Menos es más

robott


Ludwig Mies Van Der Rohe dijo «Less is more» («Menos es más»). Podría calificarse a esta frase como un cliché pero lo cierto es que resume un estilo de vida y una forma particular de hacer las cosas.

Lo primero, lo primero: Google

Uno de los aspectos que resalta en Google es su sencillez. Hasta hace pocos años Yahoo era el rey de los navegadores, pero Google demostró la premisa de que «Menos es más», situándose como el buscador por excelencia, reduciendo los estridentes anuncios, imágenes, noticias y redirecciones de Yahoo por un sencillo panel de búsqueda, funcional pero sencillo al fin al cabo.

La belleza en lo pequeño

«Menos es más» también se refleja en la estética, el minimalismo es una corriente moderna con antecedentes en la historia, que va desde la arquitectura, la música y el arte, y propugna la reducción de los elementos accesorios y ensalza lo esencial en sí mismo de los espacios, sonidos, elementos geométricos, etc. ¡Y si que tiene adeptos!

La filosofía oriental, «minimalista», atrae por esta razón al hombre contemporáneo: los haikús, la meditación, la caligrafía china, las casas japonesas, etc.

De igual forma, podemos citar la angularidad, simplicidad y elegancia, de la bandera de Noruega que por ello resulta sumamente atractiva. La minimalista arquitectura sueca, hecha de madera, cristal y piedra. La música de Philip Glass. Entre otros ejemplos.

¿Qué sobre la tecnología?

Cada vez se tienden a construir aparecen aparatos tecnológicos más pequeños sin dejar de ser funcionales. Podemos apreciar como se promociona en los medios masivos: «el teléfono más chico», «la computadora portátil más delgada» o «la cámara digital más compacta», etc, etc.

La regla que aprendió la mujer

Algunas mujeres vanidosas o no, han aprendido que el secreto de la belleza radica en resaltar la naturalidad con un leve tono de maquillaje y una vestimenta armónica en forma y color, frente a lo estrafalario y chirriante a relucir. La mujer que aplica la regla del “menos es más” tendrá la seguridad que lucirá reluciente con poco esfuerzo, artificio, y cuidando la tan preciada belleza natural que se desgasta aplicando la regla inversa.

¿Y qué puede aprender el noájida de todo esto?

leyes-noajidas

Por supuesto que el «Menos es más», como todas las cosas en la vida, tiene una faceta oscura cuando se frivoliza y es la cabecera del individualismo llevado al extremo.

Pero también puede ser metáfora de un estilo de vida sencillo, en el que ser humano sea asertivo en sus comunicaciones y valore las pocas palabras sobre las muchas.

Puede representar la necedidad de introspección del noájida y el refugiarse en el hermoso sonido del silencio frente a la bulliciosa rutina.

El meditar en la verdad y sencillez de los mandamientos noájicos, que son siete, porque siete preceptos eran suficientes como raíces de la vida en su completitud.

«Menos es más» como reacción natural al orden caótico de la sociedad del siglo XXI donde predomina el caos, el consumismo, el capitalismo cavernario, lo irracional, «lo rococó».

Una vuelta a la naturaleza, a lo esencial, a los pequeños espacios, a los nucleos fundamentales como la familia.

La muerte del ego que pide más para sí mismo, y en lugar de ello, la revalorización del altruismo, del dar sin esperar, ¡del ser un verdadero constructor de shalom!.


Como siempre, son bienvenidos sus comentarios en contexto al artículo que he expuesto.

Gracias.


César Oncoy Bustamante

4 pensamientos en “Menos es más”

Deja un comentario