Tu diezmo personal

Como sabes, no existe el mandamiento del DIEZMO para los gentiles, ya que el Santo, bendito sea Él, reservó este mandamiento exclusivamente para las personas judías. (Si quieres saber más al respecto, busca y aprende en lo que está publicado en http://serjudio.com).

Tú como noájida, es decir, como fiel servidor del Uno y Único, y por tanto, como constructor del mundo, ¿qué debes hacer entonces?

Es excelente que entregues tu "diezmo personal" para beneficio de la causa noájida, es decir, que contribuyas para el sostén y fortalecimiento de instituciones eductivas noájidas, que contribuyas con tu comunidad de noájidas, que colabores económicamente con Fundaciones como FULVIDA, que seas parte activa en la santa labor de edificar con bienestar este mundo.

Ten presente que tu comunidad, que FULVIDA, vive y actúa en este mundo, y por tanto, hay gastos, necesidades, gente a la cual ayudar, sueldos que pagar, eventos que organizar, asistencia social que proveer, en fin, una gran cantidad de dinero que es imprescindible para el correcto funcionamiento de tu comunidad.

Por lo tanto, cada vez que abres con generosidad tu corazón y ayudas al necesitado, y colaboras con tu comunidad de noájidas, sin dudas estás demostrando que eres un digno servidor del Eterno, un hijo sque recibe bendiciones constantemente del Padre.
Puesto que Dios ayuda a quien ayuda, Él es generoso con aquel que es generoso… y es avaro con el avaro…

Así pues, ya lo sabes, ten voluntad para donar tu "diezmo personal", porque nadie te obliga a hacerlo, porque nadie te maldice si no lo das, porque no te condenas si decides no hacerlo;
DALO porque sabes que con eso estás abriendo los canales de bendición, para ti y tu prójimo;
DALO porque con eso sostienes a tu comunidad;
DALO porque así estás construyendo el mundo.

Espero que mis palabras te sirvan de aliento, y te conduzcan por el camino de la Luz.

Lic. Yehuda Ribco 

2 pensamientos en “Tu diezmo personal”

Deja un comentario