Proponen «perder» un libro para que otra gente lo encuentre y lo lea