La luz

La luz es una expresión o palabra, que muchos la leen, otros la pronuncian y otros la buscan, pero la realidad es que no se trata de leer, pronunciar y buscar, sino vivir esa luz, la cual proviene del Eterno nuestro creador.
¿Cómo se puede lograr esto?

Teniendo una vida con plena satisfacción en todos los sentido.
Sabiendo que hay momentos para reír, para llorar, para bailar, para descansar, para cantar, para gritar, para pensar, para soñar, para estar alegres, para estar tristes, para estar en compañía, para estar solos.
Todo tiene su tiempo.
Lo que tenemos que hacer es a aprender a utilizarlo en esta vida que nos regalo Dios sin complicaciones, manteniendo el equilibrio como la balanza y cuando ésta trate de ir mas de un lado que del otro, inmediatamente equilibrarla, para evitar desajustes en nuestras vidas.
Sé que esto no parece nada fácil, pero si nos proponemos lo lograremos.
Lo que quiero decir con estas palabras, es que nosotros los noajidas tenemos un mandato del Eterno, que es el cumplir con los siete preceptos universales.
No enredemos la vida buscando la luz del Eterno por el camino equivocado, que nos apartade su presencia, cuando Él puede estar siempre a nuestro lado.
Es por ello que vemos al mundo lleno de religiones idolatricas, donde el ser humano cree estar en lo correcto, y es cuando mas separado esta de Dios.
Sin embargo, por su infinita misericordia, la Luz del Eterno esta presta para alumbrar a los que están dispuesto a seguirla, sin condicionamientos, sino con la sencillez que debe caracterizar a una persona que anhela ser guiada por un verdadero guía o maestro de Dios.
Por esto le recomiendo consultar a los maestros Judios o personas Noajidas con conocimiento de estas cosas y le aseguro que su vida va a tener giro impresionante PARA BIEN.

Abg.
José N. Linares
(Chano)

4 pensamientos en “La luz”

  1. Vuelta o republicación, este artículo recuerda o se basa en Kohelet/Eclesiastés. Que no es para nada pesimista, sino conocimiento de divina inspiración.

    Todo tiene su momento, pero no dejemos que ese momento sea para mañana, la semana que viene o el año sieguiente. Se empieza desde ya, actuando todos los noájidas y las noájidas, fulvidianos. Aprendiendo y Cumpliendo y Difundiendo los Siete Sencillos Mandamientos Noájicos Universales; tal como nuestro Rey Fiel nos ha indicado desde la existencia del primer humano y de validez eterna, por tanto actual.

  2. La luz del Sol y de la Luna, me recuerdan a la divina majestad, que establece lo apropiado el noajismo (primero) y el judaísmo (luego). Los humanos crean esos farolillos de luces artificiales, las centenares de religiones  humanas en las que los humanos, se estampan en las religiones o el falso humanismo irreligioso y se finiquitan en las religiones… trayendo por milenios el caos a la creación (que no solo a sus vidas). Paz y bendiciones, cumpliendo Los Sencillos Siete Mandamientos Universales Noájicos.

Deja una respuesta