Una afirmación noajita y la antropología