Ekev 5774

(Publicado originalmente para SERJUDIO.com)

Moshé continúa con su discurso de despedida y enseñanza a los israelitas, se centra en que recuerden respetar y cumplir las mitzvot (mandamientos) para así vivir según la Voluntad del Eterno, lo que trae como consecuencia convertir en realidad las promesas de bienestar y bendición.
Según leemos: "Guardad cuidadosamente los mandamientos del Eterno vuestro Elokim y sus testimonios y leyes que te ha mandado. Harás lo recto y bueno ante los ojos del Eterno, a fin de que te vaya bien, y entres y tomes posesión de la buena tierra que el Eterno juró a tus padres". (Devarim / Deuteronomio 6:17-18).
El texto es claro: si cada persona viviera de acuerdo a este sencillo código (humildad+bondad+justicia, que son el núcleo de los mandamientos) estaríamos disfrutando de un paraíso en la tierra.
Dos preguntas para que reflexionemos juntos.

¿Por qué enfatiza la Torá que tengamos un comportamiento positivo para con el prójimo?
¿Es la Torá un código “religioso”, es decir, un conjunto de reglas para religar al hombre con Dios?

A veces no nos comportamos de manera honrosa, nos desviamos de la buena senda, incluso entonces el Eterno es paciente con nosotros, tal como afirma en la parashá: "No es por tu justicia, ni por la rectitud de tu corazón, que entras a tomar posesión de la tierra." (Devarim / Deuteronomio 9:5).
Permíteme nuevamente un par de preguntas.
¿Tienes idea qué espera de nosotros Hashem en ese momento, cuando somos apoyados a pesar de haber errado?
Tomando en cuenta el pasaje que recién te aporté, repito la misma duda: ¿es la Torá un código “religioso”?

La parashá también nos ofrece la conocida frase:

וְאָכַלְתָּ, וְשָׂבָעְתָּוּבֵרַכְתָּ אֶתהאֱלֹהֶיךָ, עַלהָאָרֶץ הַטֹּבָה אֲשֶׁר נָתַןלָךְ.

"Comerás y te saciarás, y bendecirás al Eterno tu Elokim por la buena tierra que te habrá dado." (Devarim / Deuteronomio 8:10).
¿Encuentras cómo se conectan las ideas anteriores con ésta?

Debemos saber que Él es la fuente de toda bendición, por tanto suena extraño que sea el hombre quien Le bendiga. Es Dios el que bendice, entonces, ¿cómo entender aquí “bendecir a Dios”?

Una de las maneras de comprenderlo es que bendecir aquí es casi sinónimo de AGRADECER

Es muy importante tener presente lo que se nos brinda, disfrutarlo sin por ello dejar de reconocer a quien nos lo ha otorgado. Sea una persona, o sea el Eterno, agradecer es un fundamento básico que nos permite crecer y ayudar a otros a hacerlo.
¿Sabes qué significa agradecer (aparte de decir “gracias”, obviamente)?

Sin embargo, es bastante frecuente que la gente diga: "‘Mi fuerza y el poder de mi mano me han traído esta prosperidad.’" (Devarim / Deuteronomio 8:17); lo que lleva por lo general a conductas tales como: "cuando hayas comido y te hayas saciado, entonces ten cuidado; no sea que te olvides del Eterno" (Devarim / Deuteronomio 6:11-12).
¿Por qué te parece que ocurren estas cosas?
¿Qué sugieres para mejorarlo?

¿Cómo puedes adecuar este texto a la vivencia noájica?

5 pensamientos en “Ekev 5774”

  1. Agradecer, quizás ese es la acción más importante porque demuestra humildad y gratitud. Agradecer por las bendiciones y el bendecir a Dios no es que uno busque bendecirlo a Él, sino el dar las gracias.

    Curiosamente esto es para nuestro beneficio; así como el agua nos beneficia a nosotros y no a Dios, pero es un regalo dado por Él sin esperar nada a cambio, con verdadero amor, así el acto del agradecimiento es un beneficio para nosotros, no solo porque implica humildad, sino porque nos sintoniza de manera que nos enfoquemos en lo que tenemos y no en lo que no tenemos.

    Dicen los sabios que es rico aquél que está contento con su porción, entonces para estar contentos con nuestra porción debemos de agradecer. El tema de la religión no habla de una imposición, sino de la conexión que se establece cuando se hace lo que realmente es bueno y no lo que creemos que es bueno.

    La diferencia es sutil pero abismal, porque una cosa es hacer aquello que es objetivamente bueno y otra hacer algo que consideremos que es bueno, el código religioso lo que viene es a imponer algo, a obligarnos a hacer algo, cosa que no se da aquí, pues lo que se dice es que no tenemos que ser subjetivos en cómo nos conducimos por la vida, no es por TU justicia, o sea, no por lo que tú creas sino por lo que realmente sea.

    Hay que tener mucho cuidado con eso de dejarse llevar por un solo corazón, hay que escuchar a los dos corazones y tener el discernimiento para saber cuando escuchar al impulso material y cuando escuchar al impulso espiritual Muchas gracias mi querido amigo por este post.

Deja un comentario