Mi alma se abate

8/2/2017

Por qué te abates alma mía, preguntó el rey David, y cuando mi ama se abate, tampoco yo soy feliz.

El alma se abate cuando el alma esta hambrienta, David lo entendía y a la alabanza se entrega.

Si no fuese por el alma que el Eterno nos dio, el cuerpo se hundiría en fracaso y horror.

Demos prioridad al alma, pues ella cuida al cuerpo de caer en abismos, pues pertenecemos al Eterno.

Cuando mi alma se abate, me acuerdo de David, el nos dejó los ejemplos que debemos seguir.

Obedezcamos Sus leyes, pues al alma protegen, y el alma conducirá al cuerpo a caminar como debe.

By

Magda Colón

Un pensamiento en “Mi alma se abate”

Deja una respuesta