Corrupción

Como noájida tienes obligaciones ante el Padre celestial.
Una de ellas es la de impulsar el establecimiento de la Ley, la Justicia y el Orden en tu sociedad.
Compréndelo bien.
No es meramente un imperativo moral, algo que te nace en tu interior.
Tampoco es solamente un llamado social, hacia un mundo utópico de bienestar personal y colectivo.
Es también un deber que tienes espiritualmente, pues es un decreto dado por el Creador del Universo.

La corrupción se encuentra en todos los niveles de la sociedad.
Desde los altos cargos, hasta la vida cotidiana, en cada capa de la sociedad, en todas las épocas la corrupción es una constante.
Cuando cruzas con luz roja, aunque seas peatón, estás siendo parte de la maquinaria de la corrupción.
Cuando no pagas tu impuestos, porque eres muy "vivo".
Cuando arreglas con una "mordida" o "coima" al inspector de tránsito.
Cuando te cuelas en la fila, porque tienes un conocido en esa oficina.
Cuando sacas fotocopias para tus fines personales a costas de la empresa para la cual trabajas.
Cuando llamas por teléfono, para asuntos personales, desde tu trabajo.
Cuando llegas tarde a trabajar sin justificación.
Cuando… son tantas y tantas las ocasiones para ser parte de esto.

Es hora que comencemos a respetarnos y a respetar nuestro patrimonio espiritual.
Para hacerlo no es necesario templos, congregaciones, altisonantes prédicas, ropajes deslumbrantes, títulos pomposos, tufillo a religioso.
Para llevar una vida de espiritualidad precisamos de compromiso y responsabilidad, vivir de acuerdo a aquellos mandamientos que el Eterno nos ha dado para cumplir.

Cuando vives de acuerdo a los dictados del Eterno, no solamente extirpas la corrupción, sino que además realmente estás siendo espiritual, y por tanto socio del Creador en la obra de perfeccionamiento del mundo.

Has que tus actos sean tu templo, permite que el Eterno more en ti.
Y entonces notarás que el mundo es un lugar bello, muy bueno y cada vez menos corrupto.

6 pensamientos en “Corrupción”

  1. “EL ILICITO… SIEMPRE ACTUA LICITAMENTE?” y CUANDO EL “JUSTO RECLAMA LO SILENCIAN” QUIERE UNA PLEGARIA? “MOISES ESCUCHA MI TORMENTO, DILE AL SANTO REY DE ISRAEL; QUE NOS DEVUELVA LA “CAJA” PARA QUE NO SEA UNA REPLICA SEA LA ORIGINAL” y CUANDO TODO ESTE EN SU SANTO LUGAR PUEDAS VER QUE LA TIERRA SERA UN LUGAR DE PAZ DE PROSPERIDAD; DE IGUALDAD” “ESCUCHAME HASHEM LO HAGO POR TU SANTO PUEBLO”

Deja un comentario