Los Rezos, el alimento de Dios