarea, surge la otra pregunta ¿Nos merecemos tanta y tan buena oferta?…

  4. Gracias por sus palabras, ahora que estoy situando metas para este año, me es de mucho apoyo.

    Así será, evaluaré y tomaré las decisiones en base a la evidencia correspondiente.

Deja una respuesta