Entre el peligro y la pérdida de tiempo

Hace poco conté como anécdota la vez que viajando en el tren se me sentó al lado una misionera. Morocha, delgadita y con una mirada tan dulce, que el corolario perfecto era una declaración de amor. Pero no, su misión era anunciarme que el colgado quería salvarme. Una desilusión. Resumiendo, se ofendió porque no quise aceptar a que el colgado entrara en mi vida, y se retiró por donde vino. Fin del asunto.

En una oportunidad, en la fila para un trámite (uno suele hablar con las gente para pasar el rato mientras espera su turno), después de un bache en la conversación, el chico que estaba detrás me pregunta si creía en el colgado. Como le dije que no, sacó un folleto de su carpeta y me insistió que concurriera a ese lugar para así que el colgado entrara en mi vida. Guardé el folleto, diciéndole que lo leería más tarde (en realidad, fue a parar al papelero. Estuve tentado a hacer un avioncito, me encanta hacer avioncitos de papel, pero no es bueno ensuciar la calle). Fin del asunto.

Estas dos personas tenían varias cosas en común: pocas palabras, de aspecto sencillo, introvertidos, con el mismo guión (la misma forma de expresarse, las mismas palabras – por supuesto, no le decían colgado). Aquí en Buenos Aires existe la figura del volantero, que es generalmente un(a) joven que reparte en mano volantes publicitarios en la calle. Esa era su misión.

En la universidad tuve un compañero que era Testigo de Jehová (TdJ). Debo decir que se comportaba raro y en razón de ello lo habían bautizado «el pastor». A diferencia de los casos anteriores, dejaba el tema religioso de lado. En una ocasión tuve que ir a su casa a estudiar y la verdad que el panorama era preocupante: cuadros y afiches en las paredes con citas del nuevo testamento, libros y biblias por doquier… En un momento, llega uno de sus hermanos, de traje y con maletín y se me ocurre decir «ahh, viene de trabajar» y la respuesta fue «no, de predicar» (¡ouch!). Toda la familia era muy religiosa y en parte aclaraba su comportamiento en la universidad. Hablando de ello, me explicó que él (como todos en la familia) salían a predicar, pero que él había desarrollado una estrategia, que consistía en analizar a la persona para ver si era permeable a la palabra y por ello en la universidad no hablaba del tema para que no se burlaran de él.

Después de preguntarle en que cree un TdJ, estuvimos hablando del tema. Es interesante ver cómo los preparan para responder (a lo que entiendo) son preguntas típicas, cuestionamientos básicos, desarrollando una estrategia de respuesta que conduce a planteos como «si el colgado, el mismísimo hijo de D»s murió por vos ¿cómo te vas a negar hacer XXX?». Claro ¿quien puede soportar semejante coacción? Parecería que uno tiene la obligación moral de cumplir… Y remata:

– Ahora me voy al templo ¿venís?
– No. Solo te pregunté en que creés.

Fin del asunto.

Este último caso es más complejo, peligroso, porque no es un «volantero» que solamente hace contacto para atraer un posible candidato, sino una mente fría con un claro propósito, que en todo momento está midiendo la reacción de su víctima.

Mi padre, tan pragmático como era, sostenía que detenerse a hablar con un misionero era, cuando menos, una pérdida de tiempo.

8 pensamientos en “Entre el peligro y la pérdida de tiempo”

  1. Los testigos de jeubá son quizás los más coaccionados que pueden haber en la gama multi-religiosa actual, les llueven palos de parte de sus otros primos como los bautistas, pentecostales y otros timadores, con ellos no se llevan.
    Al reflexionar sobre todos ellos me sale un gozo indescriptible al ver que ya los miedos, fobias y demás daños que dichos vividores de tal sistema hacen, a mi ya no me afectan.
    Habrá que aumentar el número de salvavidas para lanzarles a todo los que van en ese barco titanic del colgado, porque de que se hunden, se hunden.

  2. este texto me hizo recordar cuando estabamos en la iglesia y saliamos a predicar y hacer coreografias en las calles, de casa en casa.. bueno un CAOS TOTAL! que en este momento me da es risa y es un chiste acordarme de todo lo que llegamos a hacer… ver que hay todavia gente metida en esto es HORRIBLE y asi uno les hable ellos estan metidos en eso y no quieren abrir los ojos.. era un tema que hablaba con Jonathan hace dias.. como puede seguir gente en el mesianismo cuando todo es mentira, cuando todo es un catolicismo o un cristianismo disfrazado de un falso judaismo.. mente cerrada, ojos cerrados, corazones cerrados.. lo mejor de todo esto es que ya para mi o para muchos es un chiste haber estado en una enfermedad espiritual.. ya uno habla de eso y uno dice ¿COMO ES POSIBLE QUE HICE ESTO O AQUELLO O QUE CREIA EN ESTO O AQUELLO…? es terrible jeje pero cierto… VER PARA CREER

  3. Ehm, juro que ese texto no tendría que estar publicado. Después que le hice «vista previa», decidí descartarlo, pero como nunca antes había usado WordPress debo haber apretado cualquier botón y logré lo contrario a lo buscado.

    Esto me hace acordar una publicidad del correo postal, en el que el chico ve a su novia besando a otro y mete en el buzón una carta lapidaria cortando la relación y luego llega la chica y le dice «te presento a mi hermano» (y una voz en off decía «no te preocupes, por correo siempre llega»).

    Moraleja: por si acaso, nunca escribas nada inconveniente.

  4. Si en ese tiempo cuando repartia esa propaganda idolatrica ,  hubiera encontrado a un buen hombre que me hubiera dicho:
    Muchacho te invito a que le des una ojeada a Fulvida.com , hay encontraras mucha informacion sobre » el dios al que tu le sirves». No hubiera desperdiciado mi valioso tiempo , sirviendo a los muertos.

Deja un comentario