La Balada de Uziel.Cuento, parte I

Había decidido suicidarme. Ya ni el alcohol, ni las drogas, ni siquiera el sexo me levanta él animo,  tantos años desperdiciados  madrugando  para ir al trabajo y tan solo para ser pisoteado por alguien a quien siempre consideré inferior a mí, nunca soporté él tener que tomar el bus y ser apretujado por  tanta gente que no paraba de sonreír, de que diablos se ríen??? , luego llegar a casa y encontrar un sitio solo, frío y con tantos malos recuerdos, oh! caterine por que tenías que morir , cuanta falta me haces, siempre pasa lo mismo, justo en esa parte me derrumbo y lloro . No lo soporto mas , tan solo quiero que esto termine de una vez por todas, donde está mi arma?

Todo empezó hace cuatro años, era un joven recién graduado de derecho, un abogado prometedor según mis colegas, llevaba cinco años de casado con caterine una linda sicóloga, dos años menor que yo y quien esperaba una linda niña, mi primer hija, la vida me sonreía y pensaba que nada podía dañar tanta felicidad, que tan lejos estaba, como un imbecil me ufanaba que mi SUERTE nunca me abandonaría, a pesar de mi corta edad ya tenía una gran casa y un auto ultimo modelo, me creía intocable, pero cuanto cambiarían las cosas en mi existencia.Por herencia era católico pero nunca fui practicante, tanto así que mi matrimonio fue una ceremonia civil,aún me parece todo lo católico tan falso tan contradictorio que me repugna desde lo mas interno de mi ser ver la hipocresía de aquellos que mal se hacen llamar sacerdotes, pero dentro de mí hay un amor incontenible por mi creador y quería buscarle y obedecerle, mas no encontraba como ni donde. Mas una tarde cuando salía de la oficina, mi asistente Mónica llevaba una gran biblia negra y le pregunté desde cuando la leía, ella me dijo que había encontrado una IGLESIA cristiana que le había devuelto la paz que había perdido desde su divorcio, y luego me dispara la invitación para que la acompañara a la próxima reunión, como moniquita no era nada fea yo asentí pensando que sería la oportunidad perfecta para llevarla a la cama, pero oh que triste, no paro de maldecir el día que acepté, pues ese día fue el principio de mi fin, si tan solo hubiera sabido todas las mentiras, estafas, burlas y engaños que me esperaban en la tal iglesia y en la tragedia en que todo desencadenaría  tal vez me hubiera suicidado ese día…. CONTINUARÁ.

4 pensamientos en “La Balada de Uziel.Cuento, parte I”

  1. jajajajajaja… «¿qué será aquello que la joven Mónica hará a nuestro protagonista?», «¿y qué pensará la esposa de nuestro protagonista cuando descubra el enredo?»… no dejer de ver, en el próximo capitulo, el desenlace de: La Balada de Uziel…

  2. BUENO FUE VICTIMA DE LA ENVIDIA, ESO PASA CUANDO UN TONTO NO ES FELIZ CON TODO LO QUE HA ALCANZADO, Y NO ES LO SUFICIENTEMENTE FUERTE PARA DEFENDER LO QUE TANTO LE HA COSTADO EN EDIFICAR. LA ENVIDIA ES UNA SENAL QUE HAY UNA ENTIDAD REBELDE.

Deja una respuesta